El negocio de Apple ya no crece como esperaban, y las condiciones no van a cambiar en el corto plazo. La única manera de que Apple siga siendo Apple es que innove. Es fácil fiarlo todo a nuevos productos (como el coche que está preparando), pero también podemos mirar productos que ya tiene disponibles y que tienen enormes márgenes de crecimiento.

Este articulo es continuación de ¿Qué vas a hacer, Apple? (parte 1)

Vamos a repasar las oportunidades que Apple tiene disponibles (algunas son ya eternas promesas)

Siri oh Siri

Siri es fantástico. Funciona muy bien en lo que hace, casi siempre. Pero… ¡hace tan poco! y sobre todo, avanza tan despacio que parece que no se mueve. Además, diga Apple lo que diga, Siri es uno de los pocos flancos en el que es sistemáticamente machacada por las comparaciones con la competencia (junto con Mapas).

Durante 2019 Apple necesita mostrar avances en las capacidades de Siri, y no me refiero a que se le puedan preguntar los resultados de un campeonato de Halterofilia (por más respeto que me merezcan los seguidores de tan noble deporte).

Hay tantas áreas en las que Siri podría mejorar que dudo si merece la pena intentar enumerarlas. Para empezar por lo que más me frustra, si le pregunto algo a Siri no quiero que me muestre los resultados en pantalla. Quiero que me los lea, porque para eso es un asistente de voz. Si le pregunto dónde está Igualada, no quiero que me diga «esto es lo que he encontrado» y se calle. Quiero que me diga en voz alta y me de la oportunidad de decirle si quiero que busque otra cosa.

(A veces lee los resultados de las búsquedas, especialmente si se refiere a comercios (restaurantes, tiendas, etc.) pero como la información de Mapas en tan deficiente, muchas veces se convierte en una especie de broma pesada)

Siri necesita profundizar en sus capacidades de diálogo (interacción) con el usuario, Necesita poder leer los resultados y necesita ampliar la capacidad de ejecutar acciones con esos resultados.

Además, Siri necesita poder tomar el control de todas las aplicaciones del sistema operativo, para que de verdad sea un asistente que permite manejar el iPhone sin tocarlo. Siri necesita terminar con la frase «En estos momentos no puedo hacer esto que me pides».

Por terminar con lo obvio, Siri necesita ampliar sus capacidades de «deducción». Me parece inasumible, después de tantos años, que si no le dices a Siri las cosas exactamente como las tiene programadas sea incapaz de extrapolar. Un caso con el me tropiezo frecuentemente es con el de los contactos de la Agenda. Según como los haya introducido, a veces nombres y apellidos no están colocados en el campo correcto. Pedir que llame a una persona y decirme que no lo encuentra en mis Contactos es tremendamente frustrante. Por no hablar de cuando te devuelve un resultado duplicado y te lee los dos de la misma manera (¿quieres que llame a Alf de faqmac o a Alf de faqmac?) y no hay manera de indicarle que elija uno, a menos que lo toques con el dedo.

Por ponerlo en perspectiva, recordemos cuando nos parecía gracioso que Siri respondiera a peticiones del tipo «Cuéntame un chiste» o «Eres hombre o mujer». Hoy en día la expectativas están mucho más avanzadas, pero Siri no las ha acompañado.

En resumen, y no hay negrita que pueda remarcar suficientemente lo importante que me parece, en 2019 Siri tiene que hacer avances significativos.

Servicios en la nube

Uno de los aspectos que Tim Cook ha resaltado como crucial en su estrategia de crecimiento es la división de Servicios (que agrupa iTunes Music, iCloud, Apple Pay, etc.) Es una división que crece enormemente año tras año, a medida que se van ocupando nuevos mercados y se van captando nuevos clientes. Pero de igual manera, hay un potencial de crecimiento gigantesco no por mera expansión sino por ampliación de servicios. Es verdad que Apple no el tipo de empresa que se lance a lo loco a ofrecer cosas (como si fuera un banco que vendiera jamón por internet, ya me entiendes) pero si Apple (teniendo la base de ApplePay ampliara sus capacidades de financiación, podría ocupar espacios que hasta el momento están reservados para los bancos. Podemos recordar aquí la patente del «banco social» que obtuvo hace cinco años.

2019 tiene que ser un año interesante para Apple en el área de nuevos servicios.

