Escribe tu búsqueda

Y tú ¿qué vas a hacer después de todo esto del COVID? por Carlos Burges

Compartir

Fue algo conscientemente planificado durante bastante tiempo. Sabía a dónde quería llegar y sabía como hacerlo. O, al menos, creía que lo sabía. Y durante todo este proceso, me he tenido que formar.

Quizás lo importante de toda esta historia no es lo que hice, sino cómo llegué allí. El viaje fue tremendamente largo, y pasó por una serie de fases difíciles.

La parte más complicada, sin duda alguna, fue prepararse para un tipo de trabajo de los que “no existen”.

La tecnología ha propiciado una serie de nuevos tipos de trabajo para los que evidentemente, no existe ningún tipo de formación reglada.

Todo es nuevo, y muchas veces los que nos dedicamos a estos nuevos tipos de trabajo simplemente lo que estamos haciendo es abrir camino.

Formarte en aquellas disciplinas que, por una razón u otra, van a converger en ese nuevo tipo de trabajo es esencial. Pero ¿cómo te formas en algo para lo que todavía no existe?

Esta parte es interesante. Generalmente, todas las nuevas profesiones están basadas en un núcleo duro que se construye sobre “lo que está pasando”, pero hay un montón de disciplinas alternativas que son comunes a todas ellas.

En estos momentos, por ejemplo, en trabajos con tecnologías, conocer, comprender y saber interactuar con metodologías ágiles de trabajo es un plus.

Lo mismo ocurre, en muchos casos, con empresas que están cambiando el paradigma en la contratación de talento y requieren que sus nuevos empleados se ciñan a códigos de conducta que requieren al menos conocer qué son las soft skills, cuales son las más demandadas y cómo aplicarlas dentro de un entorno de trabajo.

Capacidad de comunicación, uso de la empatía, gestión de equipos, liderazgo… todo esto que para algunos puede resultar un tanto “humo”, realmente está empezando a calar muy profundamente en las empresas.

Hace no muchos días, tuve la oportunidad de dar un seminario web sobre liderazgo y gestión de equipos ante más de 800 personas para una empresa enorme.

La mayoría de las preguntas, tras la charla, precisamente estaban relacionadas con este tipo de habilidades, sobre todo al respecto de la gestión de equipos.

Hay un gran déficit y necesidad de personal, más que con experiencia, con capacidad de entender que “el jefe” está obsoleto y que cada vez se reclaman más personas en la gestión de equipos que van más allá de ser simplemente tiranos con alguna capacidad decente de administración de tareas.

Y, para eso, hay que formarse. Durante toda la pandemia del COVID (y lo que va a durar, recuerda) has estado haciendo pan, mejorando tus habilidades culinarias, haciendo miles de millones de cosas para matar todo ese tiempo… pero ¿Has estado aprendiendo? ¿Has hecho algo en esa dirección?

Te aseguro que el panorama laboral va a dar un vuelco fundamental: de repente, las oficinas han empezado a dejar de tener sentido y el trabajo desde casa, cuando sea posible, será la norma. Las oficinas serán mas pequeñas, con “asientos calientes” para ocasiones puntuales y aquellos que hayan estado capacitándose para aprovechar este cambio de paradigma en el formato de trabajo van a tener mucho adelantando, pero esto solo está empezando.

Recuerdo cómo hace más de un año, un alto ejecutivo de recursos humanos de una importante empresa energética rusa nos dio una charla (miento, aquello fue una clase magistral) sobre la gestión de equipos remotos.

La parte más interesante de toda aquella charla no estaba dedicada al “trabajo” en sí, sino a cómo cohesionar el equipo, como conseguir que todos trabajaran a una dentro de un entorno… ¡y está pasando! Pero ya ocurría, y aunque entonces más o menos era la excepción, hoy es la norma. 

Todo eso se aprende. Una parte, evidentemente, con experiencia, pero mucha de esa experiencia está ya documentada, lista para ser consumida, aprendida y luego puesta en práctica.

En el entorno corporativo, en las grandes empresas, en muchas de esas en las que te gustaría trabajar, ya están implementando desde hace tiempo este tipo de prácticas, y la tendencia se está acelerando a toda velocidad. Los datos así lo demuestran.

Ahora mismo es buen momento para ponerse a aprender. No a estudiar, sino a aprender.

Estudiar solo implica asimilar y comprender la parte teórica, pero tienes que llevarla a la práctica. Hay un montón de nuevas profesiones que te están esperando ahí fuera, con un gran componente tecnológico por un lado, sí, pero también con la necesidad extrema de una serie de habilidades que necesitan ser aprendidas, ya que no pueden adquirirse en un mercado laboral un tanto pervertido por malas prácticas generalizadas.

Es el momento de aprender. Aquellos que no lo hagan, se quedarán atrás, haciendo las colas que nadie quiere hacer.

Carlos Burges

Content Manager ES Programming and Creative Library en LinkedIn Learning

Compartir es vivir

2 Comentarios

  1. cahuelcahuel 17 junio, 2020

    Hola Carlos, gusto saber de su persona, interesante y muy atingente el artículo, me permito preguntar, pues me interesa desarrollar un camino, mas que estudiar, ¿que es lo que usted entiende se debe aprender?.

    Muchas gracias

  2. Fabricio 20 junio, 2020

    Buenos días, muy buen articulo para estos tiempos.. mi consulta es saber si existe la charla de la persona de recursos humanos de la energética rusa en YouTube o si sabes donde se puede conseguir . Muchas gracias saludos

Dejar un comentario

A continuación