Google y los móviles… la historia se repite

Google parece que quiere (o no quiere) aprender de errores pasados y recientemente ha llegado a un acuerdo para comprar la división móvil de HTC. Su trayectoria como fabricante de hardware no parece prometer grandes sorpresas.

1146 4
1146 4

Google parece que quiere (o no quiere) aprender de errores pasados y recientemente ha llegado a un acuerdo para comprar la división móvil de HTC. Su trayectoria como fabricante de hardware no parece prometer grandes sorpresas.

Google compra Motorola

El 15 de agosto de 2011, Google anunció la compra de Motorola Mobility por 12,500 millones de dólares. El objetivo, como tantos medios se encargaron de replicar, era “enseñar a los demás fabricantes de Android que se podía hacer un teléfono móvil de vanguardia”. De poco sirvió, y los modelos que se desarrollaron durante el tiempo que Google supervisó la producción no consiguieron atraer las miradas del público en general, que siguió ignorando Android en la gama alta.

_76151204_70e910a1-3f21-4bf1-96d2-94449c14b502

Tres años y medio después (de no conseguir nada) Google vende Motorola Mobility por 2.910 Millones de USD (2014). En tres años la división se había devaluado en 10.000 millones de dólares.

La razón que se dio es que así se podían centrar en la mejora del software y eliminaban la “fricción” con otros fabricantes que también licencian Android.

Google compra la división móvil de HTC

En septiembre de 2017 Google anuncia la división móvil de HTC por 1.100 millones de dólares. (lo que supone incorporar una plantilla de unas 2.000 personas). HTC se creó en 1997, y en 1998 comenzó a fabricar dispositivos táctiles.  Sin embargo, no fue hasta 2006 que comenzó a comercializar los dispositivos con su propia marca (Wikipedia). Parecía que por fin se empezaba a firmar una masa crítica que podría competir cara a cara con Apple, llevando Android a los modelos más caros y mejorando los márgenes. Sin embargo, a pesar del lanzamiento constante de nuevos modelos, ninguno consiguió encandilar a la audiencia, y en cinco años las noticias que llegaban de HTC no eran muy favorables. En septiembre de 2013 la cuota de mercado de HTC era de menos del 3%, y aunque tuvo tímidas recuperaciones posteriormente, el valor de sus acciones había caído un 90% desde 2011. La crisis y la competencia eran los culpables, según la compañía.

google-htc-phone

Pixel, la gran esperanza

Con esta compra Google, por segunda vez, espera poder fabricar modelos de alta gama que puedan venderse en cantidades similares a las de Apple, aunque su trayectoria con el hardware (sea Motorola, Nest, tablets, etc.) no sea como para ponerse a bailar.

Sin embargo, el problema que tiene Google trasciende con mucho la capacidad de fabricar hardware. Ya otros fabricantes han demostrado que se pueden hacer excelentes teléfonos con prestaciones iguales o superiores -en algunos aspectos- a los de Apple.

Google-pixel-phones

No es, por tanto una cuestión de materiales, tecnologías, capacidades… sus problemas se centran en dos aspectos que la compra de HTC no puede solucionar.

Google Pixel II, fabricado por LG, se presentará el 4 de Octubre (justo un año después de anunciar el primer modelo de la serie) tiene un vídeo de introducción que pretende “excitar” al espectador… compruébalo por ti mismo y luego lee la parte sobre el marketing de Google. Pista: ¿sonido de teclado de ordenador? ¿Ordenador? ¿Y la música? Ya, a mi me ha transmitido la misma pasión.

El mismo Android en todos los teléfonos

Android es el sistema operativo dominante del mercado. Con más del 90% de cuota de mercado está detrás tanto de los teléfonos que regalan las operadoras como de los teléfonos que cuestan cientos de euros. El usuario de Android ya está acostumbrado a pagar poco por su teléfono (recordemos que los teléfonos de gama alta apenas tienen relevancia en las ventas).

Android es una marca con cero valor añadido. Poner un motor de Mercedes para que luego haya que seguir dando pedales de poco va a servir, especialmente cuando ya hay otros fabricantes haciendo móviles de gama alta sin conseguir que la gente haga colas para comprarlos.

El marketing de Google no es precisamente de vanguardia

Supongamos que finalmente Google y HTC consiguen fabricar un modelo de teléfono que compita en prestaciones, aspecto, velocidad, seguridad, etc. con el iPhone de Apple. ¿Qué puede intentar Google para que la gente lo prefiera? Su estrategia habitual para los productos de pago ha sido subvencionarlos para que fueran más asequibles… y ni así.