La incógnita de la Realidad Aumentada

Cada vez que le preguntan a Tim Cook sobre la realidad aumentada, responde lo mismo: el impacto de la Realidad Aumentada (AR) es «profundo». De momento sólo él sabe qué quiere decir con ello, porque la realidad es que el usuario de iPhone en general no ha notado nada especial en su vida porque los dispositivos de Apple puedan utilizar esa tecnología.

Parece claro que le corresponde a Apple liderar ese cambio llevando las aplicaciones de la realidad aumentada a la vida cotidiana, más allá de lo que teóricamente puede hacer o cómo se puede usar.

Es cierto que Apple sale con la ventaja de la ingente base instalada de dispositivos que ya pueden utilizar la realidad aumentada, pero de momento, por ser generosos, lo llamaremos un «gigante dormido». Es posible que -llegado el momento- descubramos que nos cambia la vida, pero por lo visto hasta ahora, podemos meterlo dentro de las tecnología «suflé» que se hincharon tanto que parecían que iban a marcar un antes y un después para deshincharse igual de rápido ante la indiferencia del público (como la televisiones curvas, las gafas inteligentes,…)

2019 podría ser el año en que la realidad aumentada se materialice en algo más que aplicaciones marginales y el sistema operativo del iPhone lo incorpore como una forma de mejorar toda la experiencia.

AppleTV Channel

Con el conflicto de tener ya ocupado el nombre de AppleTV en un producto físico, el canal de contenidos audiovisuales en que está trabajando Apple tiene pinta de ser capaz de añadir unos cuantos miles de millones de dólares a los resultados de la empresa de Cupertino. Lejos quedan ya las sensaciones de timidez a la hora de iniciar la estrategia de contenidos, con noticias erráticas sobre series que no acababan de ponerse en marcha.

A lo largo de los meses las contrataciones de profesionales, acuerdos con productoras y directores y protagonistas que participarán en la creación de contenidos para el canal de Apple caen como una catarata, acumulándose y dando una auténtica dimensión de la apuesta de Apple.

A los Netflix, HBO y Amazon Prime pronto se van a sumar Disney y otros estudios que también pugnarán por una suscripción. Se dice que Apple ha puesto un presupuesto inicial de mil millones de dólares para crear contenidos, pero si la ocasión lo requiere perfectamente podría ampliar ese presupuesto para conseguie el favor de los suscriptores.

Sinceramente, al principio pensaba que Apple ofrecería el canal de manera gratuita como «incentivo» para la compra de sus dispositivos (al estilo de iMovie, GarageBand, Pages, Keynote, Numbers,…) . En estos momentos, visto el tamaño del esfuerzo dudo que sea un canal gratuito y me inclino a pensar en la misma estrategia de iTunes Music: un periodo gratis (un mes, por ejemplo) y luego una suscripción anual de entre siete y diez dólares. Además, paquetes de oferta con iTunes Music e iCloud, de manera que la suma de paquetes redunde en un precio menor por cada cosa.

En cualquier caso, un anuncio relacionado con su canal de contenidos de suscripción no creo que ocurra hasta después del verano, dado que la mayor parte de los proyectos aprobados están en periodo de casting o preproducción. Probablemente será la (otra) gran estrella en el evento de presentación de los nuevos modelos de iPhone.

Innovación

Lo miremos como lo miremos, la única salida que tiene Apple para seguir pisando con pie firme en el que tanta gente quiere verla tropezar (y si es posible, caer) es aumentar la apuesta por la innovación.

No me cabe duda que Tim Cook ha cursado órdenes de aceleración de todos los proyectos que tuvieran en marcha y que tengan buenas perspectivas comerciales. Del «lo presentaremos cuando esté listo» habrán pasado a «lo presentaremos cuando esté listo… pero cuanto antes».

Seguro que en la agenda semanal hay un seguimiento más directo de la evolución y fecha tentativa de conclusión para ver si se puede tener un año 2019 en el que se demuestre con hechos que Apple sigue teniendo la vocación, el compromiso y la misión de innovar como nadie había pensado.

Por supuesto, la primera piedra de este 2019 será el Mac Pro…

Vosotros ¿qué pensáis?

