Explicando para humanos la comparecencia de Tim Cook ante la Comisión de Investigación del Senado

En unas horas, El CEO de Apple, acompañado por otros ejecutivos, se sentará ante el Subcomité Permanente de Investigación del Senado norteamericano para explicar la política de impuestos de la compañía de Cupertino. Este es un asunto un tanto espinoso con múltiples ramificaciones internacionales causado por la inmensa cantidad de efectivo que Apple tiene fuera de Estados Unidos.

Antes de esta comparecencia, Apple ha publicado un testimonio de 17 páginas explicando cómo funciona su política de impuestos. Hay que partir de un punto inicial, y es que Apple no ha hecho nada ilegal. Quizás para algunos políticos sea “inmoral” pero la forma de gestionar los impuestos por parte de Apple, buscando los mejores beneficios fiscales de la misma forma que otras grandes corporaciones realizan maniobras similares no rompe la legalidad vigente. Sin embargo, el Subcomité quiere explicaciones, ya que, aunque Apple no ha infringido las leyes de impuestos norteamericanas, sí se le acusa de circunvalarlas, usando agujeros en las mismas (circunstancia, que por otra parte, utilizan muchas grandes corporaciones, no es un caso exclusivo de Apple).

El documento presentado por Apple tiene tres partes:

Una parte fácil en la que Apple ofrece los datos de los impuestos que paga: unos 6.000 millones de dólares en impuestos federales, los puestos de trabajo que ha creado la compañía en Estados Unidos (unos 600.000) y las muchas y “legendarias” innovaciones que ha creado (Mac, iPhone, iPad, iTunes, App Store, etc.)

Una parte corta en la que ofrece cuatro recomendaciones para simplificar y facilitar el pago de impuestos en Estados Unidos: ser neutral ante los beneficios, eliminar los atajos empresariales,  bajar los impuestos a las empresas y (la parte más importante) implementar un impuesto razonable para los beneficios generados fuera del país, que permita a Apple traer desde el extranjero parte de los 102.000 millones de dólares que tiene en el exterior y por los que tendría que pagar un 35% al gobierno federal norteamericano, cosa que Apple, evidentemente, no es muy proclive a hacer.

Para gestionar sus impuestos, Apple utiliza una táctica creada por la propia empresa llamada “el doble irlandés con bocadillo holandés”, una técnica que aprovecha un agujero en la ley de impuestos irlandesa que permite mover a las grandes corporaciones su dinero por el mundo sin impuestos.

Precisamente porque en este Subcomité se va a hablar del asunto, casi la mitad del documento de 5.000 palabras de Apple defiende el uso de cinco empresas subsidiarias que Apple tiene en Irlanda: Apple Operations International, Apple Operations, Apple Operations Europe, Apple Sales International  y Apple Distribution International.

Estas empresas no son “fantasmas”: Apple lleva mucho tiempo establecida en Irlanda (desde 1980) y genera 4.000 puestos de trabajo entre todas ellas, que cumplen escrupulosamente la legalidad vigente del país. Además, estas empresas han pasado por buenos y malos tiempos: cuando la cuota de mercado de Apple cayó en 1990, los gastos de investigación y desarrollo de la compañía de Cupertino fueron pagados por estas empresas a pesar de que no estaban en su mejor momento de efectivo, lo que casi causa la bancarrota de las mismas. Apple también ha negociado el pago de impuestos con el gobierno irlandés, con una tasa especial del 2%, lejos del 12% habitual en el país y muy lejos del 35% que exigen las autoridades norteamericanas. Irlanda, por su parte, con este acuerdo, protege a una empresa que mantiene una importante fuerza de trabajo en Cork sino que además genera mucho dinero en sueldos (impuestos indirectos) incluso a pesar de los bajos impuestos directos a la compañía.

En el documento, Apple explica “lo que no hace”, sin embargo, para evitar pagar impuestos, como desviar su propiedad intelectual fuera de Estados Unidos y usarla para vender productos en Estados Unidos (y así evitar el pago de impuestos), no utiliza préstamos renovables de sus empresas subsidiarias para obtener fondos para sus operaciones domésticas, no mantiene dinero en islas del Caribe y no tiene cuentas bancarias en las Islas Caimán.

El dinero que Apple tiene en el extranjero llega, precisamente, porque la mayoría de los productos que vende lo hace fuera de Estados Unidos, lo que representa por ejemplo, un 61% de los ingresos del año pasado y dos tercios de lo que ingresó en el último trimestre fiscal. Este dinero paga impuestos en los países en los que es ganado.

Sin embargo, y pocas horas antes de la comparecencia de Cook, dos senadores norteamericanos (uno de ellos, perteneciente al Subcomité), se han expresado en la dirección de que Apple no quiere pagar impuestos en Estados Unidos y ha urdido una trama para evitar hacerlo. Los dos senadores han sido Carl Levin, demócrata por Michigan y John McCain, perteneciente al Subcomité, y republicano por Arizona.

Lo que quiere este Subcomité, de la misma forma que ocurrió hace unos meses por parte de algunos Fondos de Inversión, es meter mano en esa inmensa cantidad de dinero que tiene Apple fuera de Estados Unidos. Aparentemente el equipo directivo de Apple es proclive a mover ese dinero desde el exterior a sus cuentas norteamericanas, pero evidentemente busca una serie de circunstancias que le resulten favorables para hacerlo ya que ese dinero no es solo suyo, sino también de sus inversores.

La audiencia está prevista para hoy a las nueve y media de la mañana, hora del este (cuatro y media de la tarde en España) y estará dividida en dos sesiones. Tim Cook, Peter Oppenheiner, jefe financiero de Apple y Phillip Bullock, al frente de los impuestos de Apple (y que fue contratado hace un año aproximadamente cuando trabajaba en Symantec) declararán en la segunda sesión.

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
akumowolf
akumowolf
11 years ago

También están siendo investigados en Francia y en Alemania, por usar de forma legal una forma de no pagar impuestos.

Y en USA de otra forma pero es lo mismo, en esto es tan “culpable” como otras grandes empresas.

Sólo hay que ver los beneficios que declara Apple en España, con sus tiendas incluidas.
A mí personalmente no me gusta que los impuestos que pago aquí se vayan a otro país, si es legal es que las leyes están mal, por que una pyme te puedo asegurar que no tiene esa capacidad de ingeniería financiera.

A ver si en LA UE se ponen de acuerdo y se acaban estos chiringuitos, después que hablen de lo malos que somos en los países del sur.

Saludos,

Saludos,

1
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x