Termina el primer año del Apple Entrepreneur Camp tras la cuarta ronda de 2019. El Apple Entrepreneur Camp, que está orientado a empresas fundadas y dirigidas por mujeres, ayuda a las emprendedoras a trabajar en la próxima generación de apps de vanguardia

Termina el primer año del Apple Entrepreneur Camp tras la cuarta ronda de 2019. El Apple Entrepreneur Camp, que está orientado a empresas fundadas y dirigidas por mujeres, ayuda a las emprendedoras a trabajar en la próxima generación de apps de vanguardia.

La iniciativa ofrece un laboratorio de tecnología práctica y orientación individual a nivel de código por parte de expertas e ingenieras de Apple, así como tutorías, inspiración y orientación por parte de expertos de Apple.

Una vez que finaliza el laboratorio, las participantes obtienen apoyo continuo y se convierten en parte de una comunidad creciente de antiguas alumnas que pueden ayudar a crear y desarrollar negocios.


Mujeres en puestos de liderazgo y sus equipos de 42 empresas han participado en las rondas que tienen lugar una vez por trimestre.

Las ingenieras y expertas de Apple trabajan directamente con las participantes en temas que incluyen el desarrollo de apps, el diseño, los últimos avances en aprendizaje automático y realidad aumentada y, si lo desean, consejos de relaciones públicas y marketing.

Las empresas también están invitadas a asistir a la WWDC para desarrollar sus apps en las plataformas más avanzadas de Apple y establecer relaciones con los líderes del sector.

“Estoy sin palabras ante la pasión y el talento de la primera promoción del Entrepreneur Camp. Están utilizando apps para mejorar las vidas de las personas y resolver problemas, ya sea crear conexiones para grupos poco representados en el mundo de la tecnología, hacer que la energía solar sea más asequible o dar a las personas herramientas con las que mejorar su salud mental”, ha dicho Esther Hare, directora sénior de Marketing Mundial de Desarrolladores de Apple y patrocinadora ejecutiva de Women@Apple. “Nos encanta que mujeres en puestos de liderazgo nos digan que su experiencia en el Entrepreneur Camp les ha ayudado a mejorar sus apps y les ha dado la confianza y las herramientas necesarias para crear nuevas conexiones, formar redes de apoyo y obtener más financiación. Y esto es solo el principio”.


Las hermanas Jhanvi y Ketaki Shriram, participantes de la segunda ronda del Apple Entrepreneur Camp, son las fundadoras y creadoras de Krikey, una app de realidad aumentada que une los mundos natural y digital para transmitir una empatía que ayuda a las personas a sentirse más cercanas a la naturaleza.

Cuando oyeron hablar del Apple Entrepreneur Camp, Jhanvi y Ketaki se preguntaron al principio si tenían la experiencia necesaria para presentarse.

Después se enteraron de que la ronda estaba dirigida a desarrolladoras de varios niveles y líderes de empresas en distintas fases de desarrollo. Fue su oportunidad de obtener asesoramiento de las expertas de Apple y de otras emprendedoras.


“Aquí no tenemos nada que demostrar”, dice Jhanvi Shriram, consejera delegada de Krikey, Inc. “En muchas ocasiones, las mujeres tenemos que probar constantemente nuestra valía y explicar nuestros logros aunque tengamos un máster o un doctorado. El Apple Entrepreneur Camp es un lugar en el que recibimos todo el apoyo del mundo y se reconoce nuestro potencial”.


Durante la ronda, Jhanvi y Ketaki desarrollaron «Gorillas!», un juego multijugador de realidad aumentada que transporta a los jugadores a la selva de Ruanda con una familia de gorilas de la montaña. Creado con la colaboración de The Ellen Fund, «Gorillas!» tiene como objetivo no solo divertir, sino también generar empatía y concienciar sobre la conservación de la especie. Krikey se desarrolló utilizando las potentes herramientas y capacidades de ARKit y Metal, que permitieron crear hábitats y ecosistemas envolventes. Durante la ronda, Jhanvi y Ketaki tuvieron la oportunidad de mostrar de «Gorillas!» junto con expertas de Apple.


“Al trabajar directamente con el equipo de Apple, recibimos asesoramiento sobre nuestra metodología de diseño, lo cual nos ayudó a resolver un problema conocido de nuestra app que no sabíamos cómo abordar», ha dicho Ketaki Shriram, directora técnica de Krikey, Inc. «Hicimos algunas mejoras significativas en función de lo que aprendimos, como la incorporación de un modo para que los jugadores pudieran probar el juego antes de registrarse. Ha sido muy beneficioso para nosotras”.