In this article


Join the Conversation

12 comments

  1. Queimacasas

    Les queda también una rama abierta en el posible iPadOS … así como en el iPhone tienen modelos diferenciados en tecnología pero comparten procesador con un rango de precio del 20% en el iPad no comparten procesador y la diferencia de precio es del 60%.
    Va a haber que esperar a la probable presentación de marzo del iPad básico para ver por donde pueden ir los tiros, la gente preferirá el normal al Pro si las prestaciones son similares. Yo estoy mismamente en esa situación, voy a esperar una buena oferta a fin de mes del Pro, pero como presenten el iPad normal con A12 en marzo ….

  2. rosuna

    En este artículo se señalan otros dos puntos negros de Apple, que vive del cuento según el cual son muy innovadores pero que fallan en el desarrollo de tecnologías básicas.

    La descripción de las limitaciones de Siri es muy correcta. Yo no lo uso porque es enervante: no se entera de nada, cuando se entera resulta que no puede hacer lo que le pido o hace otra cosa. Hay que recordar una serie de órdenes exactas, o nada. ¿La solución de Apple? Que te dediques a diseñar tú una colección de instrucciones. Pero es una mala solución: tienes que imaginar una situación en la que querrías que Siri hiciera algo, antes de que esa situación se de; y recordar el comando cuando lo necesites. Además, el usuario acaba haciendo lo que debería hacer Apple: entrenar a Siri. Algo hacen rematadamente mal, porque Google (lógico) y Amazon (sorprendente) lo hacen mejor. Y los de Apple fueron los primeros. Ocasión perdida para siempre, porque será difícil volver a atraer la atención sobre Siri de muchos usuarios que, simplemente, lo hemos desconectado.

    Los Mapas son otro desastre, desde el primer día hasta hoy. Para según qué cosas pueden ser suficientes, pero en otros lugares o para otras necesidades pueden llegar a ser un desastre. El usuario, que sabe esto, pasa de usarlo y dedica su tiempo a Google Maps. Esta es otra metedura de pata seria. El “lo presentaremos cuando esté listo” es otro cuento. Puede que se aplique al hardware (aunque sería muy discutible, porque el Apple Watch original era un desastre tal y como salió al mercado), pero no al software, y Mapas es un buen ejemplo.

    Y hablamos de herramientas de un sistema operativo moderno que, en teoría, debería estar ayudando a Apple a justificar sus descarados sobreprecios. Pues mira, lo contrario.

    La verdad es que los márgenes de Apple son insostenibles, hagan lo que hagan, porque no pueden innovar mucho ni en todas las direcciones constantemente. Hay momentos en los que tienes algo que, en conjunto, es diferente, o netamente mejor. Pero eso ya pasó hace mucho en los ordenadores y hace menos en los móviles. Cada vez más las diferencias serán de matiz. Podrán tener precios mayores, y hardware algo más cutre (en las tripas), pero no tanto como hasta ahora. No les queda otra que ajustar precios, mejorar la calidad (hardware y software) y tratar de seleccionar hacia dónde dirigen sus esfuerzos innovadores.

    En cuanto a Jobs, cuidado porque entre 1998 y su muerte en 2011 trató de buscar el producto que le hiciera una estrella (a él). Siempre buscó eso. Más que inventar, reconocía el potencial de una idea y se la apropiaba (y a veces este reconocimiento no era rápido). En toda su carrera dio con la tecla pocas veces. En realidad, solo con el Mac original (fue un fracaso inicial por problemas de hardware), con el sistema operativo Open Step (otro fracaso comercial) y con el iPhone (esto sí fue su gran éxito inmediato). El resto fueron derivados de esos inventos. También metía muchísimo la pata. A lo que voy es que no es tan fácil dar un pelotazo (Jobs solo dio dos en su vida, y el primero no lo disfrutó).

    Lo que le queda a Apple es diferenciar sus productos para poder pedir un precio mayor por ellos. En parte lo hace con publicidad y marketing y en parte con innovaciones, casi siempre pocas y de detalle. De ahí que no se puedan mantener sobreprecios desmesurados mucho tiempo. Y no se enteran. Los Mac están perdiendo el terreno que ganaron hace 10 años (por caros, por especificaciones cutres y no competitivas) y los iPhone/iPads están entrando en esa misma fase de un tiempo a esta parte.

  3. piter_parking

    El problema que tiene apple, y que te das cuenta a medida que va sacando sobre todo nuevos servicios, es que quiere abarcarlo todo, para no destacar en nada.

