AppGratis: el corazón contra la razón

La expulsión de AppGratis de la App Store está causando más de una agria confrontación entre usuarios y medios en internet: polarizados en en dos extremos, hay quien piensa que Apple debería incluso usar el modelo de AppGratis como función dentro de la App Store e incluso hay una petición de casi ya un millón de personas apoyando a este desarrollador francés. Se considera a Apple una "mala empresa" por expulsar a AppGratis de la App Store a pesar de las explicaciones dadas por Cupertino e incluso una importante funcionaria francesa ha hablado sobre este asunto. Pero realmente, ¿Cuál es la razón de que la aplicación haya sido expulsada de la App Store y que se obvia en las explicaciones dadas por la propia empresa?

La expulsión de AppGratis de la App Store está causando más de una agria confrontación entre usuarios y medios en internet: polarizados en en dos extremos, hay quien piensa que Apple debería incluso usar el modelo de AppGratis como función dentro de la App Store e incluso hay una petición de casi ya un millón de personas apoyando a este desarrollador francés. Se considera a Apple una «mala empresa» por expulsar a AppGratis de la App Store a pesar de las explicaciones dadas por Cupertino e incluso una importante funcionaria francesa ha hablado sobre este asunto. Pero realmente, ¿Cuál es la razón de que la aplicación haya sido expulsada de la App Store y que se obvia en las explicaciones dadas por la propia empresa?

El modelo de negocio de AppGratis

El modelo de negocio de AppGratis se basa en el posicionamiento de las aplicaciones en las listas de la App Store. Que Apple te seleccione como «Aplicación de la semana» no solo supone un espaldarazo a la hora de promocionar la aplicación, sino que también supone un significativo aumento en las ventas y descargas. Evidentemente, nadie puede forzar a Apple  a la hora de elegir la aplicación de la semana, así que la única opción es crear una «lista alternativa» de la aplicación de la semana, o mejor, de la aplicación del día.

El ejemplo más claro de cómo puede mejorar notablemente las ventas este posicionamiento (natural en el caso de Apple, artificial en el caso de AppGratis) es Infinity Blade.

Para un desarrollador de aplicaciones como Epic Games, hacer que su viejo juego Infinity Blade para iOS sea gratis durante una semana ha supuesto un empujón enorme en ingresos y descargas.

Ventas Infinity Blade

Como informa The Wall Street Journal, la decisión de Epic de bajar el precio de la versión original de Infinity Blade de 0,89 € a gratuito hizo que el título subiera cientos de puestos en las listas de apps de la App Store.

Ese incremente es resaltado en el gráfico de más arriba proveniente de AppData. Aunque, evidentemente, ser una de las “App of the Week” de Apple también ayuda, cambiar temporalmente al modelo freemium (gratis con compras dentro del juego) ha permitido a Epic generar más dinero que lo que estaba ganando cuando la aplicación era de pago.

Además ha tenido un efecto positivo en las ventas de la secuela Infinity Blade II, como se muestra en el segundo gráfico:

Ventas Infinity Blade II

En el caso de AppGratis este modelo de negocio de posicionar aplicaciones en las listas de Apple pasa por algo muy sencillo: la selección de las aplicaciones gratuitas diarias pasa por que el desarrollador tiene que pagar una cantidad de dinero a la empresa para salir como aplicación seleccionada. Así, distribuida a través del canal de AppGratis, consigue descargas que la posicionan en la parte alta de la tabla de las listas de Apple consiguiendo un numero de usuarios que de otra manera le hubiera costado mucho conseguir y además descargas adicionales de otras aplicaciones del desarrollador.

¿Por qué esto es pernicioso?

Este modelo de negocio atenta contra la libre competencia entre desarrolladores, desplazando «las buenas ideas» y la «buena realización» de una aplicación en función de simplemente si tienes dinero o no.

