El anuncio de que las ventas del trimestre no han ido como Apple había previsto no significa que la empresa de Cupertino esté en problemas, sino que tiene adaptarse a una nueva realidad que no va a cambiar en un futuro inmediato. Así que la pregunta persiste ¿qué va a hacer Apple para seguir liderando el mercado?

La nueva realidad parece clara: el mercado de teléfonos inteligentes (smartphones) ha llegado a su madurez. Ya no quedan más nichos o países por alcanzar, y las esperanzas puestas en los países en vías de desarrollo, por su propia naturaleza, son, por decirlo suavemente, irregulares -un año pueden ir estupendamente y al siguiente sufrir una caída tremenda- porque sus economías están sujetas a unas tensiones inherentes al concepto “en vía de desarrollo”.

Además, esa madurez se nota en que los dispositivos son suficientemente buenos como para que el usuario no sienta la necesidad de reemplazarlos cada pocos años, aunque eso suponga renunciar a los Memoji o a los últimos avances en la cámara de fotos. Además, si como se ha podido comprobar, Apple ofrece la posibilidad de renovar la batería a un precio razonable, millones de usuarios prefieren alargar la vida del teléfono que ya tienen y posponer la renovación.

Recordemos que, según las propias cifras de Apple, lo normal es que cada año se reemplacen dos millones de baterías (al abusivo precio que Apple las cotiza) y que con el precio de “oferta” que ha tenido hasta final del año pasado ha cambiado unos once millones de baterías. Queda expuesto el motivo por el que Apple utiliza el precio para desincentivar el reemplazo de baterías. Hay una cantidad enorme de usuarios satisfechos con las funcionalidades de sus dispositivos actuales. También se explica la proliferación de tiendas que realizan ese cambio a precios más asumibles.

Como ocurre con el mercado del iPad, cuando antes los usuarios de iPhone cambiaban de dispositivo cada año o par de años, asombrados por los avances tecnológicos de un modelo a otro, ahora ya no sienten ese impulso por más que la cámara haya aumentado un par de Megapíxeles o se puedan crear acciones que ejecuten diversos programas (Stacks). Los ciclos de renovación de iPhone se van alargando y Apple necesita asumir esto.

Sin embargo, Apple tiene que mantener su posición relevante. Es cierto que llegará un momento en que la velocidad de procesamiento del teléfono ya sea irrelevante porque las ganancias serán imperceptibles para el usuario común. O que ya no tenga sentido añadir más megapixeles a la cámara porque tampoco habrá impresora capaz de trasladar ese detalle o televisión 8K que muestre esa definición. Pero todo el mundo (competencia incluida) mira a Apple para que encuentre qué nuevas cosas que nadie había pensado se pueden incorporar a la experiencia de computación móvil para revolucionar la experiencia -aunque sólo sea ese cosquilleo de que el iPhone haga cosas increíbles que nunca antes se habían visto-. Apple tiene que seguir innovando.

De momento las acciones que Tim Cook ha mencionado como “plan de contraataque” se pueden calificar de “blandas” y que probablemente tendrán poco impacto a la hora de convencer a usuarios que siguen contentos con su teléfono de que compren uno nuevo. Cosas como la recompra de terminales, teniendo en cuenta el bajo precio que Apple ofrece por ellos, o la transferencia de contenidos, cuando existe la copia de seguridad en iCloud, etc. no creo que vayan a atraer a millones de personas a las tienda Apple para comprar allí su nuevo teléfono (hablo desde mi experiencia europea, es posible que en EEUU la cosa sea diferente porque… bueno, todo es diferente).

Otro tema que ha saltado a la prensa es que van a restringir las contrataciones de manera selectiva. Este tipo de medidas siempre me sorprenden porque normalmente indican una gestión poco rigurosa. Parecen inferir que actualmente se está contratando gente que no sería necesario contratar. Por aportar algunos datos, en 2018, Apple contrató a 9.000 personas y en 2017, 7.000 nuevos empleados se añadieron a su plantilla. Según el último informe presentado a la SEC, Apple da empleo a 132.000 personas, incluidas las que trabajan en las tiendas por todo el mundo. Así que a partir de ahora, las divisiones en expansión (servicios en la nube, coche, contenidos, realidad aumentada -mi idea de las divisiones “calientes”) seguirán incorporando gente y el resto de las divisiones tendrán que justificar por triplicado por qué necesitan incorporar más gente.

Aún así, es normal que Apple aplique medidas para controlar el gasto, por lo menos hasta que se compruebe que se vuelve a tener una idea tangible del nuevo escenario de ingresos y beneficios. Probablemente la expansión de tiendas Apple también se revisará y es posible que algunos desarrollos se detengan y otros se espacien en el tiempo.

