OS X: explicando el comportamiento del uso de la RAM y descubriendo si necesitas más memoria en tu Mac

Hay un viejo dicho que cuenta que “nunca se tiene el suficiente pelo, dinero y RAM” y ciertamente es verdad.

Para controlar el uso de la cantidad de memoria RAM que hacemos en nuestro día a día, lo mejor es abrir la aplicación Monitor de Actividad en Aplicaciones > Utilidades y seleccionar la pestaña de memoria para echar un vistazo al cuadro inferior para conocer como estamos utilizando la cantidad de memoria RAM instalada y si vamos a necesitar más.

Captura de pantalla 2015-10-14 a las 10.52.53

Sin embargo, los términos expresados pueden resultar poco explicativos para los usuarios menos experimentados así que vamos a ir explicando cada uno de ellos:

  • Presión de memoria: un gráfico sobre la cantidad de memoria usada frente a la memoria libre. Su valor se calcula entre la memoria libre e inactiva y la memoria utilizada , tanto activa como enlazada (wired). Es una medida usada por el kernel para detectar si nos estamos quedando sin memoria RAM para activar el intercambio o la compresión de memoria si fuera necesario.
  • Memoria física: La cantidad de memoria RAM que tienes instalada en tu Mac.
  • Memoria usada: la cantidad de memoria utilizada por el sistema. Justo a este cuadro hay un cuadro adicional que divide en 3 opciones adicionales:
    • Memoria de aplicaciones: la cantidad de memoria que están usando las aplicaciones.
    • Memoria física (Wired): la cantidad de memoria que no puede ser “movida” al disco duro y debe permanecer en la memoria RAM física además de estar restringida para el uso por las aplicaciones.
    • Comprimida: Si el sistema detecta que necesita más RAM, comprime parte de la memoria RAM para dejar memoria libre para su uso.
  • Archivos guardados en Caché: cuando arrancas una aplicación y luego la cierras, se guarda en memoria RAM la aplicación para que cuando la vuelvas a abrir lo haga mucho más rápidamente. Sin embargo, esta caché de archivos como tal es variable y se irá purgando conforme vaya siendo necesitada por otra aplicación, sobreescribiéndola con los datos de la misma.
  • Espacio de intercambio usado: El Paging o espacio de intercambio realiza una tarea de copiado de datos entre la memoria física y el disco duro en unos archivos de intercambio conocidos como swap. El swap es el espacio de intercambio es una zona del disco (un fichero o partición) que se usa para guardar las imágenes de los procesos que no han de mantenerse en memoria física. A este espacio se le suele llamar swap, del inglés “intercambiar”.La mayoría de los sistemas operativos modernos poseen un mecanismo llamado memoria virtual, que permite hacer creer a los programas que tienen más memoria que la disponible realmente; por ejemplo, 4 Gb en un ordenador de 32 bits. Como en realidad no se tiene físicamente toda esa memoria, algunos procesos no podrán ser ubicados en la memoria RAM.En este caso es cuando es útil el espacio de intercambio: el sistema operativo puede buscar un proceso poco activo, y moverlo al área de intercambio (el disco duro) y de esa forma liberar la memoria principal para cargar otros procesos. Mientras no haga falta, el proceso extraído de memoria puede quedarse en el disco, ya que ahí no gasta memoria física. Cuando sea necesario, el sistema vuelve a hacer un intercambio, pasándolo del disco a memoria RAM. Es un proceso lento (comparado con usar sólo la memoria RAM), pero permite dar la impresión de que hay más memoria disponible.Para liberar RAM de otras aplicaciones y sus procesos, OS X copia parte parte de esta RAM al disco duro: esto se llama swapouts. Cuando cambias de nuevo a una aplicación para llevarla al primer plano, Mac OS X recupera los datos de ese archivo para volver a llevarlos a la RAM física (Swapins).

Entonces, ¿cómo sé si necesito más memoria RAM?

La clave sin duda alguna es el espacio de intercambio. Si tienes una cifra alta de espacio de intercambio, igual o superior a la cantidad de RAM que tienes instalada, es que estás usando cantidades de RAM muy por encima de la RAM física que tienes y necesitas instalar más memoria o cuando vayas a cambiar de Mac, ampliar la memoria hasta una cifra “adecuada”. Generalmente para uso ligero como navegación, correo electrónico, aplicaciones de productividad la cantidad justa, pero que te permita agilidad de uso con el Mac, es 8 GB y ya tienes que saltar  16 GB si ya piensas “apretarle” un poco más al Mac con alguna aplicación extra. Si vas a hacer un uso intensivo de fotografía, programas de edición de imágenes, vídeo y audio, toda RAM es poca y toda la que puedas adquirir será bienvenida.

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
wenmusic
8 years ago

Está claro que la memoria nunca sobra. Yo por ahora con 8GB y un SSD todo me va rápido y fluido, sin ralentizaciones. Tanto para programar como para usar máquinas virtuales o la suite Adobe. Ahora bien, sé que el día de mañana aún puedo aumentarle la memoria al bicho porque aún es de los buenos, pero si tuviera que comprar uno nuevo (y espero que sea dentro de muuucho tiempo) lo cogería mínimo con 16GB, ya que con esta guarrada de las memorias soldadas estás atado (y, permítanme la expresión, jodido :/ ).

grandnez
grandnez
8 years ago

En la seccion final, se llega a la conclusion: “La clave sin duda alguna es el espacio de intercambio. Si tienes una cifra alta de espacio de intercambio es que estás usando cantidades de RAM muy por encima de la RAM física”.
Sin embargo al no dar una indicacion de lo que se podria considerar una cifra alta de espacio de intercambio, nos quedamos igual….

2
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x