170 5

Keynote: la cifra es 7.000

Con esa capacidad y posiblemente todas las sillas ocupadas, estamos hablando casi con toda seguridad del evento multitudinario mas grande de la historia de la compañía y cuando Apple reúne a tanta gente es que quiere anunciar algo importante, algo que afecta no solo a los usuarios, sino a muchos posibles clientes de todo tipo y para ello quiere una cobertura mediática lo más amplia posible.

La verdad, el iPhone 6S no da tanto de sí, así que habrá que mirar hacia otro lado, y salvo que Tim Cook presente la fusión fría, un vehículo autónomo o un producto de alto impacto, casi todas las papeletas se las lleva el Apple TV, que es posiblemente el producto que puede llegar a tener el tirón necesario para cubrir una cantidad de público lo suficientemente amplio como para atacar segmentos de mercado que hasta ahora parecían intocables por parte de Apple, como las consolas (aunque con muchas reservas) y la televisión bajo demanda.

Pero más allá de los actuales rumores sobre precio y características técnicas del Apple TV yo me hago otras preguntas, empezando por la propia naturaleza del Apple TV, muy diferente a la del iPhone, el iPad, el Apple Watch o incluso un Mac.

Pero vamos paso a paso y vamos a empezar con unas declaraciones del propio Steve Jobs al respecto del mercado de los set-top-box allá por junio de 2010.

The problem with innovation in the television industry is the go to market strategy. The television industry fundamentally has a subsidized business model that gives everybody a set top box for free, or for $10 a month. And that pretty much squashes any opportunity for innovation, because nobody is willing to buy a set top box. Ask TiVo, ask ReplayTV, you know. Ask Roku, ask Vudu, ask us, ask Google in a few months […]

Sony has tried as well, Panasonic has tried, a lot of people have tried and they’ve all failed. So all you can do is add a box on to the TV system. You can say “well, gosh, I noticed my HDTV has a bunch of HDMI ports on it, one of them is coming from the set top box, so I’ll just add another little box with another one!”

Well, you just end up with a table full of remotes, cluster full of boxes, bunch of different UIs. And that’s the situation we have today. The only way that’s ever going to change is if you can really go back to square one and tear up the set top box, and redesign it from scratch with a consistent UI across all these different functions and get it to the consumer in a way that they’re willing to pay for it. And right now there is no way to do that. So that’s the problem with the TV market… The TV is going to lose until there’s a better, until there’s a viable go to market strategy. Otherwise you’re just making another TiVo.

Han pasado 5 años desde estas declaraciones de Jobs y el mercado sigue más o menos igual y de hecho, el modelo de mercado norteamericano se ha ido filtrando a en Europa en peores circunstancias si cabe aún. Si nos fijamos específicamente en el mercado español, que es el que nos interesa, vemos que este modelo ha sido llevado adelante por los proveedores de telefonía e internet, creando un lazo muy fuerte entre internet y contenidos. El motivo de estos pasos dados por cada proveedor es ofrecer un único paquete para evitar que en un mercado tan económicamente fuerte como la televisión no se volviera adelantar otra empresa antes que ellos, perdiendo una nueva oportunidad de negocio como les ocurrió con los servicios y aplicaciones a través del mercado de telefonía móvil.

Europa tiene otro problema que enfrentar al respecto del modelo norteamericano de distribución de contenidos. Mientras Estados Unidos es un mercado único, Europa, por mucha Comunidad Europea que tengamos, está totalmente fragmentada al respecto de los derechos de reproducción y si a eso añadimos que las operadoras de internet ya han realizado casi todos los movimientos posibles a la hora de acaparar contenidos para ofrecerlos como servicios adicionales, nos encontramos con que “la televisión según Apple” va a tener mucho éxito en Estados Unidos como mercado único que es, pero será un mercado residual en Europa salvo en aquellos países en los que consiga atar los derechos de reproducción de contenidos a precios razonables con, cuidado, la franca y directa oposición de las operadoras de internet.

Seguramente en España Telefónica ofrecerá una fiera resistencia y si nos fijamos, en los últimos meses ha cerrado adquisiciones, promocionado salvajemente su modelo de televisión añadiendo series, deportes, cine y más a su plataforma de contenidos. Quizás Alierta sabía que Apple se acercaba y esta vez quería presentar batalla después de perder la guerra de las aplicaciones y servicios para dispositivos móviles y desde luego que presentan ante cualquier intento de “invasión” una plataforma muy sólida y clientes “muy atados” a la misma.

