La estrategia de Apple para Apple TV+

A no ser que te acabes de bajar de una nave espacial, seguramente sabrás que Apple ha anunciado que va a crear su propio canal de contenidos audiovisuales que podrán visionario en todos los dispositivos de la marca.

En un movimiento atípico, Apple anunció que va a dejar de ser simplemente un contenedor para aportar contenido. Hasta ahora, Apple se había limitado a poner los medios, la audiencia, la tecnología, para que otros canalizaran sus ofertas a través de sus máquinas.

Mientras tanto, el iPhone se ha convertido en el rey de los teléfonos móviles, el iPad es la única tableta que se vende en cantidades masivas, el Mac goza de buena salud en medio de un mercado que se está encogiendo ¡e incluso ha relanzado el iPod touch!

Puede que la actualización del iPod touch haya parecido anecdótica, porque en la actualidad prácticamente está relegado a nichos de puntos de venta, gestión de almacenes, etc.

Pero la nueva Apple, la de los servicios y el software, va a tener diversos productos nuevos que harán que el iPod touch vuelva a ser muy atractivo para el sector demográfico más joven, así que no sería extraño que este pequeño y adorable dispositivo viviera una segunda juventud a partir del septiembre que viene.

Apple Arcade, Apple Music, por supuesto la App Store con los millones de apps y como guinda películas y series incluidas en Apple TV+ pueden encontrar muy buena acogida en la franja de edad de los diez a los diecisiete (por quedarnos justo antes de la mayoría de edad).

Dos mil millones de dólares en películas y series

Apple no ha desvelado oficialmente su presupuesto para la creación de contenidos, y estoy seguro de que si apareciera un proyecto que lo justificara no les temblaría el pulso en aumentarlo. Al fin y al cabo no es que estén cortos de liquidez.

Documentales en Apple TV+: Blue Planet

Esa cifra oficiosa les ha dado para iniciar proyectos con los grandes nombres de Hollywood, desde Spielberg hasta Oprah, pasado por Reese Witherspoon y Jennifer Anniston. Además han firmado acuerdos de producción de contenidos con diversos estudios.

Según Eddie Cue, responsable de los contenidos en Apple, la previsión es que la programación de Apple TV+ tenga algo para cada uno (y mucho para todos, añadiría yo) desde niños hasta adultos.

Sólo se han mencionado los grandes proyectos (a cargo de las estrellas que hemos recordado anteriormente) pero seguro que hay toda una batería de proyectos menores destinados a “llenar la estantería” y que puedan rellenar esos momentos de indecisión en que uno no sabe qué le apetece ver. El mismo Eddie Cue mencionaba en una entrevista la creación de una serie llamada “Dickinson” basada en la novelista Emily Dickinson, por ejemplo.

Aunque la cifra de dos mil millones para empezar es oficiosa, sólo puede crecer año a año, a medida que las series y películas acaben y haya que seguir alimentando a la bestia.

Dias, no horas

Cuando HBO fue comprada por AT&T (que compró Time Warner que poseía HBO), el nuevo jefe estableció los nuevos parámetros por los que se iba a regir el canal de pago para poder competir contra Netflix.

No se trataba de tener la atención de la gente horas a la semana o al mes, sino de que HBO necesitaba contenidos suficientes como para que la gente estuviera viendo HBO horas cada día.

Traducido, esto significa menos Juego de tronos y más series de presupuesto medio “suficientemente buenas” -o eficaces, como se quiera poner, que puedan atraer público y que puedan prolongarse en el tiempo sin causar un roto en las finanzas.

Según una encuesta realizada en 2019 por Deloitte, el 77 por ciento de los americanos que ven televisión en streaming consumieron una media de cuatro horas por “sentada”.

Apple no tiene problemas en que si no tiene nada en TV+ que te atraiga te pases a otra suscripción, porque lo que quiere es que sigas en su plataforma. El objetivo de Apple es que tengas la manzana mordida clavada en tu retina tanto tiempo que cuando tengas que cambiar de “cacharro” no tengas duda sobre cuál es tu preferido.

El dinero es limitado

Ya hemos hablado anteriormente de este tema, pero es que es crucial. Cada moneda que el espectador gaste en suscripciones va a estar tremendamente disputado.

Fuera de Estados Unidos la oferta no es tan abrumadora como dentro, pero igualmente, con la llega de las “grandes” la cosa se va a poner realmente compleja para decidir cuál nos interesa pagar.

Están las viejas conocidas, como Netflix (la que arrancó el mercado de la televisión no lineal) HBO (máximo exponente de la “televisión de calidad” frente a “todo lo que puedas consumir”) y Amazon Prime (que se vende como un elemento más de las ventajas de ser cliente preferente -y que es algo que con el tiempo tendrá que cambiar porque no es proporcional lo que cuesta producir contenidos a lo que cuesta enviar paquetes).

Pero están a punto de llegar grandes grupos como Disney (que engloba Marvel, Pixar, Fox, la propia Disney, etc. y Hulu), NBC-Universal y más. Puedes leer mi análisis sobre la situación de Netflix aquí.

Las últimas estadísticas realizadas en EEUU indican que el número de suscripciones se mantiene en la media de tres por casa, lo que quiere decir que tener un canal de streaming a estas alturas ya es una operación de alto riesgo, porque malas elecciones en los contenidos producidos pueden provocar una fuga masiva al canal de al lado.

La posición privilegiada de Apple

La gran ventaja de Apple (aparte de tener habitaciones enteras llenas de billetes que sabe en qué gastar) es que su posición dominante en la principal plataforma de consumo de contenidos (los dispositivos móviles) hacen que todas las demás plataformas tengan que tener el canal disponible en los dispositivos de Apple.

Así que no necesita empezar a producir contenidos como si fuera el único canal disponible, sino que el resto de las suscripciones de sus clientes están sólo a una app de distancia.

Apple puede centrarse (por el momento) en ser la nueva HBO y acumular reputación de tener grandes series, documentales y películas, mientras HBO se esfuerza en ser la nueva Netflix y Netflix se ocupa en sobrevivir (no olvidemos que sus pérdidas se cuentan por cientos de millones año tras año).

La posición de Apple se cimenta en el extraordinario margen que mantiene sobre sus productos (por encima del 25%), por lo que no necesita rentabilidad inmediata.

Con que su oferta de contenidos en streaming incline la balanza en un pequeño número de nuevos clientes, el objetivo estará más que cumplido.

Sobre el fantástico futuro que le aguarda al Apple TV nos ocuparemos en un próximo artículo.

In this article


Join the Conversation

1 comment

  1. JGVia

    Ya nos contará Alf… pero yo creo que parte del éxito del Apple TV es por “incomparecencia del contrario”. Los s.o. de las smart-tv son malísimos, y en general cualquier producto parecido.
    Adquirí un AppleTV “restaurado”, y me sorprendió con esa sensación -algo perdida- de producto simple pero sofisticado, y de gran calidad.