En la eterna saga de la actualidad tecnológica, nada está nunca asegurado, y mucho menos el futuro. De una semana para otra, uno de los principales competidores de Apple en el sector de la telefonía parece que está con la cabeza en la picota, y tiene pocas posibilidades de que vaya a salvar el cuello... incluso si sigue respirando.

Las megalomanías del presidente de Estados Unidos acaban de dar un salto cualitativo que ha provocado una profunda conmoción en la fuerza.

De las bravuconadas fanfarronas amenazando a unos países y a otros, como esas peleas en los «Saloon» de los westerns donde se daban puñetazos a todo el que pasaba cerca, ha pasado a cobrarse piezas concretas en un país como China, que tiene la capacidad de asfixiar por estrangulamiento economías enteras sin necesidad de alzar la voz.

Por supuesto, China se verá obligada a responder en el mismo tono, por aquello del circo diplomático, pero su tradición y su «arte de la guerra» dicen que los efectos de su respuesta se verán a largo plazo y que EEUU pagará con creces haber iniciado esta pelea de callejón.

Huawei estaba consolidándose como un buen contrario para Apple. Innovación sostenida, terminales bien acabados y una imagen construyéndose en consecuencia.

Sin embargo, la administración Trump ha introducido un factor de ruptura de las reglas del juego, dentro de su guerra comercial contra China, al meter Huawei en una lista negra alegando seguridad nacional (aducen que los dispositivos de Huawei tienen «puertas traseras» que permitirían al gobierno chino acceder a los terminales).

Esto ha provocado que Google retire a Huawei su licencia de Android (por lo que no podrá usarlo en futuros modelos) y acceda a darle 90 días de soporte a los que ya tiene en el mercado. Pero después de eso, se acabaron las actualizaciones de sistema operativo,

Siguiendo la estela de Google, y claramente para mostrar que siguen las directivas del gobierno americano por más «anticompetitivas» que sean, otros f fabricantes americanos que ofrecen piezas clave a Huawei también han anunciado que les retiran de su cartera de clientes.

ARM, el fabricante de los chips que se utilizan mayoritariamente en telefonía (y que Apple también incorpora) ha anunciado que dejará de venderles. También han anunciado que dejarán de venderle sus productos empresas como Intel, Broadcom, Qualcomm y otros.

En resumen, en estos momentos, Huawei no tiene sistema operativo, no tiene chips, no tiene memorias,… básicamente no tiene producto.

Nuclear explosion bright orange fiery mushroom cloud cap in city center retro cartoon poster abstract vector illustration

Además, se ha expulsado a Huawei de la Wi-Fi Alliance (el consorcio que regula las especificaciones de las futuras versiones del estándar, lo que supone que no tendrá acceso a esa información con antelación), de JEDEC, que regula las especificaciones de la RAM y de la SD Association, potencialmente impidiendo que pueda ofrecer compatibilidad oficial con tarjetas SD/microSD en dispositivos futuros.

Y no sólo en Estados Unidos, como consecuencia de su inclusión en la lista negra de la administración Trump, en el Reino Unido dos de las principales operadoras, EE y Vodafone han anunciado que retirarán los modelos de Huawei de sus catálogos.

Miles de empresas en todo el mundo se están apresurando a eliminar de su parque de dispositivos móviles los terminales chinos, y el Senado norteamericano tiene una propuesta de ley para dotar de 700 millones de dólares a los pequeños operadores rurales y que eliminen los teléfonos chinos (Huawei y -aunque es el pez pequeño- ZTE, que está en el mismo saco).

Como amantes de la tecnología y de la libre competencia sólo podemos lamentar este triste curso de los acontecimientos. Incluso aunque finalmente las sanciones de la administración Trump se suavicen -o se desvanezcan, como ha ocurrido tantas veces a lo largo del mandato del mediático presidente norteamericano, el daño realizado a Huawei es probablemente irreparable.

¿Que desaparezcan los competidores es bueno para Apple?

Es fácil pensar «uno menos, a ver si el próximo es Samsung», pero esa es la forma equivocada de enfocarlo. La competencia hace que Apple se esfuerce más, y mejor.

En los últimos años hemos tenido suficientes pruebas sonrojantes de relajación por parte de Apple como para pensar cómo sería si desapareciera la competencia real. Los fabricantes, chinos, coreanos o europeos, hacen que la tecnología avance, y capacidades que ellos incorporan en sus terminales aparecen en productos de Apple al año o a los dos años.

Y luego está la política de precios. La competencia obliga a Apple a pensar en un marco determinado de precios, algo que -sin la referencia de otros fabricantes presionando- podría «desorientarse».

Como dijo Steve Jobs cuando comunicó que Microsoft iba a invertir en Apple, hay que olvidarse de la noción de que para que Apple gane los demás tienen que perder. Y menos de esta manera, por causas ajenas (obviamente no sabemos los méritos de la acusación de Trump, pero nos resulta tremendamente conspiranoico y lo que sabemos seguro es que Huawei es una «presa pequeña» cuando se observa el marco de importaciones/exportaciones entre Estados Unidos y China).

Sólo uso Windows cuando es absolutamente necesario, o cuando me obligan las circunstancias. Pero me alegro de que haya Windows para todos aquellos que no les gusta el Mac.

De igual manera, desde el iPhone 3GS no he tenido otro teléfono, pero me alegro mucho de que haya Samsung, Huawei, Nokia,… ¡hasta Blackberry! para todos aquellos que buscan otra cosa, sea precio, tamaño, peso, impermeabilidad…

Me gusta la diversidad, y creo en la competencia y este tipo de situaciones me hacen sentir vergüenza ajena y pena por tantos trabajadores inocentes que van a pagar los intereses de la «macroeconomía».