Encuentro especialmente interesante la posibilidad de que estudios independientes creen sus propias aplicaciones para la distribución de contenidos especialmente para niños. Los casos de series de moda como Pocoyó o Pepa Pig que los niños más pequeños consumen casi “monotemáticamente” abren interesantes puertas para estudios independientes que no requieren de acuerdos legales de distribución por país con sus correspondientes derechos. Ahí hay un mercado interesante que puede ser explotado. El mismo modelo de negocio puede ser elevado a los adultos para, por ejemplo, la distribución de series que se financiarían directamente desde la compra de la suscripción en el Apple TV sin pasar por los canales habituales de distribución. Pero para esto hace falta que Apple venda muchos, muchos Apple TV.

Después está el tema de Apple TV y los juegos: el Apple TV como consola. Ya ha habido ana-listos que han aventurado que el Apple TV como consola acabará matando a la Xbox y a la PlayStation, en un artificio de voluntad que no se corresponde con la realidad. Quizás Nintendo sí podría verse afectada por el Apple TV como consola de juegos, pero está por ver.

El gran problema de las consolas de juegos al nivel en el que va a trabajar Apple es que el modelo de negocio establecido para las mismas por los desarrolladores de juegos, independientemente de la calidad de los mismos, es el cobro salvaje. Hay grandes juegos que pueden ejecutarse bajo el hardware supuesto para el Apple TV (un procesador A8, o quizás mejor) pero muchos desarrolladores, si piensan que Apple TV tiene que ser tratado como una consola más para cargar cantidades importantes de dinero en los juegos a la altura de las novedades de Xbox o PlayStation… están muy equivocados. El mercado del Apple TV es un mercado mucho más familiar ya que es un dispositivo polivalente y los juegos son una opción más, no el principal motivo de compra del dispositivo (como ocurre con las consolas) por lo que el modelo de negocio para los desarrolladores de juegos debería bajar sus expectativas al respecto de precios porque un juego que técnicamente es perfectamente compatible con el iPhone y el iPad, por ser compatible con el Apple TV no va a poder soportar un marco de precios de 40 o 60 euros, encima con unas capacidades de proceso y gráficas por debajo de las consolas modernas. El precio de los juegos se ha de mantener en los actuales arcos o los desarrolladores fracasarán.

Otro punto más a tener en cuenta, del que parece que se han olvidado analistas y periodistas especializados es la integración con el ecosistema formando una pieza más.

Un punto clave de esta integración es HomeKit. Pese a que no acaba de despegar debido, según los fabricantes, a los altos niveles de calidad impuestos por Apple, Apple TV como integrador de dispositivos para HomeKit  podría ser la chispa que acaba de encender este mercado y espero que una gran parte de la Keynote se dedique a este tema.

El segundo punto es cómo se va a integrar la ID de Apple, las aplicaciones y notificaciones dentro de Apple TV al ser un dispositivo familiar. No es cuestión de que toda la familia esté viendo la televisión para recibir notificaciones de una cuenta de Twitter en la que, bueno, hay mensajes no apropiados para el resto de la familia. Tengo un alto interés en ver qué hace Apple (o qué no hace) al respecto.

Otro punto más será el mercado de los periféricos asociados al Apple TV. Cámaras de video USB para aplicaciones de videoconferencia, periféricos para juegos más allá de la integración de las pantallas del iPhone y el iPad, teclados y mandos a distancia… no conviene perder de vista lo que pueda anunciar Apple al respecto de estos segmentos de mercado que ofrecerán un nicho más, amparado seguramente bajo el programa MFI (Made for iPhone, ahora también para el Apple TV).

Lo que está muy claro es que más allá del iPhone, del supuesto iPad Pro (¿más grande es mejor?), del Apple TV o cualquier otro producto que presente, la compañía de Cupertino quiere un gran alcance mediático con esta Keynote, todo el que pueda conseguir, así que seguramente no va a dejar al mundo indiferente.

5 Comments

  1. Queimacasas

    7 mil son muchos 7 mil … pues sí

    A ver que sale mañana de la chistera, pero mi hermano se va a usa en noviembre y si se lo encargo puede ser un buen autoregalo de reyes.
    Buen regalo para todo menos para los contenidos de pago, claro.
    Respecto a esto recordar que Telefónica a “heredado” Yomvi, su canal/app de televisión para plataformas externas, que ya está en iOS para iPhone e iPad y que también viene en las smartTV Samsung, por ejemplo. Está por ver si el nuevo Apple TV admite tienda de apps, que va a hacer Telefónica con Yomvi para AppleTV.
    Y también qué van a preparar Vodafone y Orange en ese caso …

    1. Yules

      Sí, sí, los profesionales están deseando tener un ladrillo de 1.500 dólares, que pese 1 kilo, tenga un ventilador y se caliente como una mala bestia, para instalarle un Photoshop o un Autocad adaptados a pantallas táctiles que bajarán del cielo con unas alitas.

      Como Microsoft, vendiéndolos a un precio sin ánimo de lucro, lo está petando, a Apple le faltará tiempo para copiarlos, como es tradicional.

Deja una respuesta