¿Y los precios?

Todo el mundo (clientes, competencia, medios de comunicación) gustaría de ver que Apple baja los precios, cada uno por sus propias razones. Sin embargo, eso está fuera de la lista. Primero porque el problema de Apple no es que sus productos sean demasiado caros, en el sentido de que le falten compradores. Recordemos que lo que ha hecho es corregir la previsión de ingresos, de 89.000 millones de dólares a 84.000 millones de dólares. O sea, que siguen vendiendo una cantidad increíble de dispositivos en todas sus divisiones. Simplemente se pasaron de optimistas y no tuvieron en cuenta algunos factores (como el mencionado de las baterías o de la desaceleración en China).

Así que, por mucho que la gente diga que Apple se pasa con los precios, la realidad es que sigue habiendo millones de personas que piensan que el iPhone -sea el modelo que sea- vale lo que cuesta.

Además, bajar el precio equivale a rebajar el margen, pero no garantiza que vayan a vender más unidades. Podría darse el caso de que vendieran las mismas, porque todos los que quieren un iPhone ya están comprando un iPhone (sea al contado o a plazos).

Además bajar los precios de los modelos de iPhone sería un duro golpe a la imagen de Apple. Por un lado, decenas de millones de usuarios de productos Apple se sentirían robados, abusados, porque Apple finalmente reconociera que estaba cobrando “demasiado”. Por otro, Apple trasmitiría la imagen de que se rinde y es incapaz de mantener el valor añadido y diferencial que durante esta década le ha convertido en la empresa de referencia en tantos campos. En resumen, Apple estaría acabada.

Bajar precios es la estrategia de los perdedores (que cuenten los fabricantes de ordenadores qué tal les ha ido esa estrategia). Si alguna vez Apple baja precios para vender más, es que está a punto de desaparecer.

Además, recordemos que los modelos de iPhone se trabajan a tres años vista. El primer año para definir la tecnología que incorporarán, el diseño que tendrá, la cantidad de modelos que saldrán, etc. El segundo para prototipos y pruebas de campo y el tercero para producción. Es decir, Jonathan Ive tiene está diseñando en su mesa el “teléfono” que saldrá en octubre de 2021 y Phil Schiller está probando el teléfono que podremos comprar en 2020. Silenciosamente, en estos momentos se están fabricando las piezas que conformarán el teléfono que se venderá dentro de nueve meses.

Los rangos de precios y modelos que van a tener los teléfonos de este año y el que viene hace muchos meses que se fijaron y con esa información se van a fabricar. Eso incluye la creación del slogan, la imagen de los anuncios,  el fondo de pantalla que va a tener… todo está ya decidido para este año y la mayor parte para el del que viene.

Claro que la evolución del mercado puede forzar a hacer algunos ajustes, pero para este año y el que viene ya tienen un margen de maniobra mínimo. Si quieres vender cincuenta millones de iPhone en tres meses, no puedes improvisar.

La pregunta sigue siendo válida: Apple ¿qué vas a hacer? ¿Cómo nos vas a entusiasmar?

La única manera con la que Apple puede mantener la relevancia es siguiendo el camino que le ha traído hasta aquí: la innovación. Sólo admirando al mundo con innovación conseguirá que sus dispositivos destaquen sobre las decenas de marcas diciendo que ahora su nuevo modelo es la auténtica revolución.

 

Este artículo continúa en ¿Qué vas a hacer Apple? (Parte 2)

In this article


Join the Conversation

12 comments

  1. Alquimista

    “Queda expuesto el motivo por el que Apple utiliza el precio para desincentivar el reemplazo de baterías.”
    Estos son los precios (precio final, mano de obra e IVA incluidos) de cambio de batería en Apple: https://support.apple.com/es-es/iphone/repair/service/pricing
    Teniendo en cuenta que una clónica sin garantía ya cuesta más de 20€, ¿de verdad os parece caro pagar 49€ por el cambio de batería de un iPhone 7?

    1. piter_parking

      es baratísimo que apple te joda la batería de un móvil de 1000€ y encima tengas que pagar tú el reemplazo. Gracias Apple.

      1. Alquimista

        ¿Pero tu que iPhones compras? Llevo 10 años usando móviles, y administrando muchos más de otras marcas, y nadie me ha jodido las baterías, simplemente hay un límite tecnológico que en los móviles es fácil de alcanzar. O pregunta a cualquier fotógrafo profesional cuanto le duran ‘sanas’ las baterías.
        Una buena batería se carga mil veces antes de degradarse seriamente, haz cuentas.

  2. rfog

    Yo me pregunto si “Bajar precios es la estrategia de los perdedores”, ¿qué es entonces subirlos de forma indiscriminada sin ofrecer nada reseñable a cambio respecto a lo del precio anterior? ¿De ganadores? Lo dudo. Más bien de sinvergüenzas estiradores del filón.

