Este problema, que realmente no lo es, suele ser fuente de muchas preguntas. Como pro que ya es la decimotercera vez que me lo preguntan y no será la última, lo voy a poner por escrito para enlazar.

En general el problema es de usabilidad y de cómo viene configurado MacOS por defecto. El sistema de gestión de escritorios tiene una característica pensada para facilitar el uso de las aplicaciones… pero esta ayuda está pensada para el usuario de consumo, es decir, el que trabaja aleatoriamente con aplicaciones aquí y allá  no necesita un entorno reglado en el que se trabajan con ciertas aplicaciones que deben estar ordenadas para poder localizarlas con rapidez.

La característica se llama reordenar los espacios automáticamente en función del uso más reciente y convierte el trabajo en una auténtica locura cuando el uso de escritorios se vuelve pesado y tienes diferentes ventanas de navegador, por ejemplo, con documentos y aplicaciones.

Esta característica está en Preferencias del Sistema > Mission Control.

Para conseguir un entorno estable de escritorios, lo que hay que hacer es desactivarla y así parará el baile. Por defecto viene activada y si te estás preguntando por qué bailaban tus escritorios, esta característica es la culpable.

In this article


Join the Conversation