16.7k 3

Sobre los puertos de los nuevos MacBook Pro

Mucho se está hablando estos días de las novedades del mes: Los nuevos MacBook Pro. Podemos analizar muchos de los detalles por separado pero hoy quiero hablar del tema de los puertos.

No trabajo en Apple y no tengo información privilegiada, pero voy a dar mi opinión, basada en cómo he visto actuar a la compañía, sobretodo desde hace 16 años que la vengo siguiendo. 

Los MacBook Pro 2016: Adelantados a su tiempo

Los MacBook Pro de 2016, no sé si influenciados por Jony Ive, supusieron un gran cambio con respecto a los modelos anteriores, un cambio muy valiente por todo aquello que hicieron y, sobre todo, por aquello que quitaron.

Y digo que supongo que influenciados por Jony Ive porque eran muy finos, y la época de este diseñador se ha caracterizado por productos cada vez más finos. Esto llevo a los famosos teclados “mariposa”, con el objetivo de ser más finos y que, como todos sabemos, no salió muy bien.

Pero para mi, el gran cambio, con muy buen criterio, pero adelantado a su tiempo, fue el cambio a USB-C.

El USB-C

La maravilla del puerto USB-C es que todo lo tienes en el mismo conector: alimentación, datos (USB y Thunderbolt), vídeo y sonido (DisplayPort). Además, a imagen del conector Lightning, es reversible, de modo que puedes enchufarlo sin tener que mirar si lo pones del derecho o del revés, siempre está bien puesto.

Así que teníamos la ventaja de poder enchufar la alimentación por el lado izquierdo o por el derecho si te venía bien. No tenías que buscar el puerto, cualquiera era bueno. Y así para conectar cualquier otra cosa.

El conector USB-C no lo inventó Apple ni se inventó en 2016, era anterior. Pero era necesario dar el salto y dejar de utilizar puertos obsoletos como los de alimentación, como horroroso USB-A, como el de Display Port, HDMI, el cable de red, etc…

Pero aquí nos encontramos con la historia del huevo y la gallina, si no hay dispositivos en el mercado USB-C no tiene sentido que el ordenador tenga USB-C, pero si los ordenadores no tienen USB-C no tiene sentido que saquen dispositivos con USB-C. Y así queda parado el mundo de la innovación por la vagancia y arrastre de las compañías miedosas y mediocres. 

Apple, en este caso, tomó una decisión valiente: Puesto que el USB-C vale para todo, puesto que tiene ventajas sobre todos los otros y puesto que es el futuro, vamos a pasar 100% al USB-C, sin dar lugar a mantener formatos viejos. Apple ya hizo movimientos de este estilo al acabar con la disquetera, con la unidad de disco óptico…

Si Apple dejaba convivir puertos viejos y nuevos era un problema, ya que estaría ella misma alargando la agonía del cambio en el resto de la industria. Lo mejor era costar por lo sano y que todo el mundo pasase al siglo XXI. Desde mi punto de vista la decisión era muy acertada.

Sin embargo, la industria de otros aparatos y, sobre todo, de otros ordenadores, no le siguieron, y continuaron arrastrando toda una panoplia de puertos distintos, horribles (como el USB-A) y retrasando el cambio.

Los puñeteros “dongles”

No tardaron el salir los fabricantes de basura electrónica a fabricar dongles, unos aparatitos que nos permitían conectar los puertos viejos en un puerto USB-C. Y al principio era algo útil, ya que eran una medida para hacer la transición, pero si todos los fabricantes se hubiesen pasado al USB-C, en poco tiempo los dongles hubiesen desaparecido por falta de sentido. Y cuando digo “basura electrónica” lo digo porque la gran mayoría eran (y son) una porquería que funcionan fatal y degradan la experiencia del cliente. 

He escuchado a alguien decir que los dongles eran algo que estaba metiendo Apple en el mundo de los ordenadores al poner puertos USB-C. Pero recordemos que Apple no ha fabricando nunca ninguno de ellos, como mucho adaptadores pequeños con la idea de hacer esa transición, pero no como un anexo de quedas comprar para conectarte con el mundo.

Apple era el primero que quería simplificar el mundo y que todos conectásemos todos nuestros aparatos con un solo cable, simple, sencillo, sin andar cargando con trastos. Apple hizo los deberes.

Pero como he dicho al principio, se adelantaron demasiado a su tiempo, y el resto del mundo continuó arrastrando la tecnología obsoleta, lo que impidió que se haya dado el salto. Si se siguen fabricando pendrive con USB-A es porque los fabricantes saben que siguen vendiéndose ordenadores con USB-A, lo mismo para discos duros externos, cámaras, etc…

Pronto llegará el futuro

Recientemente la Union Europea ha legislado con respecto al asunto de los puertos, obligando a todos los dispositivos de la electrónica habitual con la que nos movemos, utilicen forzosamente USB-C. Así que dentro de unos años nos encontraremos que será el escenario ideal para los MacBook Pro de 2016, donde todo se conecta por USB-C, donde no hay adaptadores, un montón de cables distintos, donde no hay que andar buscando el puerto ni mirar en que sentido enchufamos el conector. 

Apple se adelantó 8 años.

Los puertos del MacBook Pro de 2021

Se supone que los nuevos MacBook Pro de 2021 han escuchado las peticiones de los clientes, de los usuarios, y han dado un paso atrás en este sentido, volviendo a poner varios tipos de puertos:

Puerto MagSafe 3

Hasta 2015, los portátiles de Apple incorporaban un conector de carga magnético. El puerto ya era reversible, es decir, no importaba en que sentido lo conectases. Pero la gran ventaja del mismo es que se sostiene sujeto magnéticamente, de modo que si das un tirón al cable por accidente, como un tropiezo, el cable se suelta sin ningún esfuerzo, sin dañar el conector ni el cable, y sin tirar el portátil al suelo. Me supo mal cuando Apple lo quitó, me parecía una solución técnica magnífica, pero es verdad que el paso a todo USB-C también era un gran avance.

