Casi dos millones de personas vieron en directo el evento de Apple a través de YouTube

La elección de Apple de utilizar un canal como YouTube (además de los medios propios) para retransmitir la keynote de "By innovation only" ha dado por primera vez una medida de cuánta gente sigue los eventos de Apple.

Es fácil entender cómo todo el mundo parece estar enterado de las nuevos productos de Apple cuando se tiene en cuenta que, además de la prensa y la televisión, dos millones de personas decidieron pasarse casi dos horas viendo cómo se iban desvelando los nuevos servicios Arcade y TV+, el nuevo iPad, los nuevos modelos de Apple Watch y la flamante nueva familia de iPhone 11.

Como referencia para tener una dimensión del nivel de seguimiento que consigue Apple con sus eventos, la keynote de inauguración de la conferencia de desarrolladores (WWDC) de este año lleva 1,4 millones de visitados en YouTube.

Por supuesto, es lógico que con el paso de los meses crezcan las cifras, pero que casi dos millones de personas (1,8 para ser exactos, en el momento de máxima audiencia) sintonicen una conferencia de una empresa privada es algo fuera de lo común.

In this article

Join the Conversation

2 comments

  1. superlativo

    Me parecía una estupidez invitar a la prensa a sus presentaciones para dar un alto impacto a sus novedades y sin embargo restringir el streaming exclusivamente al navegador Safari, que nunca uso. Seguramente sería otra de las ideas «brillantes» de Jobs que nadie compartía. Si bien es cierto la Apple actual no tiene nada ee chispa a la que nos tenía acostumbrados Jobs, desde que nos dejó que hay cosas que han ido a mejor como la ampliación del tamaño de los teléfonos o el Pencil, si Jobs viviera antes se hace el Harakiri que sacar esas novedades y comerse sus palabras de años atrás.

    1. martinelastic

      Jobs era un hombre pragmático, me cuesta pensar que no hubiese cedido a la ampliación de las pantallas. Con respecto al pencil, en nada se parecen los “stylus” de la época que se presentó el iPhone, que se utilizaban en las PDAs, que eran una porquería, al concepto de lápiz digital que se utiliza hoy en día en los iPads, y que son una maravilla para artistas y diseñadores. Cuando salió el pencil mucha gente puso el grito en el cielo entonando su querido “con Jobs esto no pasaba”. No entendieron nada de la gran diferencia de conceptos de ambos dispositivos de entrada, ni se pusieron a analizar una de las grandes revoluciones del primer iPhone, la pantalla táctil multitouch de verdad, donde un stylus no pintaba nada.