    1. Queimacasas

      La respuesta es cualitativamente clara: porque son más caros de fabricar

      Los detalles cuantitativos no son públicos, así que la discusión sobre las posibles posibilidades de precios es eterna

      Respecto a la bajada de precios, obviamente no creo que lo hagan sobre los productos actuales, y sí que es más probable con los productos que presenten este año, aunque eso también significaría que la obvia disminución de precios de los modelos actuales tan pronto presenten su sustituto será más acentuada también

      1. rfog

        No creo que sean más caros de fabricar los nuevos que el X del año pasado, el tema está en exprimir al máximo la teta antes de la caída.

        Respecto a la bajada de precios, si Apple la hiciera así sin más, de repente quitar los 200 euros de media de incremento, el mundo se acababa. 😀

        Pero sí, Apple en los productos de este año debe si no bajarlos, al menos estarse varios años sin subirlos nada de nada. Yo de todos modos, con el (X)omer (S)impson (MAX) Power ya he terminado con Apple por, al menos, tres años. Antes cambiaba todos los años, tanto iPad como iPhone, pero eso se ha acabado ya. El nuevo iPad de 11, será porque lo tengo con teclado, la batería se descarga casi igual tanto si lo uso como si no, el Pencil muchas veces lo despegas de arriba y está sin carga. Eso sin contar los discos híbridos y APFS y todos los problemas que da.

        El mayor problema de Apple es que ha entrado en el rango de empresa mierdocre, a la misma altura que las demás empresas, y por lo tanto esos precios premium dejan de tener sentido.

        En este momento llevo un Note 9 y no tiene nada que envidiar a los iPhone, y de hecho me gusta más y tiene más aplicaciones con un montón más de opciones (y no, el que tenga sistema de ficheros propio no es ninguna ventaja, sino al contrario).

        1. Opi2010

          “No creo que sean más caros de fabricar los nuevos que el X del año pasado, el tema está en exprimir al máximo la teta antes de la caída.”

          Los iPhone XS no son más caros que los del año pasado, han mantenido precios. Y el Xr mantiene un precio que está entre el del 8 y el 8 Plus, a quienes sustituye, y como corresponde.

  3. Pandoro

    Es que el problema justamente es que no ha habido innovación que justifique la escalada bestial de precios de estos últimos años.

    Sin innovación la estrategia perdedora es subir precios como han hecho hasta ahora, y por este motivo estamos hablando de ello.

    Por mi parte ya pueden innovar mucho para que pague 1600 euros por un iPhone, pero mucho muchísimo. En caso contrario va a ser que no, y por no tener dinero para comprarlo no será, porque una cosa es tener dinero y otra es malagastarlo.

  4. rosuna

    Estoy de acuerdo con Pandoro y rfog.

    Los iPhone no son más caros porque son más costosos: las especificaciones de hardware son cicateras, más propias de un teléfono de gama media que de uno de alta gama. La única innovación sustancial es el FaceID, que sí puede ser costoso, pero que no puede justificar por si solo esos precios (y además soluciona un problema de la forma más complicada posible).

    El problema de Apple son los precios, desmesurados, para unas máquinas que se han quedado detrás en todo lo importante (pantallas, duración de la batería, cámaras, RAM, capacidad de almacenamiento).

    No les queda otra que ofrecer iOS en terminales más baratos, es decir, la idea del Xr, pero a precio bastante inferior. Y para la gama alta, o innovan mucho o no podrán seguir vendiendo esos móviles a precio de portátil.

    1. Queimacasas

      Claro, sólo el Face ID
      – La mejor pantalla del año https://www.trucosapple.com/el-iphone-xs-max-gana-el-premio-a-la-mejor-pantalla-en-un-smartphone-de-displaymate/
      – La mejor cámara del año https://www.arturogoga.com/el-iphone-xs-es-la-mejor-camara-del-ano-segun-dpreview/
      – El mejor procesador (hace falta que ponga link de esto)

      Puede que DisplayMate y DPRview no sean muy objetivos. Pero si no es el primero es el segundo

      Creo que al menos deberías revisar tus opiniones

      1. piter_parking

        claro, yo también puedo crear un artículo e inventarme un emblema diciendo que mi tostadora tiene el mejor procesador del año. Manda narices.

        Pese a quien le pese, la mejor cámara del año está entre el Pixel 3XL y el Mate 20 Pro, absolutamente en todas las comparativas de cualquier comparativa de cualquier youtuber o medio, el iPhone queda por detrás de estos y muchos otros. Es una cámara que cojea escandalosamente en un montón de situaciones.