Generalmente, cuando veo en mi lector de RSS, porque soy un señor antiguo, artículos en los que un señor@ cuenta que ha abandonado una tecnología o servicio de Apple y dando un portazo al salir me da mucha preñez, porque básicamente a quien le importa sus roñas.

Recientemente había renovado mi suscripción a Apple Music después de varios años, mientras había mantenido mi biblioteca musical de más de 300 GB en activo. El problema es que aún con 300 GB, el mundo se te queda pequeño y tampoco es cuestión ir cargado aquí y allá con un disco duro1 con tu biblioteca acabé en brazos de Spotify. Y no es que sea la bomba, pero usando este truco, al menos no tengo que sufrir el ataque publicitario constante.

Y bueno, vas tirando con Spotify. Y un día vuelves a Apple Music. Y madre mía.

El problema de Apple Music, años después de mi primera prueba, es que es un servicio para un público muy determinado. Cualquiera que entre con bagaje musical detrás2 se da cuenta que el interfaz y la presentación de contenido te lleva a pensar que estás en una tienda de discos mainstream, algo así como cuando el Corte Ingles tenía una sección de discos3. Lo que te muestra son Los básicos y las Novedades de las discográficas y todo está muy orientado a artistas recientes, que en general, me producen un aburrimiento extremo. Las campañas publicitarias van a por lo mismo: los cantantes de moda que me producen bostezos de palmo y medio.

El problema es que cuando quieres hacer un Deep Dive en un género, cualquiera, el interfaz es terrible porque el descubrimiento de música es bastante corto y Apple Music sigue empeñada en ofrecerte los clásicos y oiga, que ya los tenemos muy trillados.  La cuenta de Apple Music en twitter tampoco es que ayude mucho: en general se promociona música mainstream y a los artistas producto que además, en general, resultan poco interesantes. Las listas recomendadas están llenas de obviedades y oiga, aquí hemos venido a jugar.

Por otro lado está Spotify, que aprovecha su, generalmente, mayor cantidad de usuarios para afinar las recomendaciones basadas en una mayor cantidad de datos de escuchas y reproducciones. A estas alturas, en las que quieres explorar música, las recomendaciones son esenciales y cuando andas a mitad de una inmersión profunda, los clásicos de siempre desaparecen para dar lugar a encontrar a artistas menos conocidos y potencialmente mas interesantes. ¡Ojo! Spotify también tiene «esa parte de la tienda en la que uno entras nunca» pero resulta mucho más fácil evitarla porque no te la meten por los ojos quieras o no.

Sí, lo que parece es esto, pero yo he venido a escuchar música y a que me sorprendan, oiga:

Y a quien le importará las quejas de un señor mayor, pero si un servicio no está hecho para ti, no está hecho para ti. Apple Music está diseñado para un público joven que todavía no se ha atrevido a zambullirse y bucear hasta el fondo, mientras se conforma con artistas de los que nadie se acordará en 10 años. ¯\_(ツ)_/¯

Notas

  1. De casa al trabajo y del trabajo a casa
  2. 20 años como DJ profesional en clubs, pero esa es otra historia
  3. Ahora tiene 4 estanterías y poco más
In this article

Join the Conversation

9 comments

  1. erretxea

    «Apple Music está diseñado para un público joven que todavía no se ha atrevido a zambullirse y bucear hasta el fondo…»

    Un público joven que, en general (por darle una oportunidad a las excepciones aunque personalmente no conozco ninguna) es un completo analfabeto musical, con el oído acostumbrado a escuchar la m*erda que se viene promocionando desde hace años y que ha conseguido degenerar la calidad de la música «que se oye» hasta un extremo increíble. ¿Soy otro «viejo» cerrado de mente hablando de «su música»? Pues no lo sé; en esto, como en otras cosas (como la manía de que me guste leer lo bien escrito e intentar escribir correctamente) quizás sea algo tajante. La buena música, a mi entender, ya se hizo. Por eso sigo con mi biblioteca que, aunque lenta y pausadamente se va incrementando, ronda ahora sobre unos «escuetos» 102 Gb. También pienso que en la música, como en todo, no siempre «más es mejor», pero eso es otra historia. Y, por eso, tampoco, ni Apple Music ni Spotify son servicios para mí.

