Nuestros cajones están llenos de cacharros que compramos y no usamos, por diferentes motivos. Con el Black Friday a la vuelta de la esquina, ésta es una pequeña guía para tratar de evitar que ocurra.

En lugar de volverte loco conforme en una par de días seas asaltado con enormes cantidades de productos a un precio increíble, siéntate delante de tu Mac, tu iPhone o iPad y piensa:

¿Qué me hace falta?

Es un buen momento para la reflexión, para decidir si necesitas más almacenamiento, algún software específico, algún periférico o funda… lo que sea. Es un primer paso importante para que lo que vayas a comprar tenga valor y no acabe en un cajón. En mi caso, tengo una lista de cosas que me podrían resultar interesantes almacenadas en Wunderlist apuntadas a lo largo del tiempo, una lista de deseos en tiendas como Amazon y compruebo si esos productos, software o servicios están a un buen precio.

La segunda pregunta es:

¿Puedo valorar el ROI1?

Siempre me pongo muy pesado con el ROI. Define que lo que vas a comprar va a ser realmente útil y lo que hagas con lo comprado, da igual que sea software o hardware te permitirá ser más competitivo con tus dispositivos en términos de rendimiento, beneficios, etc. A veces, un chollo no es mas que eso, un chollo y aunque lo hayamos comprado a un precio bajísimo, si no lo usamos, son todo pérdidas.

Es muy frecuente, también, que nos encontremos ante la situación de una compra por justificación, y pensamos que si compramos ese producto o servicio, podremos llevar adelante un proyecto que tenemos en mente y que no hemos puesto en marcha por diferentes motivos, desde justificar que no lo hemos hecho porque el soporte necesario era muy caro hasta ahora es el momento de ponerse en marcha.

Antes de seguir adelante, piensa detenidamente si vas a tener el tiempo y las ganas necesarias para llevar adelante ese proyecto. No depende muchas veces del soporte necesario en forma de compras compulsivas. Depende de tu tiempo y la voluntad para enfrentar ese proyecto.

Y por último, y no menos importante: antes de pulsar el botón de compra  de forma compulsiva para ese cacharrito que está al 50%, vuélvete a hacer estas dos preguntas, piensa y quizás des un paso atrás en busca de otra cosa que al final acabe resultando una compra inteligente.

Notas

  1. Retorno de la inversión
In this article


Join the Conversation