Marketing de aplicaciones: Multiplicando las actualizaciones por tres

En un mundo de aplicaciones altamente competitivo, los departamentos de marketing buscan desesperadamente llamar la atención de los medios, ya sea directa o indirectamente, de forma que se hable de las aplicaciones de la empresa que representan. El problema es que con las metodologías de desarrollo tradicionales el tiempo que pasa entre una release y la siguiente o para una nueva versión es muy largo y se pierde presión sobre el usuario final desde la prensa especializada. Esto no es muy problemático cuando son empresas de desarrollo pequeñas o desarrolladores unipersonales, pero cuando se trata de aplicaciones muy conocidas, la cosa cambia. Así, con cada actualización, la prensa ya sea de forma directa o indirecta se hace eco de que “tal aplicación se ha actualizado” e inmediatamente se vuelve a los primeros puestos de la la tienda y/o se obtiene una publicidad gratuita y más ventas.

El problema para los departamentos de marketing es que esas actualizaciones no ocurren con la frecuencia que les gustaría para obtener esa publicidad gratuita así que se está forzando la máquina para que aparezcan con más frecuencia: ¿cómo? Dividiéndolas en actualizaciones más pequeñas que se publican con lapsos de entre 30 y 60 días.

Así nos encontramos con aplicaciones que incluyen “corrección de errores y mejoras de rendimiento y estabilidad” en la descripción de la actualización y que en realidad solo han corregido dos errores muy pequeños y de muy poca importancia que no son citados pero esto hace que inmediatamente uno, dos o treinta sitios web se hagan eco de la actualización. Incluso aún cuando se introducen nuevas características, se introducen una o dos, se añade la solución para un grupo determinado de problemas y se deja el resto (que incluso, puede estar terminado) para una futura actualización que tendrá lugar en otros 30 días o incluso menos.

El problema para el usuario es que está continuamente bajando actualizaciones en una carrera por mantener su aplicación en la última versión y en lugar de bajar una actualización cada, pongamos, 3 meses, baja 3 actualizaciones, una cada mes.

Quien se lleva la peor parte de todo esto son los desarrolladores, que se ven obligados a trabajar con un ritmo frenético e ir implementando las nuevas características una a una en cada aplicación o ir haciendo trampas, eliminando elementos del interfaz que las activan para luego en una actualización, añadirlos y “activarlas” para que aparezcan en la descripción de la actualización.

Así que cuando te preguntes por qué cierta aplicación se actualiza de forma tan frecuente, ya puedes hacerte una idea de las razones por las que una y otra vez te aparece en la pestaña de actualizaciones de la App Store. Simplemente no quieren que te olvides de ella, ni tu, ni nadie, incluida la prensa especializada.

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
erretxea
erretxea
9 years ago

Ya me lo imaginaba. Hace un tiempo que las actualizaciones se han convertido en una verdadera vorágine. Se están pasando.

SINNICK
SINNICK
9 years ago

Es natural, estamos hablando de mercancías y por tanto de la voluntad de sacar el máximo con el mínimo coste.
¿A alguien le sorprende eso?
¿A alguien le sorprende que el desarrollador acabe siendo víctima, y verdugo ajeno y propio?

Y en las aplicaciones gratuitas, no olvidemos que lo son porque (por lo general) el producto lo somos nosotros.

2
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x