Este es un gran clásico: mi iPhone, iPad no se conecta a internet. Hay varias razones por las que puede ocurrir este problema y dependen de cómo estés intentando conectarte, ya que puede ser a través de tu conexión móvil o una red inalámbrica. Vamos a ver los diferentes casos posibles y si hay alguna solución para ello.

El primer paso es saber «cómo estamos conectados». En la esquina izquierda superior del interfaz de tu iPhone, iPad veras unos elementos del interfaz que te explican como está conectado el dispositivo, la cantidad de señal que recibe, etc.

IMG_1181 1

Estos son los diferentes elementos (y lo que significan):

  • Las «pelotitas»: indican la cantidad de señal que estás recibiendo de una antena de telefonía móvil. A más pelotitas blancas, más señal tienes. Eso no te garantiza que vayas a tener internet, pero es un paso adelante para saber que estás conectado.
  • El nombre del operador: que dependerá del operador que tengas contratado.
  • La conectividad a una red de datos de telefonía o un red Wi-Fi (como se muestra la imagen) Si estás conectado a una red WiFi, la cantidad de rayitas blancas te está indicando la cantidad de señal que tienes. A menor cantidad de rayitas, menor conectividad.
  • En el caso de que estés conectado una una red de datos te pueden aparecer los siguientes textos:
    • Nada (es decir, no aparece texto) y por lo tanto no tienes servicio de datos. Aún hay otro peor «Sin servicio» que te indica que no puedes hacer y recibir llamadas.
    • GPRS: el nivel más bajo de datos posible. Prácticamente como si no tuvieras internet.
    • E: Edge E (Enhanced Data rates for GSM Evolution). No es una gran velocidad, pero puedes moverte alrededor de los 120Kbps a 384Kbps. Es bastante mejor que el GPRS pero tampoco es una gran velocidad, aunque oye, el primer iPhone venía con EDGE.
    • Los métodos de conexión más rápidos: 3G, LTE y 4G.

El problema es cuando a pesar de que aparentemente estás conectado, tienes suficiente cobertura, no hay conectividad a internet. En muchas ocasiones las soluciones son comunes a cuando estás conectado a WiFi, así que vamos a por las dos más clásicas.

El modo avión

El modo avión desconecta todos los interfaz que permiten comunicarse a nuestro dispositivo con el exterior: desde la red de telefonía (y las llamadas de teléfono) al Wi-Fi o Bluetooth. De hecho, puedes activar el modo avión y luego activar Wi-Fi o Bluetooth de forma independiente, con lo que te aseguras que el móvil o el iPad no va a usar la red de datos pero si vas a poder usar la comunicación con otros dispositivos o incluso internet vía Wi-Fi o Bluetooth.

El modo avión tiene además un extra interesante: al activarlo también borra la caché de DNS del dispositivo, así que es una buena opción para empezar a intentar solucionar problemas. Lo activas, lo dejas unos segundos, lo desactivas, esperas a que el dispositivo se conecte y compruebas si se han solucionado los problemas.

El modo avión se puede activar/ desactivar de dos formas, la primera desde la aplicación Ajustes. Te aparecerá como primera opción y cuenta con un solo interruptor, asquee no tiene pérdida. La segunda es desde el Centro de Control si tienes iOS 7 o iOS 8. Simplemente pon el dedo en la parte inferior de la pantalla y estira hacia arriba para desplegar el Centro de Control. A la izquierda verás el reconocible icono de un avión: es la forma de activar el modo avión. Si está «blanco» está activado (y no tendrás conectividad).

Reiniciar los ajustes de red del dispositivo

A veces ocurre que entre la sincronización con iCloud, nuestros propios ajustes, etc… los datos almacenados en nuestro iPhone, iPad acaban corrompiéndose y una buena idea, sobre todo cuando no podemos conectar a una red inalámbrica (y sabemos que la contraseña está bien escrita) o tenemos desconexiones frecuentes, es purgar todos los ajustes de red y empezar de cero.

Esta opción la tienes en la aplicación Ajustes > General > Restablecer > Restablecer Ajustes de Red.

IMG_1182

Al restablecer (y confirmar) los ajustes de red, se limpia toda esa información y volverás a tener que introducir los datos para redes inalámbricas, ya que los datos que dependen de la red de telefonía hacen la guerra por su cuenta.

Como última opción fácil está el reinicio del iPhone, iPad. Mantén pulsado el botón de inicio hasta que te aparezca la opción de apagado y vuelve a pulsar el botón de inicio para arrancar. Ten a mano la contraseña iCloud, porque te la va a pedir.

In this article


Join the Conversation