    -Los mapas, siguen siendo poco fiables.
    -Apple Music, sigue siendo peor que la competencia.
    -Siri, aún habiendo sido de los primeros asistentes destacables, se ha quedado muy atrás.
    -Donde los dispositivos de apple tenían la mejor cámara, ya hace años que no es así, se han dormido en los laureles.
    -Antes apple era la que marcaba la innovación y diseño, de nuevo, dormidos en los laureles frente a los chinos que están dando buenas lecciones de como se construye y diseña un dispositivo, además de aportar tecnologías innovadoras, como la huella bajo la pantalla, altavoces integrados en el frontal, procesado fotográfico de primer nivel…

    Es lo que le pasa a apple, que está perdiendo la fuerza del empujón que le dio Jobs, la inercia se va perdiendo y se está viendo que realmente Jobs era quien sabía lo que hacer con la marca para seguir en lo más alto.

  4. Mandibul

    Además de iCloud, Siri, mapas y demás que comentáis, a mí me llama la atención uno que está relacionado con todos ellos y el concepto que quiere vender de que el ecosistema Apple te complemente y facilite la vida: Quicktime.
    Un reproductor multimedia que ya no es más que un icono en el launchpad. De la miríada de formatos de audio y vídeo que hace lustros se han estandarizado no soporta ninguno, ni siquiera la piedra angular del vídeo MKV.
    Como Quicktime es el único reproductor que soporta AppleTV. Como Homepod no tiene ni una maldita entrada física. Como todo tiene que pasar por la nube. Todo el fondo audiovisual que tengas, tiene que ir fuera del puñetero ecosistema o ponerte a montar mil historias físicas y virtuales… y ni aún así.

    Por otra parte, hablando de la Empresa, no creo que estemos ante el principio del fin ni nada de eso. Apple se pasó una década rompiendo estándares y revolucionando -o simplemente fundando- mercados. Pero ahora esos mercados han madurado y Apple es uno más en la carrera (en primera, segunda o quinta posición). Si sólo siguiera la evolución de los mercados, su cotización en bolsa se iría ajustando. Pero, de ahí a desaparecer…
    Anda que so se habrán reído en esta web los vetero-maqueros por las chorradas de Microsoft y ahí la tienes, vivita y coleando.

    Eso sí -y estoy de acuerdo con Alf- el enfoque innovador de Apple permite esperar de ella más noticias que de la competencia.

    Saludos.

    1. rosuna

      En efecto, los formatos audiovisuales son otro problema en el entorno de Apple. Una restricción absurda sin ninguna ventaja a cambio, que sepamos.

      No es que Apple vaya a desaparecer de la mañana a la noche, es que o ajusta precios y especificaciones, o entrará en una rápida decadencia. Esto ya pasó en los años 90. Esta vez sería más rápido el desastre porque está la fenomenal competencia china.

      Microsoft nunca ha tenido excesivos problemas para ser rentable, eso sí, ha tenido que renunciar a controlarlo todo, y ha perdido totalmente la batalla de los dispositivos móviles, parece que para siempre. Pero pueden desarrollar aplicaciones y servicios que funcionen en iOS y en Android. Seguramente han pensado que, de todos modos, los márgenes en el hardware se van a desplomar, que es precisamente lo que yo creo que va a pasar. Lo mismo debe estar pensando Google («Que fabriquen maquinitas ellos, los asiáticos… nosotros a lo nuestro»). Pero el modelo de negocio de Apple es distinto, porque está en el hardware, o servicios que funcionan en «su» hardware. Esa es la gran diferencia.

      Microsoft y Google (o Facebook) no compiten con nadie en sus respectivos campos, y les da igual quién «gane» en la guerra del hardware. Apple está metida de lleno en una guerra, y su estrategia consiste en buscar formas de diferenciar sus productos para justificar mayores márgenes. Que les pille confesados.

  5. Alberto Lozano

    Salud es la respuesta.
    So far, so easy.

