Samsung siempre es mejor y Apple es cara

Con frecuencia tengo que soportar los cánticos de alabanza sobre Samsung, líder de los teléfonos móviles. Estoy harto y vamos a ver si puedo dejar el tema cerrado.

Vivimos en una sociedad de paradojas. Mientras los dispositivos electrónicos, las redes sociales, etc. promueven el aislamiento, la soledad (o la privacidad, si atendemos al marketing), otras grandes áreas se mueven por la «cuenta del rebaño», es decir, cuantos más seamos en algo, mejor es ese algo.

Así funciona la televisión, la música, la política, y por supuesto, los mercados.

Aunque en ciertos parámetros es correcto (sin masa crítica no se puede sobrevivir en una economía de mercado), lo cierto es que grandes audiencias de determinados programas de televisión no hacen que sean buenos (ni por calidad ni para la sociedad), determinadas manifestaciones -por muy multitudinarias que sean- no las hace buenas, ni que un producto se venda mucho dice algo de su calidad.

Sobre el equilibro entre calidad y producto habría que hablar, pero en otro sitio, que ahora no toca.

La realidad de Samsung

Este video lleva circulando años, periódicamente actualizado, para mostrar lo dinámico que han sido los últimos quince años (en números redondos) en la telefonía móvil.

Es tremebundo, para los que ya tenemos años, ver como marcas que eran tan familiares para nosotros como Nivea, Uralita, ColaCao o Bimbo, observar cómo se desploman en cuestión de meses hasta la extinción.

Aún peor, es que muchas de ellas, abocadas al olvido, fueron compradas in extremis pensando que podrían aportar algo a los compradores (Motorola, Nokia, Blackberry), para inmediatamente proseguir su descenso imparable hacia la disolución, como si fueran Alka Selzter electrónico.

La innovación es una perra insaciable, y el gusto del público cambia continuamente.

El truco para mantenerse en la espuma es cambiar al mismo tiempo, o mejor aún, provocar uno mismo ese cambio.

Esto hace que la aventura de Apple sea aún más asombrosa, pasar de ser una «empresilla» de tercera, abocada como tantas a la desaparición, a liderar la electronica de consumo en tantos campos, de manera que se ha convertido en una auténtica degüella-sectores.

Como se puede ver en el vídeo, Samsung se acerca a los trescientos millones de teléfonos vendidos.

La narrativa mediática que tantos periodistas y bloggers compran sin ningún sonrojo es que si Samsung vende tanto es que porque es bueno, es el líder, y cada producto lanzado se recibe como si fuera una nueva revolución que va a cambiar el mercado.

Da igual si se trata de un teléfono que se dobla y se rompe, o de un sistema de seguridad que se supera con solo poner un protector de pantalla.

El teléfono plegable de Samsung se rompía y tuvo que retrasar su lanzamiento

Samsung siempre tiene magnificas idea que Apple debería copiar, aunque no tengan ningún sentido comercial o de valor añadido.

Por el contrario, cada vez que Apple presenta un nuevo iPhone, se le acaba la innovación, sólo arranca bostezos y todo el que compra un dispositivo de Apple, de alguna manera, ha permitido que le laven el cerebro para pagar mucho por algo que vale poco (o que no lo vale).

Por qué Samsung ha perdido la batalla contra Apple

Ahora comprueba este gráfico (sacado de Statista, pero que con cada presentación de resultados puedes confirmar)

Vendiendo un tercio menos que Samsung, Apple se queda, de manera consistente con el 62% por ciento de los beneficios de las ventas de dispositivos telefónicos. Mientras que Samsung sólo consigue el 17% -y Huawei, el segundo vendedor de teléfonos movibles del mundo, solo el 8%.

No hace falta que incida en la importancia que tiene la innovación en el desarrollo de nuevos dispositivos, lo cara que es, y la cantidad de teléfonos que hay que vender para poder financiarla.

A medida que el mercado va madurando, desarrollar nuevas funciones que atraigan a los compradores va siendo más difícil, más caro, y de desarrollo más largo.

Hace falta dinero. Mucho dinero. Y para eso hay que vender los terminales de gama alta.

¿Cómo es posible que Samsung venda cien millones de teléfonos más que Apple y obtenga sólo un 30% de los beneficios?

