IBM compra Red Hat. Sin complejos a la hora de sacar la cartera

IBM ha anunciado la compra de la distribución de Linux Red Hat por la cantidad de 34 mil millones de dólares, el mayor desembolso de la historia por una empresa de software.

En 1994, un licenciado en informática de Carnegie Mellon publicó un nuevo proyecto: una distribución de Linux que llamó “Red Hat.” Veinticuatro años después,  el proyecto de Marc Ewing -y el negocio que se ha desarrollado alrededor de su software- ha sido comprado por 34 mil millones de dólares por IBM, en lo que ha sido mayor adquisición de software de la historia.

Aunque el acuerdo final no se cerrará hasta la segunda mitad de 2019, este anuncio significa la llegada de IBM como un actor a tener en cuenta dentro de la computación en la nube. Amazon Web Services, Microsoft Azure y la plataforma Google Cloud siguen controlando una mayoría del mercado para que IBM aparezca como competidor directo, pero si su nombre significa algo, ya es una empresa a tener en cuenta.

con Red Hat, IBM está comprando software que hará más sencillo que grupos de trabajo en empresas desarrollen sus ideas sobre proveedores de servicios en la nube. Parece que esta compra indica que el negocio de la nube finalmente ha atraído la atención de IBM y le permitirá desarrollar una estrategia de la que hasta ahora carecía

En 2010, en otra de esas citas que quedan para la historia de las meteduras de pata, o de aprendices de visionario, Sam Palmisano, por aquel entonces CEO de IBM descartó la computación en la nube en el entorno corporativo diciendo “No se puede hacer en la nube lo que nosotros hacemos”. Desde entonces, gigantes como Amazon, Microsoft, Google y Dell han ingresado miles de millones a través de sus divisiones de computación en la nube (cloud computing), mientras que IBM presentaba 22 trimestres seguidos de ingresos decrecientes, en el periodo que va de 2012 a finales de 2017.

Esta compra es el intento de IBM de poner un pié en el “cloud computing” después de ser la última en llegar a la línea de salida, aunque esto tampoco le garantiza que el futuro le depare algún tipo de relevancia en este campo.

El tiempo lo dirá

Via angellist

In this article

Join the Conversation