  6. Alquimista

    El error de Apple es creer que compramos sus productos porque son lo más guay del universo aunque cuesten un riñón, y no, no es así.
    No compramos iPhones, compramos iOS.
    No compramos Macintosh, compramos MacOS.
    Y compramos iOS y MacOS porque seguimos pensando que son mejores que Android y Windows, pero que nos den la oportunidad de usar iOS y MacOS en hardware no Apple que cueste la mitad y verás cuántos microsegundos tardamos en hacerlo. Eso si, dios no lo quiera, no acabamos hartos y nos lanzamos al fuego de Android y Windows de una puñetera vez.
    Cuando sacas algo nuevo en hardware tienes ventaja durante unos [pocos] años, cada vez menos. Si lo que te diferencia es el software y es lo único que no te pueden copiar DÉJATE DE SEGUIR PELEANDO por algo en lo que no puedes ganar. La guerra del hardware está perdida.
    Así que, en mi humilde opinión, Apple debería gastar sus recursos en aquello que sabía hacer bien: SOFTWARE. Y ahora, además, servicios. Y que los puñeteros chinos y coreanos se encarguen del hardware.
    (Es más, se me ocurre ahora según escribo: ¿por qué no desarrollar y vender sus procesadores Ax a los fabricantes para que fabriquen “sus iPhones”? Sería un control de mínimos del hardware. )
    A Microsoft le ha ido bien con el cambio, ¿por qué se empeña Apple en seguir peleando contra molinos de viento?

    1. rosuna

      El problema es que tampoco está ya claro que Mac OS sea mejor que Windows (10) o que iOS sea mejor que Android. Y si es mejor, las ventajas son marginales, y sobre todo relacionadas con la integración de los distintos dispositivos de Apple (WatchOS, iOS, MacOS). Otra de las poderosas razones para seguir con Mac OS o iOS es simplemente, la costumbre, los hábitos y las pocas ganas (e incentivos) en pasar a algo tampoco mejor pero diferente.

      Microsoft vende aplicaciones y servicios, Google (y otras) trapichean con los datos, pero Apple siempre, siempre, siempre ha vendido el software dentro del hardware, buscando reforzar la experiencia de usuario por esas dos vías complementarias. Si no hubiese hecho eso Microsoft se la habría comido viva, como hizo con otras. Si no desarrollara software propio Huawei o Xiaomi se la comerían viva en pocos años. Apple es dura de pelar porque no es 100% hardware ni 100% software.

      Ahora bien, tienen que explotar a fondo sus ventajas, y sobre todo tienen que evitar un deterioro de su imagen, porque esa es la clave. Si los consumidores empiezan a verla como chapucera, carera, tramposa, abusona, etc. estarán jodidos, pero muy jodidos, en pocos meses. Al contrario, aunque su hardware no sea puntero (que no lo es en general), su software no sea netamente superior a las alternativas (tanto como para venderse solo) y sus precios sean más altos, si ofrecen una experiencia más completa, buenas prestaciones y buenos precios, la gente estará dispuesta a pagar.

      Pero no pueden vender un teléfono o un portátil al doble de precio que la competencia de similar hardware, ni pueden vender ordenadores con discos magnéticos de 5.400 rpm, ni ordenadores con SSDs internos de 128GB (y cobrarte 250 euros por meterle uno de 256GB), o cobrarte 700 por cualquier reparación (porque va todo integrado), o 75 euros por una batería (se tuvieron que bajar los pantalones), etc., etc.

      Han vendido mucho, pero la montaña de dinero que han ganado no se debe a las ventas sino a los márgenes: especificaciones muy cutres y precios muy altos. Y eso no puede sostenerse mucho tiempo. Demasiado les ha durado. Van a maximizar el beneficio inmediato como sea, a costa de lo que sea. Y así les fue en los 90 (ayudados por diversas meteduras de pata)…

      1. JGVia

        Ná. Sigo usando Windows en el trabajo, y en general ha mejorado muchísimo. Pero cuando falla, sigue fallando a su manera «retorcida». Aparte de que estéticamente sigue siendo más feo (y esto no es baladí), sigue teniendo una lógica interna endemoniada, que te rompe las *elotas cuando menos lo esperas.
        Mac OS falla a veces. Pero sigue siendo más racional y civilizado en esos momentos.

    2. JGVia

      Iba a añadir que «totalmente de acuerdo».
      Pero es solo una GRAN parte de la verdad: la experiencia de uso.
      Apple no es tan innovadora, en realidad. No hizo el primer ordenador personal, ni el primer ratón, ni el primer «mp3″… ni el primer reloj inteligente.
      Pero siempre ha innovad, o refinado la experiencia de uso.
      Uno de mis primeras admiraciones hacia Apple (primeros ’80) fue que el ratón se enchufaba al teclado. ¡Qué mejora tan simple!
      La ergonomía del iPad, en general.
      El uso también hizo mucho por los iPod.
      Y algunas funciones a nivel hardware: poder montar un disco de un mac como externo en otro ordenador, poder arrancar desde un disco externo (bueno… esto quizá es más una cosa que limita Microsoft. Pero vale).
      Y sí, como gran ejemplo y el de más peso, los sistemas operativos. Por supuesto. (Y no quitaría una coma de lo escrito por ti).