Hasta la fecha, en el Apple Entrepreneur Camp han participado 100 emprendedoras de 13 países.

La siguiente ronda será del 28 de enero al 5 de febrero de 2020, y el plazo de inscripción está abierto hasta el 15 de noviembre en developer.apple.com/entrepreneur-camp.

In this article

Join the Conversation

11 comments

  1. Mandibul

    Marketing de lo políticamente correcto estomagante.
    Si se mira sin el filtro que el feminismo militante nos ha impuesto, da bastante vergüenza (ésta y todas las iniciativas como ésta)
    Pero, en fin, son los tiempos que corren…

    1. Alf

      No puedo estar en mas desacuerdo. Que las mujeres no tienen las mismas oportunidades que los hombres, es obvio. Que los cuadros directivos y de decisión están llenos de hombres, es patente.

      Que Apple, o cualquier otra empresa, tome medidas concretas para asegurarse de que mujeres con buenas ideas son escuchadas, patrocinadas y formadas para que tengan éxito, me parece loable.

      1. Mandibul

        Pues resulta que tus argumentos son los que yo considero falacias de la propaganda feminista:
        ¿Dónde se puede ver que las mujeres no tengan las mismas oportunidades? Y sobre todo en un mundo tecnológico como el informático. ¿Dónde se les limita el acceso al conocimiento? ¿Qué empleador discrimina a una mujer más capaz por el mero hecho de ser mujer? ¿Acaso va a contratar a un hombre menos capaz por el mero hecho de ser hombre, en perjuicio de su negocio?

        Y sí, frases como «Están utilizando apps para mejorar las vidas de las personas y resolver problemas,…» dan vergüenza. ¿Qué se esperaba? Eso sí es machismo.
        En general, significar a un profesional por su sexo (religión, condición sexual, color,…) es sectarismo y «paletismo». Lo que pasa es que se viste de «empoderamiento» como una de las herramientas para reconocer a grupos sociales (mujeres, homosexuales, negros,…) como inferiores y justificar chiringuitos espurios.

        1. Alf

          Hola Mandíbul, me alegro de que vivas en un mundo tan igualitario. En el mundo que yo conozco, los consejos de dirección de las empresas están mayoritariamente ocupados por hombres, aunque la mayor parte de su fuerza laboral sea femenina.

          Y así podría seguir poniendo ejemplos de cómo una cultura empresarial dominada por los hombres tiende a elegir a los iguales.

          Pero claro, puede que todo sea una patraña y que en realidad las mujeres no tengan ningún problema de discriminación laboral ni salarial, ni de oportunidades. Tal vez el machismo no exista, y sea que simplemente los hombres son más capaces que las mujeres, y por eso ellos llegan alto con mayor frecuencia que ellas.

          Tal vez… o tal vez no.

          1. JGVia

            …O también puede ser que la estructura social ha cambiado, y las hijas de familias poderosas y ricas empezaron a estudiar carreras con intención de trabajar (antes estudiaban piano… o algún estudio de Humanidades, por adorno).
            Esas mujeres bien preparadas -y que siguen siendo de la clase dominante- quieren tener puestos de mando en su trabajo, y es justo.
            Lo fascinante es que TODA la sociedad luchemos por su justa ambición; tú mismo hablas de los «consejos de dirección», que es el ejemplo típico. No se busca la paridad en la agricultura, o en la pesca, en los puestos a pie de fábrica, o en los mandos militares, en las minas o en la construcción. Se pide igualitarismo en los puestos de mando, y que nos manifestemos también los que obedecemos.
            Podría ser una ambición de las ricas y educadas que pertenecen a la crema de la sociedad.
            Tal vez… o tal vez no.

          2. Mandibul

            Como bien dice JGVia, hay sectores donde hay más profesionales hombres que mujeres y otros en los que es al revés. Seguro que la explicación social e histórica es mucho más compleja de lo que sabemos.
            Pero ¿y qué hacemos si la distribución de los matriculados en las carreras de ciencias es mayoritariamente masculina? ¿Hay un machismo en origen -en el hogar- que impide a las mujeres cursar carreras de ciencias?
            Insisto en lo que he puesto en mi primer correo: ¿de verdad hay alguien que crea que un empresario no contrata a una mujer con la misma preparación por el mero hecho de ser mujer o le ofrece peor sueldo? Ítem más en el entorno de desarrollo de software en el que el artículo se inscribe. Si se aplica el sentido común a la respuesta, ésta es NO.