Al ver la presentación de los nuevos MacBook Pro me quedé preocupado al respecto. Es verdad que el puerto MagSafe tiene una gran ventaja, pero el USB-C tiene otra gran ventaja: cuando llegas a un sitio, con un monitor USB-C, conectas un solo cable y te despreocupas, es el monitor el que carga y alimenta el portátil, no tienes que andar buscando enchufe (a veces poco accesible), ni cargar con el cargador…

Por suerte, parece que Apple ha adoptado una solución salomónica y permite cargar el portátil por ambos puertos. Así, el que quiera tendrá las ventajas del MagSafe y el que quiera las de USB-C, a lo que hay que sumar que será más fácil encontrar un cargador USB-C de otros equipos cuando estamos en otra oficina, de viaje… y nos hemos olvidado el nuestro. 

Puerto HDMI 

El puerto HDMI debería desaparecer sin más. Está extendido entre las televisiones y eso hace que se resista, pero no hace nada que no pueda hacer el USB-C con respecto al vídeo y al audio. Además, el puerto HDMI no es reversible, lo que complica su uso. 

No voy a protestar por que Apple haya incluido este puerto, pero no hace ningún favor al avance de la tecnología y a la estandarización total de los conectores, sólo vale para alargar la agonía. 

Lector de tarjetas SD 

Es lo que más me llama la atención, es verdad que hay cámaras que usan este tipo de tarjetas, pero ¿qué porcentaje de la población las debe usar? Debe ser ridículo. Lo más lógico es que las cámaras incorporen USB-C (y si son de vídeo con Thunderbolt) y se conecte un cable sin más. 

Tampoco me es un problema que lo incluyan, pero creo que es un paso atrás. 

Conector de auriculares 

El conector jack de 3,5mm de auriculares nunca ha desaparecido de los Mac, es el único puerto diferente que se ha mantenido, y además es el más antiguo. Imagino que no debe costar mucho incorporarlo y no es un problema de espacio, así que ahí se queda para el que lo necesite. 

Si lo hubiesen quitado no me hubiese preocupado, pero quizá es el puerto “distinto” que más sentido tenga, aunque hoy en día se puede sustituir de muchos modos. 

En resumen, no me molesta que hayan añadido más puertos, pero creo que lo lógico hubiese sido mantener la configuración de la versión anterior, con el permiso del maravilloso MagSafe, por motivos de seguridad. 

3 Comments

  1. Juan1122

    El conector jack de 3,5mm de auriculares es totalmente imprescindible y lo seguirá siendo. Para videoconferencias, ediciones y creaciones de audio, reproducciones de música o audio para cualquier fin o cometido. La transferencia de audio y recepción(micrófono) vía radiofrecuencia no es fiable ni factible para muchas y diversas utilidades.
    Los auriculares cerrados Beats Studio3 Wireless de Apple que tiene a la venta aún usan cable de carga USB universal (de USB-A a USB Micro-B). Por qué?, Cómo es posible esta basura en la tienda de apple?

  2. cocoloku

    Desde el punto de vista de un profesional del sector audiovisual que entiende el MacBook “PRO” como una herramienta de trabajo, todos estos cambios tienen todo el sentido y lo que no tenia sentido era depender de dongles cuando convives con sistemas audiovisuales que no se rigen por el estándar de la informática de consumo, el ámbito domestico o el de un despacho u oficina. Yo mismo y mis compañeros entendemos el apellido PRO como una herramienta orientada al ámbito profesional que debe ser versátil en diferentes situaciones, para escribir en WordPress, usar tablas de calculo, enviar correos y retocar alguna foto de forma ocasional existe una opción ideal sin el apellido PRO. No tener que depender de un dongle que suele ser un dolor de cabeza en muchas ocasiones, para por ejemplo poder pasar a conectarte directamente por HDMI a un sistema de pantallas LED, Proyectores, monitores, etc, en un concierto, o en un plató por poner algunos ejemplos es evitar problemas de diversos tipos que suelen suponer una perdida de tiempo con la que no solemos contar, no, el HDMI no debió desaparecer nunca porque sigue ahí fuera como un estándar en muchos equipos con los que debemos convivir a diario. Un MagSafe que salva tu Mac cuando estas en un entorno que se aleja con mucho de una mesa de oficina con todos los cablecitos ordenados sin nadie a tu alrededor ha salvado mas de un espectáculo en vivo. Grabar unos planos con tu cámara, sacar la tarjeta, ponerla en el Mac y enviarlos allá donde necesites o añadirlos sobre la marcha a un proyecto de Final Cut en el que estas trabajando es otra forma de ahorrase tiempo y en este sector el tiempo es oro y obviamente dinero. No sé qué porcentaje de la población general utilizara ese puerto, pero para el profesional audiovisual, por extraño que pueda parecer sigue siendo otro estándar. Ojalá existiera un solo puerto para todo y ojalá Apple pudiera marcarle el camino también a otros mercados. La industria audivisual profesional es pesada y lenta, y rara vez se mira en el mercado de la electrónica de consumo para adoptar sus estándares de conectividad y sus protocolos de comunicación. Por ese motivo entiendo que quizá apple nos brinda a los profesionales de estos sectores un equipo versátil y fiable con el que afrontar nuestro trabajo cada día, consciente de que hay un universo y clientes mas allá de los que quizá te hayas planteado al escribir el articulo, dicho todo esto desde el máximo respeto, la critica constructiva y por supuesto sin ningún tipo de acritud.
    Un saludo

Deja una respuesta