Recordemos que Google ha conseguido su posición dominante en tantos campos a base de fabricar productos gratuitos: desde las búsquedas, pasando por el correo electrónico, los mapas, la suite ofimática… una vez que tienes un producto aceptable, si lo regalas, haces muy difícil competir con él. Si cuelgas un cartel en la puerta que ponga “Gratis” (aunque sólo sea aparentemente), la gente deja de pensar y se apuntan sin más preguntas. Lo mismo hizo con Android. Su posición dominante (con la que consiguió destruir a Microsoft y su tímida estrategia móvil, y con la que ha intentado destruir a Apple y su iOS) se basa en que regalaba la licencia de Android. Google corría con todo el desarrollo y la innovación y lo cedía gratis a los fabricantes.

Durante años, los medios se empeñaron en proclamar que Apple nunca podría competir con Google y que Android acabaría doblegando a la empresa de la manzana. Hoy ya nadie sostiene eso, porque está claro que el ritmo de innovación que impone Apple (ojo, de soluciones que funcionan bien desde el primer día, no con soluciones a medio cocinar que intentan imitar al original) no se puede sostener sin unos ingresos proporcionales.

Así que una empresa que ha basado su imagen ante el público en general en el “gratis total”, cultivando una imagen de filantropía por el “bien de la humanidad”, se embarca de nuevo en la aventura de fabricar teléfonos “caros” equipados con un sistema operativo que tiene todo el mundo.

¿Cómo puede funcionar eso?

Fuchsia, la carta en la manga

El caso es que Google sabe que Android no sólo es un pozo sin fondo sino que su base (robada) a Oracle sigue siendo un campo de minas para el desarrollo. Necesitan una alternativa, así que desde 2016 está desarrollando un sistema operativo nuevo, llamado Fuchsia, preparado para funcionar en dispositivos universales, y que ya no está basado en Linux.

Nada impediría a Google dejar Android para sus licenciatarios (y ralentizar o incluso detener su desarrollo) y reservarse Fuchsia para sus propios dispositivos, creando una nueva clase de móvil, siguiendo el modelo de integración de hardware y Software que tan buen resultado le ha dado a Apple.

Tal vez con un sistema operativo exclusivo y un hardware exclusivo, Google podría vendernos sus nuevos móviles. Tal vez.

Seguiremos informando.

In this article


Join the Conversation

4 comments

  1. LETRA

    O sea, que lo de HTC es con vistas a crear una nueva plataforma que sí pueda competir con Apple (y que sería de código cerrado y venta de licencias) y dejar Android para la gama baja. Muy interesante, lo que pasa es que en la actualidad las cosas nuevas tienen cabida mientras ‘el mercado’ está en desarrollo. Cuando ya está consolidado, salvo hecatombe, no entra nadie más. Y Google se haría la competencia a sí misma y Apple podría comer más cuota -a un Android ralentizado- con unos SE y 6s en los que continúen bajando precios.

    De todas formas da la impresión que en Google no saben qué contarle a su Consejo de Administración. Apple a un paso de crear el iPhone Watch y Google y Microsoft comprando empresas de telefonía en bancarrota.

  2. Alquimista

    A mi me parece lógico que Google quiera controlar el proceso completo: un nuevo sistema operativo y una gama de teléfonos actualizables que vaya de lo barato a lo caro, aunque este último solo sea para presumir de que pueden hacerlo. Aunque con la actual gama de iPhones que van de 360€ a 1300€ va a ser difícil competir.
    Si Google dejara de desarrollar Android ¿quién lo hará?

    1. Alf

      Google seguirá desarrollando Android para el resto del mercado (según mi teoría) porque le interesa la recolección de datos y búsquedas.

      Es posible que si la fabricación propia tampoco le funciona con HTC, acabe soltando también esto de forma gratuita para impulsar el avance…

      En cualquier caso quedan pocos meses (lo que tarden en tener un primer modelo) para ver qué estrategia tiene.

  3. fredy.garcia@icloud.com

    En relación a este comentario:

    En tres años la división se había devaluado en 10.000 millones de dólares.

    No es cierto del todo, ya que no vendió Motorola enterita, sino que se quedó para si varias patentes referidas a los móviles. Lo que ignoro es el valor de las patentes para saber exactamente que es lo que perdió o ganó Google en la venta