He oído de todo sobre el modo oscuro de Mac OS 10.14 Mojave, que gusta, que no, que no te puedes acostumbrar, qué está mal implementado...

Llevo trabajando con el modo oscuro desde el lanzamiento de Mac OS 10.14 Mojave para probarlo «en toda su miseria y esplendor» y en general no lo encuentro ni tan bueno ni tan malo. Pero sí he encontrado un tipo de ajustes específico para mi instalación.

Utilizo una pantalla muy, muy grande y para reducir la cantidad de iluminación que recibo utilizo un fondo de pantalla oscuro, casi negro lo que me permite trabajar más cómodamente. El problema que descubrí tras unos días con Mac OS 10.14 Mojave es que con un fondo oscuro, casi negro y el interfaz en modo oscuro, encontrar los elementos del interfaz, en la mayoría de las ocasiones, las ventanas, cuadros de diálogo, etc. era complicado y requería un esfuerzo adicional debido a que no hay un contraste entre el fondo y el elemento de interfaz en cuestión.

Así que al descubrir el tiempo extra1 requerido para localizar elementos en pantalla, opté por una estrategia diferente. En lugar de pasar al modo Claro, cambie el fondo de escritorio desde un casi color negro a un gris intermedio, lo suficientemente oscuro para no emitir un exceso de luz pero capaz de mostrar los elementos de interfaz por contraste.

Sigo pensando que el modo oscuro de Mac OS 10.14 Mojave tiene sus luces y sombras, pero al menos la usabilidad del mismo, con este pequeño cambio, ha mejorado bastante.

Notas

  1. Y muy molesto
In this article


Join the Conversation