  2. JGVia

    A mí me encanta la música, y pensé que Apple Music era un servicio interesante. Así que «me quité» de lo de la piratería… y llevo años siendo suscriptor de Music. Me sigue gustando tener acceso a mucha variedad sin ir cargando con discos duros…
    PERO, la primera decepción es que la info. sobre lo que escuchas es casi «cero»; no hay «créditos», faltan muchas letras, y apenas puedes saber cuándo se publicó un disco… ¡Jo! En El Corte Inglés podías echar un vistazo a la carátula…! Y esto, después de la «concienciación social» sobre el respeto a la obra de los artistas… que estas plataformas han aclarado con su política: los músicos importan un pepino.
    La segunda decepción es el motor de búsqueda en AppleMusic: no solo es limitadísimo (solo parece responder a nombres de artistas, canciones, y álbumes); además tengo la sensación de que ha ido empeorando. A veces «busco» una canción para obtener las versiones que existen, y en los resultados faltan ocurrencias que luego puede uno encontrar yendo al disco en cuestión. Es decir, indexación defectuosa e incompleta.
    Luego empiezan a pasar cosas «raras»: descargas algo a tu dispositivo… y unos meses después te ha desaparecido, pues el disco ya no está en el catálogo de AppleMusic (?)… y… olvídate de aquel tema que te encantó y quisiste tener a mano (aunque sigas pagando religiosamente).
    ASÍ que he vuelto a perder el pudor, y he necesitado agenciarme una app para «quitar» el DRM de ciertos ficheros que descargo y que temo «perder». Me siento éticamente avalado; solo quiero seguir teniendo acceso a lo que tengo derecho a escuchar… y sigo pagando cada mes. Si Apple al menos me dejase conservar esa música mientras soy suscriptor, no me habría visto obligado a «mejorar» el servicio que me venden.
    Es PARADÓJICO: donde más respeto se sigue observando por los artistas y la obra es en los FLACs compartidos ilegalmente.

  3. Fredy

    Yo utilizo Tidal, más que nada por la calidad de audio, al reproducirlo en el equipo de casa. Carlos, si me mandas un privado, tenía un enlace de 6 meses gratis…pero no se si está aún operativo.

    Yo sobretodo le pido calidad, (la calidad mínima es la del CD, así como en algunos casos archivos de alta resolución que mi dac decodifica correctamente (MQA)

    Saludos

    1. JGVia

      Aunque “mqa” está muy bien… también es un formato “lossy”, con pérdida.
      Supongo que, teniendo un DAC, te interesa la calidad de audio. Yo tengo dos: un DragonFly Red en el Mac, y un FiiO para iOS… Me encanta, y es un “pique”: al final, la mejor experiencia de audio es el SACD… (si hay equipo para apreciarlo). Seguro que lo conoces… pero así queda aquí mencionado para todos. Este formato se distribuye -informáticamente- en ficheros .dff ó .dsf ; también el volcado .iso del SACD.
      (Me hace gracia la “polémica” sobre la calidad basándose en la percepción psicológica: el hecho científico y empíricamente mesurable es la cantidad de datos. El SACD de “The Dark Side of the Moon” pesa más de 2Gb… y ¡así suena!). 😉

  4. M. Catalán

    Aunque mi carpeta de iTunes sigue creciendo (245,08 GB) aun no veo la ventaja en la recomendaciones hechas por un algoritmo. Prefiero que mis amigos me recomienden algo nuevo o simplemente buscar por mi cuenta. Ademas la mayoría (casi el 90%) de estos discos están en un formato físico, casetes, cedes o vinilos y algunos en diferentes versiones.

    Lo que si me interesa es lo que escrito Fredy Tidal, quizás mas adelante lo pruebe.

    saludos

  5. wenmusic

    Yo por eso uso Deezer, con un catálogo más completo, una interfaz más lógica y unas recomendaciones mucho más afinadas y mejor presentadas.

    1. LETRA

      Yo últimamente también uso Deezer pero con SMLoader ^^ https://pspstation.org/smloadr/

      1. LETRA

        Me respondo a mí mismo porque parece que sólo deja poner comentarios respondiendo en el hilo. En mi caso he vuelto a los FLAC después de un añito suscrito a Apple Music. Y para el tema del streaming, y la copia de seguridad de la biblioteca de música, he optado por Loop, del creador de Vox. Tengo almacenamiento ilimitado, streaming desde las aplicaciones de Vox para Mac e iPhone y algunas características premium más por 5€ al mes. Me guarda la biblioteca perfecta, con todas las etiquetas y monitoriza los cambios en el HDD externo. La única pega es que hay que descargar la música, pero hace una hora he visto que un blog publicaba que Netflix está haciendo pruebas para poner anuncios entre capítulo y capítulo en las series y creo que, a futuro, no me equivoco optando por este sistema.

        Saludos.

  6. JoseRPJ

    Yo he de reconocer que soy muy fan de Spotify, me parece que tiene infinidad de posibilidades, y cada uno a su vez la oportunidad de bucear en ellas según gustos. Leyendo tu articulo me ha venido a la cabeza uno que leí a principios de año y que me llamó la atención debido a mi fanatismo por Spotify, y contaba que en EEUU Apple Music superaría a Spotify en número de seguidores, convirtiéndose en la plataforma de música en streaming más grande de ahí.
    Os dejo el artículo por si os interesa: https://www.reasonwhy.es/actualidad/digital/apple-music-superara-spotify-en-estados-unidos-2018-02-05

    Yo personalmente seguiré usando Spotify hasta que me ofrezcan algo mejor y de calidad. Saludos!