  7. Alquimista

    Por razones puramente técnicas iOS es infinitamente mejor que Android -y en esto maese Lozano te podrá dar cuantas explicaciones necesites, no todo son iconitos-. Ya sé que Google está preparando un post-Android mucho mejor, y totalmente propietario, pero entonces ya veremos.
    Internamente macOS es UNIX, sólo por eso ya es mucho mejor que Windows. Trabajo a medias con Mac y con Windows 10 y sí, sigue siendo mejor. Windows sigue teniendo rarezas propias de Windows 98…
    Pero como sigan descuidándolos y pensando sólo en adelgazar 1/2 mm el nuevo iPhone acabarán mal, muy mal.

    Y sí, claro que apple siempre ha hecho su propio hardware, y siempre le ha ido bien así, pero porque no había competencia, nadie tenía capacidad para emular los Mac a mitad de precio. Sony lo intentó y a final abandonó: salían casi más caros que los propios Mac. PEEEEREERO, llegaron los chinos y su infinita capacidad de fabricar casi cualquier cosa en cualquier cantidad a bajo precio y además han aprendido y ya ni siquiera nos necesitan para fabricar preciosas máquinas… pero no tienen software, no tienen ni Windows ni macOS. Por eso digo que la batalla del hardware está perdida frente a los chinos. Y que deben centrarse en lo que son únicos: software. Sistemas Operativos y servicios. Porque cualquier hardware que inventen tardará menos de cinco años en ser clonado por los chinos.

    1. rosuna

      Hoy los chinos tardan menos de cinco… meses… en clonar cualquier cosa, pero es que además te la mejoran, o le reducen el precio a la mitad, dejando a Apple con el culo al aire. El último caso: los AirPods. Hagan lo que hagan, no van a poder mantener ese precio.

      Yo a lo que voy es que Apple no debe abandonar el hardware, que forma parte de su experiencia de usuario, sino que no puede imponer enormes márgenes ahí. Tiene que vender «su» hardware, y quizás más caro, pero las diferencias actuales no las van a poder sostener. Eso implica cambiar el «modelo» de negocio (sacar el dinero de otro lado), cosa nada fácil. Ellos no venden Pages o Garage Band o Fotos, te lo cobran al comprar la máquina (la que sea). Dudo que pudieran sacarles dinero de otra forma, la verdad. Ese es el modelo que ya no funciona, porque la gente no percibe que estén pagando más por algo en proporción mejor o más completo, o no les interesa. Por eso tratan de vender cada vez más, cobrado aparte, servicios (iCloud, Music, AppleTV). En definitiva es un problema de equilibrios: si encuentran una fuente de ingresos alternativa al hardware podrían ajustar más los precios de este. Si no la encuentran van a tener un problema gordo. Vamos, lo están teniendo desde hace meses (primero en los Mac, ahora ha llegado el turno de los iPhone). Entiendo que no es fácil, y creo que al final la cosa pasa por reducir márgenes y rentabilidad, que no lo van a poder resolver de otra forma. Por las buenas (bajas precios y mantienes cuota) o por las malas (no los bajas y tus ventas se hunden).

      Para los informáticos la superioridad teórica de iOS sobre Android puede ser motivo suficiente para decantarse por uno, y lo mismo pasa con Mac OS frente a Windows. Pero hablamos de mercados con millones de usuarios. Para ellos, sí, todo son iconitos. Ven que con un sistema operativo puedes hacer lo mismo o más que con otro, y más rápido, y más barato, y les importa un pito las razones. Y hacen bien. El Mac OS puede ser muy avanzado en teoría, pero después resulta que Apple te vende un iMac con un disco duro lentísimo y poca RAM y el sistema se arrastra desde que lo sacas de la caja (lo mismo con los iPhone y su escasa RAM), o resulta que Apple no da soporte a las últimas versiones de OpenGL y algunos desarrolladores se marchan, por lo que no tienes el programa que necesitas en Mac, etc. Y no digo que el Mac OS o el iOS no sean teóricamente superiores, que puede que lo sean. Pero y qué.