Escribe tu búsqueda

Aquí llega la maldita pelota de playa y cómo puedo arreglarlo sin perder el trabajo

Compartir

Oficialmente se llama Spinning Wait Cursor o Spinning Disc Pointer, aunque todos la conocemos como la Pelota de Playa o en ocasiones, la Pelota de Playa de la Muerte, porque su aparición no augura nada bueno.

Según la documentación de Apple, este cursor aparece de forma automática desde el servidor de ventanas cuando una aplicación no puede gestionar todos los eventos que recibe. Si una aplicación no responde entre 2 y 4 segundos, el servidor de ventanas, que gestiona el interfaz gráfico de OSX, automáticamente lanza el cursor de la pelota de playa. Si todo va bien, la pelota de playa puede y debe desaparecer en un par de segundos conforme los eventos que han sido enviados por una aplicación o el acceso al hardware correspondiente ya es posible y se nos devuelve nuestro puntero indicando que podemos seguir adelante, aunque esto no siempre es así.

Cuando nos enfrentamos a este cursor, los problemas pueden venir por un cúmulo de razones que pueden dividirse en dos. La primera es un problema de acceso a hardware, por el que el sistema quiere acceder a algo que supone que está conectado a nuestro Mac de forma externa o interna, pero ese hardware no responde. Un ejemplo típico es cuando OS X quiere acceder a un disco duro externo que ha pasado a reposo, y el cursor aparece mientras el disco duro externo despierta. En ocasiones el hardware simplemente se niega a responder, con lo que la pelota de playa pasa a ser “de la muerte” y el tiempo de espera se alarga hasta el infinito.

Cuando se trata de software, tal como hemos visto, simplemente el procesador se atasca esperando el resultado de un script de una aplicación extremadamente largo, un error de programación de la propia aplicación que ha entrado en un bucle sin fin o incluso un acceso erróneo entre la aplicación y el hardware, porque éste está ocupado.

Generalmente cuando llegamos a esta situación, hay varias formas para salir de ella: lo primero que pensamos es en forzar la salida de la aplicación, aunque esto implica perder la información que se está gestionando en ese momento en la aplicación, aunque hay otra manera de intentar circunvalar el problema y no perder todo el trabajo.

Simplemente manda el Mac a reposo, ya sea desde el botón de encendido del ordenador, desde el correspondiente menú  > Reposo o cerrando la tapa del portátil. Espera alrededor de 5 minutos, y vuelve a despertar el Mac. Es factible que te aparezca un cuadro de diálogo indicando un error o que un script ha dejado de funcionar. En realidad, mandando el ordenador a reposo, lo que hacemos es forzar a que esa situación por la que aparece la pelota de playa de la muerte se interrumpa y sea factible poder salir de ella (y guardar el trabajo).

El porcentaje de éxito puede ser del 50% pero es mucho mayor que saber que vas a perder todo lo que llevas trabajado … y vas a tener que empezar desde el principio.

2 Comentarios

  1. ezmac 13 mayo, 2014

    encuentro mucho más práctico: control + mayúsculas + expulsión DVD para apagar la pantalla, se despierta con mucha más rapidez que solo bajar la tapa.

  2. wenmusic 14 mayo, 2014

    #1 Pero apagar unicamente la pantalla no hace nada para el caso que nos ocupa, yo creo. Apagar la pantalla no interrumpe ningun proceso.

Dejar un comentario

A continuación

Twitter
Visit Us
Tweet
YouTube
Pinterest
LinkedIn
Share