Ejemplos claros de cómo se puede utilizar mal (y de hecho, se ha estado utilizando) el canal de AppGratis son desarrolladores que han minimizado el desarrollo de una aplicación para concentrar todos los recursos económicos en el posicionamiento de la misma utilizando una táctica sencilla: las compras in-App. Las aplicaciones lanzadas sobre este esquema de AppGratis confunden intencionadamente al usuario para ofrecer una serie de servicios que solo pueden añadirse a la aplicación a través de compras in-App: la aplicación «será gratis» pero para que realmente sea funcional, se han de realizar compras desde dentro de la aplicación que en muchos casos superan incluso el precio de otras utilidades similares con las mismas características en la App Store que compiten en los términos que marca Apple para todos los desarrolladores.

Adicionalmente, las empresas de desarrollo con más recursos económicos pueden usar AppGratis como una herramienta para desplazar a la competencia. Si un desarrollador con dinero ve que su aplicación está siendo amenazada por otra con mejores características, un mejor desarrollo o un precio más barato por las mismas prestaciones, puede usar el canal de AppGratis para aumentar significativamente las descargas de su aplicación, aparecer más arriba de las listas desplazando a su competidor.

Incluso esta misma táctica, con variaciones, puede utilizarse para robar una buena idea. Un desarrollador, usando la misma táctica de pago por posicionamiento, puede «inspirarse» en una idea de un desarrollador más pequeño ofreciendo una aplicación de características similares y posicionándola rápidamente haciendo parecer que la idea fue suya y no del otro (y llevándose el beneficio económico, de paso).

Aún hay otra situación que no ha ocurrido, pero que podría ocurrir bajo este modelo de negocio: usar un canal de distribución de este tipo para la distribución de una aplicación maliciosa o que simplemente esté diseñada para recoger datos o información. Bajo el modelo de negocio tradicional, si la aplicación pasa por los estrictos parámetros de aceptación de Apple y se descubre que está haciendo algo ilegal posteriormente, el número de usuarios afectados es mucho menor que si alcanzara una distribución masiva en pocos días gracias a este tipo de canales alternativos desde dentro de Apple. Para un desarrollador de malware o de recolección de datos es una cuestión de hacer números.

Para los desarrolladores y empresas de desarrollo más pequeñas este modelo es totalmente injusto: infla artificialmente aplicaciones gracias al dinero que la empresa ha destinado a comercializarlas a través de un canal directo con el usuario mientras que la calidad del trabajo, la innovación y la ejecución quedan en segundo plano.

El usuario final, bajo este modelo de negocio, se enfrenta a una lista de aplicaciones más descargadas totalmente manipulada en la que no se reflejan las mejores aplicaciones en un entorno de competencia justo, sino simplemente quien ha pagado más por colocar su aplicación arriba del todo.

Más allá de la infracción AppGratis las normativas 2.25, 2.12 y 2.20 de la App Store, el problema de este tipo de iniciativas es que manipulan la realidad de la App Store para situar en su lugar una mucho más conveniente a aquellos desarrolladores y empresas que tienen más dinero (o menos escrúpulos) para manipular a los usuarios.

In this article


Join the Conversation

5 comments

  1. lordshin

    Si ya me molestan las valoraciones falsas, no te digo que manipulen el resultado de las listas con dinero.

  2. b1b72ed7

    Los de AppGratis son unos cansinos!!! que se vayan a Android si tanto les molestan las políticas de Apple!!! aburren!!! Si Apple cede el que deja la tienda de Apple soy yo.

    Además está claro… se quejan los de AppGratis y no los desarrolladores, que son los perjudicados.

  3. yules

    Hay gente que piensa que la aplicación que ponía a su disposición AppGratis era una especie de lujo o privilegio, gente que piensa que se ha censurado la única aplicación de este tipo de la AppStore, gente que piensa que AppGratis conseguía que los desarrolladores regalasen o rebajasen su aplicación, gente que piensa…

    Es decir, lo que hay es mucha ignorancia por una parte y por otra las habituales ganas de meter el dedo en el ojo con falacias de los admiradores de otros sistemas o marcas. Alguna vez escribí, cuando opinaba en otros blogs tecnológicos mayoritarios, que el 90% de las opiniones podrían contestarse con un simple «eres un memo», y las reacciones a noticias como estas demuestran que aquel porcentaje fue muy generoso.

  4. b1b72ed7

    90%? en efecto creo que es generoso!!!

  5. suiyobi

    Carlos, una argumentación brillante para callar bocas de los «memos» (yules dixit xD).