La respuesta es sencilla, aunque a muchos se les hace difícil de digerir. Porque vender mucho no es equivalente a ganar mucho.

La gran mayoría de los teléfonos que vende Samsung están en la parte baja o media del mercado (o sea, son teléfonos baratos de cien, doscientos euros) que apenas dejan margen.

Si a eso sumas el absolutamente impresionante despliegue que hace Samsung cada vez que lanza un dispositivo para intentar convencer a la gente de que lo compre (es decir, gasta cantidades ingentes de dinero), cada vez tiene menos para desarrollar novedades -lo que podría explicar por qué tantas veces toman el atajo directo de copiar al líder -y por eso les sale, precisamente, una copia barata, que malfunciona.

Por supuesto, hay otros condicionantes, pero la batalla a largo plazo se está librando a base de dinero en innovación, y Apple cada vez tiene más fuentes de ingresos, cada vez tiene más economías de escala (reutiliza sus chips en más productos) mientras que Samsung tiene que pensar en qué gasta los pocos beneficios que obtiene.

Así que, reconozcámoslo, Samsung es el líder del almacén, mueve más cajas que nadie. Pero cuando se trata de pagar por productos con valor añadido, amigos, Apple no tiene quien le tosa.

Y esto es así, y que no te lo cuenten de otra forma.

Seguiremos informando.

In this article


Join the Conversation

11 comments

  1. JGVia

    No acabo de entender el enfoque del artículo…
    Si nos restringimos a los móviles, es una conversación de barra de bar. Y se vuelve todo muy relativo: ¿mejor un Samsung de hoy que el iPhone 6? No tiene mucho sentido, además, cuando no siempre es pura «calidad». Si la empresa te da un Samsung, lo usas. Si tienes mac, el valor de un iPhone es mayor…
    Si hablamos de empresas, son dos monstruos muy distintos. Samsung fabrica para Apple (pero no al revés). Samsung sirve a otras empresas, y ella misma es un gigante que hace desde televisores a neveras… Apple se dedica exclusivamente a artículos en informática, y tiene una gran parte de producción en software, servicios y sistemas de integración y comunicación. ¿Qué software desarrolla Samsung?
    En fin, ¿qué es mejor? ¿una Fanta o un gazpacho?

    1. Alf

      Es que la típica conversación «desinformada» de bar, en la que argumentan que Samsung vende mucho más que Apple (y que Apple no tiene futuro) y cuando les dices que el número de unidades no tiene gran importancia, sino los beneficios que se obtienen con ellas, te miran o bien con cara de que no te enteras o bien con cara de incredulidad.

      Y hoy, será que me he levantado macarra, o que es lunes, me apetecía hablar de las conversaciones de bar 🙂

      1. Mendiaco

        Aunque no termino de entender el enfoque del artículo.
        Hablas de unidades vendidas, es decir de teléfonos vendidos, y de beneficio por teléfono vendido.
        Yo diria que Samsung, a parte de vender teléfonos vende componentes del teléfono, es decir venderá a otras empresas que ensamblaran parte de componentes samsug (Hasta la propia apple seguro que lleva alguno de sus componentes). Por tanto igual resulta que el grueso del beneficio de Samsung no viene de vender teléfonos si no de vender componentes a otros fabricantes. No se digo yo se tendria que analizar en un conjunto. Igual que quizas apple vende alguna de sus patentes a otros fabricantes para que la incorporen, que tambien seria posible.

  2. JGVia

    Lo que sí puede uno suponer (y es un buen argumento a favor de los iPhone) es que Apple necesita mimar mucho sus teléfonos y su ecosistema en general, pues es su mayoritaria vía de ingresos.
    Al hablar de Samsung, hablamos -por ejemplo- ¡del segundo constructor naval del mundo! Efectivamente, Samsung podría ir abandonando la fabricación de móviles, si quisiera, o pensase que sus hornos microondas o parques eólicos tienen más futuro.
    Quizá es el mejor argumento: Apple es una empresa especialista en lo suyo. Samsung no, y tampoco lo busca, creo.

    1. Alf

      Hola JGVia, seguro que los responsables de la division de movilidad no están de acuerdo en que ellos no sean expertos en lo suyo… Intentan con todas su fuerzas seguir al rebufo de Apple, pero cada año que pasa se les hace más difícil y es necesaria más inversión.

