Aunque es noticia de finales de Julio, su importancia estratégica merece que sea comentada.

El 25 de Julio Intel y Apple anunciaron conjuntamente que la división de diseño de módems para móviles del primero sería transferido al segundo a cambio de la módica cantidad de mil millones de dólares.

En la absorción, Apple adquiera también toda la Propiedad intelectual de Intel referida al diseño de módems y se quedaba con una plantilla de más de dos mil ingenieros trabajando en el desarrollo de los módems del futuro.

Tanto Steve Jobs como Tim Cook han repetido en numerosas ocasiones la idea de que uno tiene que ser dueño de las tecnologías que son críticas para el desarrollo de los productos.

Durante algún tiempo, Apple trabajó con la idea de que el desarrollo de Intel le permitiría abandonar a Qualcomm como proveedor de los módems para sus teléfonos y tabletas, pero finalmente Intel no fue capaz de cumplir las fechas de entrega y Apple se vio obligado a volver a negociar con Qualcomm para los dispositivos futuros.

Volvemos a recordar que el proceso de puesta en mercado de los iPhone y los iPad se trabaja con al menos dos años de margen. El primero para diseño, prototipado y definición de características y el segundo para diseño de producción y fabricación en masa.

Es decir, en 2019 los ingenieros y diseñadores de Apple están trabajando en productos que nosotros conoceremos en 2021 ó 2022.

Las especificaciones y diseño del iPhone de 2020 ya están cerradas y los modelos que conoceremos en apenas dos semanas se comenzaron a diseñar en 2017.

Si te paras a pensarlo da un poco de vértigo el nivel de riesgo que se asume en estos productos y la dificultad de cambiar el curso una vez que entran en fabricación (por ejemplo, si el teclado del portátil sale malo…)

La razón oficial de Intel para desprenderse de toda la división es que diseñar un modem para un único cliente no les interesa. Lo que tenemos que leer en esto es que, siendo Apple el dueño exclusivo del iOS y de la fabricación de los dispositivos que lo utilizan, el diseño del módem tiene las suficientes peculiaridades de diseño como para que no sean utilizables en otros fabricantes que utilicen Android.

Intel no abandona completamente el mercado de los módems. Podrá seguir desarrollando módems para PCs, Internet de las cosas, vehículos autónomos y cualquier otra cosa que no sea un smartphone. Aunque yo creo que es la forma de marketing de presentar la situación: contarlo por etapas.

Probablemente, una vez claro que el módem no iba a estar listo para integrarse en los teléfonos del año que viene, Intel ha preferido ahorrarse la mala prensa y desprenderse de todo.

Ni que decir tiene que Apple estaba encantado de asumir esa responsabilidad -su división de diseño de chips sigue asombrando al mundo año tras año con sus incrementos de velocidad, optimización y producción de chips específicos para diferentes funciones.

Comprar la división de Intel no sólo les ha permitido acelerar a paso de gigante la futura independencia de Qualcomm, sino que les proporciona la capacidad de poder diseñar el módem dentro de la casa y mandarlo fabricar fuera, con todas las personalizaciones y adaptaciones necesarias para que funcione de manera óptima con los iPhone, iPad, Apple Watch, Apple Car… todo lo que se ponga por delante, sin necesidad de dar explicaciones o tener que adaptarse a las agendas de terceros.

Justo como a Apple le gusta.

Ya dijimos en su día que Qualcomm podía decir adiós a Apple como cliente, tardara lo que tardara Apple en poder hacerlo (en Abril, Apple y Qualcomm firmaron un acuerdo de licencia de patentes para los próximos seis años).

Con la mayoría de los fabricantes de teléfonos móviles /y no hablemos de los fabricantes de tablets) perdiendo dinero -o ganando muy poco, el mercado de Android es sumamente inestable y el mercado de gama alta lo tiene copado Apple -y un poco Samsung.

La adopción de las últimas tecnologías en teléfonos de gama media o baja es lenta -si es que llega alguna vez, por lo que Qualcomm, sin un Apple que le compre el chip completo, puede pasar verdaderos apuros para mantener el ritmo.

Si Apple se limita -como seguro es su intención- a pagar las utilidades de las patentes que necesite pero el diseño lo hace ella y la fabricación la encarga a otros proveedores, Qualcomm dejará de ingresar un chorro de millones de dólares.

Qualcomm recordará cada dólar que haya sacado a Apple en este contencioso con el dolor y la sangre del que ha perdido más que ganado.

Y mientras tanto Apple, a lo suyo.

In this article


Join the Conversation

3 comments

  1. JGVia

    Pues sí, muy bien.
    Pero si queréis tener una visión más amplia del tablero de juego, ¡no olvidéis a TSMC! (Este sería uno de los puntos “débiles” de Apple: dependen de una sola empresa, ajena, capaz de fabricar en 7nm y preparando ya 5nm. TSMC corta el bacalao).

  2. Alquimista

    Sí y no, es que la fabricación depende TODA de terceros, no sólo los procesadores: pantallas, carcasas, RAM, baterías, etc, etc.
    Pero, en definitiva, lo mismo le pasa a Qualcomm ¿quién le fabrica los chips a Qualcomm? y a todos los demás fabricantes. Sólo Samsung fabrica unos cuantos componentes para ellos mismos… y aún así gana más dinero con lo que le fabrica a Apple que con sus teléfonos.

    1. JGVia

      Sí, hasta Intel tira de terceros para fabricar.
      Pero Apple comercia con fuerza con sus proveedores, y procura tener más de un recurso (Samsung, LG, etc.). Solo tienen un proveedor insustituible: TSMC.