¿Será el metaverso la nueva brecha generacional?

Lo que ahora miramos con escepticismo y puede que con una media sonrisa cínica puede convertirse en aquello que convierta a las nuevas generaciones en extraños que viven en un mundo que no entendemos.

Como la radio para nuestros abuelos, la televisión para nuestros padres y el móvil (o internet) para nosotros, es lícito preguntarse si seremos capaces de mantener nuestros conocimientos y nuestra capacidad de aceptar los cambios tecnológicos al día para que no nos convirtamos en… bueno, nuestros padres.

Quejas constantes, protestas por la dependencia tecnológica, desprecio por una tecnología que no se entiende y que -se aduce- no aporta nada… seguro que lo has escuchado a tus mayores. Te sabes la letra y conoces la canción. De sobra.

Puede que incluso ya lo estés aplicando a las nuevas generaciones que tienes cerca, ya sea con las series, la mensajería “always on” o la falta de llamadas telefónicas para hablar “con personas reales”.

La brecha generacional, lo que hace que una generación deje de identificarse con otra porque viven en realidades diferentes, no se construye de un día para otro.

La zanja se cava en pequeñas etapas, a base de menospreciar aquello que para otros es importante, relevante o significativo. Si no estamos alerta, cuando levantemos la cabeza descubriremos que estamos en un hoyo del que no podemos salir solos, mientras el mundo ha seguido adelante.

El metaverso, o los mundos virtuales

Las cosas que ahora se cuentan sobre el metaverso es posible que a muchos les produzca rechazo, imaginándolo como algo nada deseable. Otros es posible que lo vean como una curiosidad, algo que se puede experimentar, pero que nunca será comparable con aguantar al pesado de la oficina en persona o tomarse una cerveza comentando el partido (de fútbol o político) que haya dado la nota recientemente. Otros, vanguardia como siempre los ha habido y los habrá, se abalanzarán a abrazar la nueva tecnología, explorando y descubriendo, … y pasarán a ser tildados de frikis (cuando en realidad serán el enlace entre una generación y otra).

Que algún día podamos “visitar” Hawaii (incluso un Hawaii idealizado, diferente del Hawaii real), el Museo del Prado, o el volcán de la isla de La Palma, usando tecnología y que consideremos que “hemos estado” allí, hoy puede parecernos irrisorio, deleznable, incluso delirante. Desde nuestra posición actual. Pero para una nueva generación será la forma normal de hacer las cosas.

Hay mucho dinero fluyendo hacia esa tecnología.

Puedes pensar lo que quieras, pero no te engañes. Hay mucho dinero enfocado a conseguir que esa forma de vida se haga realidad. Facebook (Meta), Microsoft, Disney… todos han anunciado, en voz alta y clara, que creen que ese futuro será presente. Y lo único que puedes hacer es colocarte a un lado o prepararte mental y físicamente para subirte al carro, al menos para entender en qué consiste y qué cosas buenas tiene. Depende de si quieres convertirte en tu padre, o en tu abuelo. O si quieres seguir en la sociedad “moderna” y no quedarte anticuado.

Pero pinta que esos nuevos mundos, o alguna variante de ellos, van a suceder. Y nuestra capacidad de impedirlo es cero o negativa. Con nosotros o sin nosotros. Igual que nadie te preguntó si te parecía bien ADSL o fibra, o doce canales de streaming, o jugar a través de un navegador, o poder hacer videoconferencias mientras estás en el báter. Y lo has abrazado con todas tus fuerzas y no entiendes el mundo sin ello.

Por el contrario, si tus padres han conseguido entender cómo funciona el grupo de familia en WhatsApp y saben enviar un emoji aleatorio para responder, lo consideran una proeza.

La próxima generación lo vivirá como algo normal

Eso mismo va a pasar con la siguiente generación. Para ellos “calzarse” unas gafas de buzo para hacer una visita guiada sobre los acontecimientos del dos de Mayo, la primavera francesa o la vida de Fidel Castro, será algo natural. Vivirán tener el último modelo y ahorrarán para poder comprarse un mando específico que será perfecto para las competiciones virtuales de esquí (o algo similar), de igual manera que tu has sufrido para poder tener unos AirPods o un teclado Razer retroiluminado.

Puedes quedarte en tu sofá viendo la reposición de Friends, o la última temporada de The Morning Show (depende de lo avanzado que hayas sido en tus años “jóvenes”) mientras protestas por esta generación que está siempre ausente dentro de sus gafas haciendo cosas que no entiendes (es posible que te digan que están estudiando, cuando en realidad están haciendo todo menos eso… pero ya lo sabes porque tú lo has hecho igual).

O puedes tomarte el interés necesario para estar al día sobre en qué consiste esto del metaverso, multiverso, pantaverso, como se llame finalmente, de manera que puedas tener conversaciones inteligentes e interesantes con las nuevas generaciones.

Y no te agarres a que has leído que las gafas marean, o que todo es un timo, que no tienen ni idea, que es un robo, que están perdiendo su vida persiguiendo fantasmas… es decir, intenta no convertirte en tu padre (o en tu abuelo, si tu padre es un “moderno”).

Puede que la próxima revolución no sea televisada, pero seguro que se va a retransmitir. Paso a paso.

Depende de nosotros no quedarnos atrás.

Alf

Propietario de www.faq-mac.com.

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
3 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
cammorin
10 months ago

El problema es que no estamos hablando solo de tecnología “como antes” para hacernos la vida más fácil. Estamos en el punto de inflexión de la tecnología hacia la manipulación, no vivir en la realidad, es decir en el aquí y ahora. Nuestras mentes son fácilmente manipulables y hackeables, vivir en un mundo inmerso en el ego y falta de personalidad. Cada vez hay más adictos a sustancias y a otras adicciones que pasan desapercibidas como por ejemplo el móvil, juegos ludopatía, sexo y un largo etcétera. Entramos en una época con mucha enfermedad mental a causa de muchos factores y uno de los más determinantes es estar enganchado a la tecnología y a la manipulación de grandes compañías.

Esto no es una simple brecha generacional.

Jose Antonio Esteban
Jose Antonio Esteban
10 months ago

Veo que los adultos, de las últimas generaciones (abducidos por la infantil cultura USA) ven películas para adolescentes (Zombies, superhéroes, extraterrestres, etc) e incluso infantiles (he visto salas de cine llenas de adultos, sin ningún niño, viendo El Rey Leon o la Bella y la Bestia). También jugando a videojuegos, con 45 años, matando marcianos como cuando tenían 12.
Creo que al Poder le viene muy bien que los adultos tengan ese entretenimiento, para que no piensen y no se rebelen ( Si Hollywood mostrase que en USA, 5 millones de personas viven en la calle, podrían rebelarse al ver la basura de Sistema Económico que padecemos). El Metataverso será la 2ª parte……

3
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x