Y pido perdón por hablar de cosas que no entiendo. Pero así lo siento.

¿Vosotros qué pensáis?

 

¿Es bueno para Apple que Huawei desaparezca?
¿Es bueno para Apple que Huawei desaparezca?
¿Es bueno para Apple que Huawei desaparezca?
In this article

Join the Conversation

9 comments

  1. Mandibul

    Sin querer sacar conclusiones, mis impresiones sobre este tema son:
    – China es un competidor desleal. Una asquerosa dictadura comunista.
    – Seguro que algo de la amenaza de espionaje es cierto porque esa gentuza está permanentemente viendo cómo desestabilizar a Occidente para fortalecerse.
    – Las políticas proteccionistas de Trump son perniciosas. Tanto para su actividad comercial como para la global.
    – En general, creo que Trump está ganando en su lucha por prevalecer sobre China (o meterla en cintura).
    – Huawei es una cabeza de turco (con las manos más o menos manchadas, no se sabe) pero no deja de ser uno de los mil tentáculos económicos y tecnológicos de los que se sirve el régimen chino.
    – Yo apostaría a que no va a haber una respuesta del mismo calado (China cierra la fábrica de Apple o algo así). Supongo que tratarán de dar otro tipo de batalla. Pero como digo, creo que Trump va ganando a Jinping.

    1. rosuna

      Estoy básicamente de acuerdo con Mandibul.

      Aquí la pregunta clave es si es cierto lo que los americanos dicen de Huawei. Imagino que han aportado pruebas contundentes a sus socios occidentales, lo que explicaría la rapidez con la que todos han seguido la iniciativa de Trump. A algunas empresas les beneficia la desaparición de Huawei, pero a otras (suministradores) no tanto. A pesar de todo, la respuesta ha sido concertada. Muy seria ha tenido que ser la acusación y muy contundentes las evidencias.

      Desde hace mucho había rumores de dispositivos con chips de Huawei que enviaban cantidades masivas de datos a no se sabe dónde. Podía ser una campaña orquestada, pero eran testimonios aislados muy variados. Los servicios de inteligencia americanos se pondrían a mirar, imagino.

      La acusación, si está bien fundada, tendrá un peso enorme en las negociaciones comerciales China-USA, cuyos resultados se extenderán a Europa, que colabora entre bastidores con USA, según parece.

      Y no creo que esto sea un capricho de Trump. Venía de atrás. Quizás el millonario neoyorquino es más lanzado o más agresivo, pero estos problemas de seguridad, abusos de los chinos, robo de propiedad intelectual masivo, espionaje a gran escala, etc. vienen de muy atrás, debieron cortarse antes, y si no se les pone freno vamos a tener problemas muy serios con el monstruo asiático en muy poco tiempo.

  2. Queimacasas

    Es increíble como sin haber visto ninguna prueba directa dais la razón al país que ha construido Prisma …

    De hecho, Trump ha dicho que si llega a un acuerdo COMERCIAL con China retira la sanción a Huawei, entonces ¿espía o no espía Huawei?

    1. rosuna

      Parece que hay de las dos cosas, y una no quita la otra: problemas de seguridad por los que Huawei no podría vender equipamiento para infraestructuras de redes (y esto creo que no lo van a recuperar), además de distintos enjuagues financieros fraudulentos, y el tema de fondo de la guerra comercial (cada día que pase con ese acuerdo sin firmar más crudo lo tendrá Huawei).

      1. Queimacasas

        No es el *tema de fondo* de la guerra comercial, es la GUERRA comercial
        No son «las dos cosas». Hay *tres*: la guerra comercial, si los cacharros marca Huawei espían y si los empleados de Huawei espían/corrompen a los empleados de las empresas yankis
        La primera y la tercera son seguras, pero la clave es la segunda, es la que Trump proclama para provocar el veto y no hay pruebas

        1. rosuna

          Una cosa es la guerra estrictamente comercial, y otra cosa es la lucha por la hegemonía, o al menos y de momento por el ascenso de China al nivel de superpotencia económica y militar.

          En ese contexto la guerra comercial es solo una parte, y se entiende que USA desconfíe de los dispositivos fabricados por su «enemigo», que pueblan las infraestructuras de comunicaciones de todo el mundo, pero que iban a dominar las del futuro (redes 5G). Así de entrada, es perfectamente lógico que echen a Huawei de todo lo relativo a la seguridad en Occidente. Por otro lado las pruebas son para los juicios, y aquí lo que hay es una pelea. Algo serio deben tener cuando Huawei y sobre todo China se lo ha tragado sin decir ni mu, y todo el mundo (no solo USA) ha saltado como un resorte. Una mera guerra «comercial» entre USA y China no explica todo lo que vemos.

          1. Queimacasas

            obviamente son cosas distintas, pero son causa-efecto, así que hay que entenderlas/analizarlas conjuntamente.
            La seguridad en Occidente le importa una mierda desde que ha dicho que si hay acuerdo comercial deja entrar a Huawei
            Las pruebas para los juicios, justo, juicios públicos, pero Trump ha condenado directamente sin juicio. Te acuerdas de las armas biológicas de Saddam Hussein? pues eso

    2. Mandibul

      Pruebas no hay en ningún sentido, como es natural.
      Pero que Trump sea un fantoche no hace a los chinos probos comerciantes honrados.
      Huaweii es una pieza en la partida de ajedrez.

      Y por si todavía quedan dudas, y sabiendo qué es cada uno, si tengo que elegir, me voy con los U.S.A. siempre.

      1. Queimacasas

        Déjame que dude que sea mejor que a nosotros, simples mortales, nos espíe un amigo que un enemigo