      En la medida en que no consiguen capturar las emociones de los consumidores, pueden dedicar menos a desarrollo, lo que crea una espiral descendente que se autoalimenta.

      1. JGVia

        Por supuesto, ahora a Samsung le interesa seguir en móviles y demás… Pero no es una empresa que «gire» sobre ello, creo.
        De nuevo, insisto en que Apple ha de estar más comprometida con estos productos (y seguro que invierte más en I+D).
        IBM sigue siendo un gigante. Y, tranquilamente, vendió su sección de PCs portátiles (creo).
        Al fin y al cabo, me consuela pensar que la «atadura» que tenemos en casa al ecosistema Apple es también una atadura para ellos… 😉

    2. Alf

      Apostillando, los datos de la wikipedia sobre la división de industrias pesadas de Samsung (Samsung Heavy Industries), tampoco hacen que sea una gran fuente de ingresos (comparado con lo que se mueve en electrónica).

      Revenue US$ 8.58 billion (2015)
      Net income US$ 1.06 billion (2015)

  3. DocuMac

    Lo que no entiendo es que nadie hable del verdadero despropósito de iOS 13 que está fallando más que cualquier versión que haya actualizado Apple. Una verdadera vergüenza. Apple también es de «carne y hueso» y cuando se equivoca hay que criticarlo. Sobre todo cuando «suelen» enviarte encuestas cuando intuyen que vas a responder postivamente (también lo hace Amazon) no cuando saben que vas a responder negativamente.

    Desde el fallo de no actualizar aplicaciones de la AppStore mediante datos, sólo puedes descargar actualizaciones si estás conectado a una wifi. Los fallos de la aplicación de Notas de Voz que no gestiona las grabaciones y se quedan bloqueadas sin resolver. La conexión a iTunes que no reconoce el dispositivo y tienes que decirle permanentemente «confiar en este equipo» y poner la contraseña. Hasta la sincronización de los datos de iTunes que al no gestionar las grabaciones de notas de voz, no calcula bien el porcentaje de espacio que queda en el teléfono. Por no decir la pésima atención del servicio de Apple casi un mes con estos problemas y no envían la pertinente encuesta de satisfacción porque les pondría a caldo.

    Esto si es una manipulación que nadie hable de la catastrófica actualización a iOS13.

    1. Alf

      Hola DocuMag, mi experiencia en iOS13 no corresponde con la tuya, si así fuera por descontado que habría escrito sobre ello. Si escribes algo y me lo mandas (documentado) yo te aseguro que lo publico y promociono.

      ¡Gracias!

      1. DocuMac

        Hola Alf. No pretendo que escribas, simplemente que no entiendo porqué, de forma general no se escribe sobre el tema. Tampoco pretendo crear un fake news, pero es lo que he vivido desde que consumo iPhone y esto ya hace tiempo, con la versión 3. La actualización a iOS 13 ha sido la más desastrosa.

        De todas las pruebas que me pides, tendría que pedir prestado otro teléfono para hacer fotos. Llevo más con esto y no me apetece invertir más energías en todo esto (intentaré reunir información este finde). Tampoco tengo la posibilidad de grabar las conversaciones con la asistencia de Apple: «No, pues será un fallo de su iPhone 8». Cuando he comprobado que han dado los mismos fallos en dos modelos iguales.

        Si tienes oportunidad, intenta buscar un iPhone 8 que no se halla actualizado y haz la prueba.

        Saludos.

        1. Alf

          Hola DocuMag, yo sí he leído artículos en inglés sobre la irregular actualización que ha supuesto iOS13, que Apple ha reconocido implícitamente cuando ya lleva dos actualizaciones «suplementarias», que es como decir, seguimos parcheando los errores de bulto que tenía el lanzamiento final antes de sacar incluso una actualización «oficial».

          Así que si que existen problemas con esta versión, pero yo no he experimentado nada tan repetitivo y predecible que me permita racionalizarlo en un artículo. Probablemente mi uso del teléfono es bastante estereotipado y por eso no me he topado con esos problemas.

          Esa es la razón por la que os animo, a los que trabajáis intensamente o habéis tocado piedra en el jardín siempre verde de iOS, a que comuniquéis lo que encontráis, aunque sólo sea para avisar a otros usuarios potencialmente en la misma situación.