1.6k 0

Cómo regalar productos de una Store de Apple

Aunque iTunes se ha quedado como un nombre genérico para los usuarios de productos Apple (especialmente si llevan años en la plataforma), hace ya algún tiempo que Apple abandonó su aplicación todo-en-uno en favor de aplicaciones individuales que permitieran gestionar cada tipo de producto de una forma más ágil.

En su día, como si fuera el anillo de Sauron, iTunes era una app para gobernar todo el ocio: dentro de iTunes podías comprar canciones (individuales o discos completos), películas, libros, audiolibros, descargar podcasts, cursos (en la ya extinta iTunes U) además de gestionar, organizar y clasificar tu propia biblioteca multimedia creando listas de reproducción, grabando CDs, etc.

Lo que empezó siendo una revolución (literalmente cambió la forma en que escuchábamos música) de software (aunque el hardware en forma de iPod también ayudó lo suyo) se acabó convirtiendo en un trasatlántico que hacía que añadir cualquier contenido o sincronizar contactos (sí, también se hacía a través de iTunes) se convirtiera en una operación que podía durar entre unos minutos y varias horas.

Afortunadamente, aquellos tiempos quedaron atrás y hoy sólo tienes que usar la aplicación que te interese dependiendo de lo que quieras hacer.

Para escuchar audio (música, audiolibros, etc.) tienes Música. Para gestionar las películas (propias y de alquiler/compra) tienes la app Apple TV, para los podcasts existe, en fin, Podcasts. Los libros ahora viven en su propia aplicación que se llama, apropiadamente, Libros y así sucesivamente.

Esto significa que lo que anteriormente era una única tienda donde se compraba de todo, ahora se ha atomizado en una miríada de tiendas especializadas residentes en las diferentes apps.

De hecho, el principio del fin de iTunes se inició con la llegada de la App Store, una tienda especializada para encontrar, descargar y comprar apps para los nuevos dispositivos de Apple: el iPod, iPod touch, iPhone y iPad.

La explosión de la App Store marcó el camino para que fuera más sencillo encontrar el resto de los productos que Apple vendía en sus aplicaciones.

Desde el principio era posible regalar a otros aquello que nos gustara: una canción, una película, un libro,… sólo había que añadir el correo del destinatario y pagar con nuestra tarjeta para que se enviara un código que permitía descargar el obsequio.

Cuando se demostró que aquello era un recurso extremadamente cómodo, nacieron las tarjetas iTunes: tarjetas prepagadas que permitían añadir saldo automáticamente a estudiantes, niños, etc. y que les permitía comprar lo que quisieran sin tener que introducir los datos de una tarjeta de crédito.

Durante años, se ha podido comprar tarjetas de iTunes en prácticamente cualquier comercio, dado que eran extremadamente populares.

Con la llegada de los planes de datos y la disponibilidad de internet en prácticamente cualquier sitio, ya no es necesario ir a comprar la tarjeta física, sino que podemos acudir a tiendas especializadas como Startselect, que es un distribuidor oficial de juegos, tarjetas regalo y crédito de juegos.

Al comprar la tarjeta regalo iTunes en Startselect, recibes el código digital (que luego tienes que introducir en la tienda donde quieras utilizarlo) al momento. Lo introduces y ya tienes dinero para comprar esas apps, esas canciones o esas películas que tanto deseas.

Si te hace falta más saldo en iTunes (o Google Play) para comprar una aplicación, o quieres una tarjeta PSN para conseguir más jugadores de FIFA, o estás buscando un nuevo juego, en Startselect tienen lo que necesitas, cuando lo necesitas.

Utilizar tarjetas de iTunes es la mejor forma de saber lo que gastas sin miedo a pasarte, ya que cada vez que consumes se va restando el saldo, por lo que siempre saber lo que te queda.

Alf

Propietario de www.faq-mac.com.

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x