Escribe tu búsqueda

Francia quiere tener más control sobre las tecnológicas en la UE

Compartir

Francia está presionando para que se hagan cambios en la inminente regulación sobre las grandes tecnológicas en la Unión Europea, que haría más sencillo que los gobiernos penalicen los malos comportamientos y aumenten su control sobre los contenidos, según informa Financial Times.

El Acta de Servicios Digitales, presentada en Diciembre de 2020, se ha diseñado para perseguir contenidos digitales ilegales en la Unión Europea, obligando a las empresas tecnológicas a eliminarlos rápidamente, o asumir elevadas multas.

Francia ahora quiere modificar el Acta de Servicios Digitales (Digital Services Act) permitiendo a cada miembro individual de la UE tener el derecho a multar a las grandes tecnológicas y obligarles a eliminar contenidos de sus plataformas. Actualmente, sólo aquellos países europeos en los que las tecnológicas tengan la sede pueden pedir que se cumplan las leyes de la Unión Europea.

Por ejemplo, Apple, Google y Facebook tienen su sede en Europa radicada en la República de Irlanda. Esto significa que, tal y como está redactada el Acta, sólo Irlanda tiene poder para multar a esas empresas o solicitar que eliminen contenidos. La proposición de Francia daría a los 27 miembros de la Unión Europea la capacidad de penalizar o controlar a las grandes empresas tecnológicas de forma idéntica a Irlanda.

Sin embargo, el temor de que la propuesta de Francia erosione el mercado único de la Unión Europea, ya que con la reforma que propone las empresas estarían sujetas no a una única autoridad, sino a 27 administraciones diferentes, cada una con su propia agenda y sus propias prioridades.

France también quiere otros cambios en la Digital Services Act que permitirían “incluir otros tipos de contenidos problemáticos” incluyendo aquellos que fomenten la desinformación o que sean dañinos para los individuos” ampliando la horquilla de lo que se entiende “contenido ilegal” que el Acta tiene como propósito controlar.

La Digital Services Act está acompañada por la Digital Markets Act, que demanda que las grandes tecnológicas compartan sus datos con los competidores, permitan desinstalar todas las apps y no den preferencia a las apps y servicios propios. Las empresas que no lo cumplan se enfrentan a grandes multas, llegando al diez per ciento de los ingresos anuales de la empresa, o incluso a salir de la zona europea.

No parecen buenos tiempos para estar en el negocio de las redes sociales…

Dejar un comentario