            El artículo habla de formación a empresarias, por lo que lo de «los consejos de administración misóginos» aquí no aplica.

            Otra prueba del tufo a marketing femini-progre es lo de «Las ingenieras y expertas de Apple trabajan directamente con las participantes…» Se ve que los ingenieros y expertos no valen.
            Y las pobres cortitas mujeres, si no se las ayuda, no son capaces de encontrar formación y medios para montar su empresa. Qué bueno el patrono Apple (o la institución que sea) que pone mujeres para ayudar a mujeres («entre ellas se entienden»).

            Esto es infumable. Pero como le enfoscan dos kilos de crema y colorante feministoide, pues nada, a tragar.

            La discriminación positiva, es -efectivamente- eso: discriminación.

          3. JGVia

            …Mandibul… : no entres tú también al juego ese de «hombres contra mujeres», que es falso… que no es la cuestión…
            Que lo directamente observable en mi proximidad (no sé en la tuya) es que mi hija no va a poder ir al «Apple Entrepreneur Camp» (ohj, qué fino!), ni se va a sentar en un consejo de administración… ¡Pero mi hijo tampoco! Que yo soy un profesional del montón, que no llega a 2000€/mes, ¡que estas cosas no están pensadas para la gente de a pie!.
            ¡Pues si yo ni siquiera conozco a nadie que esté en un consejo de dirección! ¿Y tú?
            La diferencia la marca la cantidad de capital que uno maneja, no el sexo. Por eso a Ana Botín le ha sido tan fácil «escapar» del machismo y del patriarcado secular, por ejemplo. (Y sus hijas SÍ pueden participar en este «campus» y sentarse en consejos de administración).

          4. Mandibul

            JGVia: precisamente, lo que yo desmiento es que haya un juego «hombres vs mujeres».

            Con respecto al capital disponible… Hay muchos tipos de capital, no sólo el económico. Jobs levantó Apple de la nada. Y J.K. Rowling no ha necesitado apellidarse Botín para dejar huella en la cultura contemporánea.

            Talento, trabajo y algo de suerte. Todo lo demás llega.

            Por cerrar el tema: ni lo que tienes en la entrepierna, ni con quien te acuestas, ni el color de tu piel son a día de hoy y en occidente obstáculos para montar tu empresa o desarrollar tus potencialidades.

            Salud.

        2. JGVia

          (Solo apuntar una maldita casualidad: Jobs y Rowling crecieron en familias muy bien acomodadas y sus primeros estudios los realizaron en escuelas de elite. Casualidad).

          1. Mandibul

            La otra no sé, pero Jobs clase media pura. Aunque da igual. La fortuna o ruina de la familia ha sido totalmente independiente del éxito personal y empresarial de ambos. Y desde luego, en los estudios de Jobs (que no tuvo, propiamente dichos) nah de nah.

          2. JGVia

            Um, sí, tienes razón. Adoptado por familia trabajadora. Pero, casualmente (otra vez), con 11 años se fueron a vivir a Palo Alto, a Cupertino, en la época en la que todo empezaba.
            Es el entorno, las posibilidades, en cualquier caso. El talento es importante, pero estadísticamente seguro que altos puestos emergen más desde ciertas zonas de la sociedad. Y en España, el que tiene padrinos se bautiza.
            En cualquier caso: mi entorno (no sé de otros lectores de FaqMac) no es de gente que asiste a un campus de Apple en USA, ni de gente que va a ocupar cargos en juntas directivas. Apple reivindica igualdad para la clase social que representa, y que quiere representar.
            Simplemente, quería resaltar cómo aparece siempre lo de los cargos en consejos de administración, que parece una reivindicación continua desde el feminismo, cuando no parece ser una meta ni una posibilidad más que para una minoría.
            Simplemente, me deja pasmado cómo se pide igualdad «arriba», y nunca hay ni una leve preocupación por las mayorías. Por ejemplo, NADIE habla del machismo imperante en la vida de más de un millón de españoles de etnia gitana.
            Pero todo casa, porque para mí que el cliente modelo, para Apple, el canon, es el ejecutiv@ de Manhattan, con sus AirPod Pro (300€ para sentirse un pro!) en la cinta de correr del gimnasio.