Con el actor de acción "de moda" Jason Momoa y un amplio elenco de actores y actrices, esta serie se sitúa a medio camino de muchas posibilidades, quedándose corta en casi todas.

Situada en un futuro lejano, la humanidad se ha quedado ciega y diezmada, y eso ha dado lugar a una sociedad tribal y un resurgimiento de creencias y supersticiones.

Crítica de See

En mi opinión la serie salta precipitadamente sobre esa supuesta degeneración social, mostrando unos usos y costumbres que cuesta conectar de manera lógica con el presente.

Aunque las causas de la ceguera no se explican, cuesta asumir que la mera discapacitación visual provoque la pérdida del conocimiento y la cultura, arrojando a la raza humana a un retroceso de siglos.

En ese sentido, teneos una humanidad que vive en cavernas pero convive con plástico y armas de fuego.

Como es lógico, una serie basada en personas que no pueden ver y que se ven obligadas a caminar por bosques y campo abierto es necesariamente lenta.

Su intento de representar cómo es la vida y los movimientos de las personas que no pueden ver producen efectos curiosos, como que los personajes tengan diálogos en los que no se miran a la cara, o que para luchar busquen una pared como referencia (y protección).

Claro esta, con episodios que duran cerca de una hora, a medida que la serie avanza, el tiempo invertido te anima a acabar de verla, pero su interés siempre es relativo.

Mucho trabajo por delante para desarrollar una segunda temporada (ya se ha anunciado) que eleve el nivel de tensión y de interés como para que haya una tercera.

Lo mejor

La serie está bien actuada, hay multitud de personajes y poco a poco la evolución de la historia nos va permitiendo descubrir que es lo que hace cada uno y el papel que juegan.

¡La presentación! Es gratificante ver una mezcla de música e imágenes cuasi abstractas.

Aunque en general los personajes son planos y poco desarrollados, la actuación de Jason Momoa es destacable: rudo cuando toca pelear, tierno cuando es el momento.

Lo peor

Probablemente lo peor de See (aparte de esa supuesta deriva en la estructura social) sea que no es nada en concreto.

No es una serie de acción -aunque tiene combates. No es una serie de viajes -aunque hay una huida permanente. No es una serie social -aunque se muestra una sociedad muy diferente a la que conocemos.

Conclusión

See probablemente va a dejar insatisfechos a muchos de sus espectadores, y tiene la fortuna de haber entrado en el «pool» de propuestas de lanzamiento del servicio Apple TV+, porque en otra situación probablemente no habría más temporadas.

¿Está todo perdido? No lo creo. Lo bueno de quedarse a medio camino en casi todas las propuestas es que las decisiones adecuadas sobre qué quiere proponer al espectador pueden dar un giro completo y convertirla en una referencia.

Pero para saber si lo logran habrá que esperar un año. Sin prisa.

In this article


Join the Conversation

2 comments

  1. Farangi

    He dejado de verla, me ha cansado y no me apetece seguir viendo crueldad y violencia gratuita. Las otras series me están gustando más.

  2. Manel Rives

    Pues a mi sí que me ha gustado. Tanto la historia como la distopia que presenta como los resultados sociales. Y la factura me parece impecable.