Apple ante la crisis y el futuro en la innovación, por Miguel Puente Ajovín

Durante toda esta semana las diferentes empresas han ido publicando los resultados trimestrales relativos al ejercicio económico que va desde junio a septiembre. Si bien la decepción no se hacía esperar, con la publicación de una reducción en el beneficio de Google o Microsoft del entorno del 20%, la expectativa antes los resultados de Apple, que se multiplicada por dos por la presentación de esta misma semana, se haría esperar hasta hoy.

El miedo es doble. Por un lado, la posibilidad incierta de que exista una mínima burbuja en el desarrollo y crecimiento de estos sectores tecnológicos (solo hay que echar un vistazo en Google a la cantidad de artículos que hay con la palabra “Apple” y “Bubble” en el título) y, por otro, el hecho de que la recesión global acabe afectando de una manera u otra los resultados de empresas tan importantes y punteras, hace que la predisposición a saltar ante cualquier imprevisto sea mayúsculo.

Esta disociación colectiva entre los resultados de una empresa individual y el marco económico general puede llevar las expectativas hacia cotas más altas de las posibles. Y es que, rozando los crecimientos interanuales en ventas de dos cifras en Estados Unidos y de tres cifras en Asia, cualquier intento de estimar los resultados puede ser fútil. De hecho, Apple había estado casi siempre por encima de las expectativas, algo que ha podido hacer manteniendo un crecimiento exponencial que le ha hecho ascender en los Top de empresas tecnológicas como ninguna otra.

La pregunta es, por tanto, ¿Está Apple en una burbuja de ensueño que acabará por explotar? Y, si no, ¿Por qué y cómo han conseguido escapar de la crisis?

Definiendo el producto

Cuando hablamos de empresas tecnológicas e innovadoras, a menudo tendemos a confundir los términos y los ámbitos de competencia. “Facebook is not Google is not Apple”. 

En este sentido, los productos de Apple tienen un mismo denominador común: Dispositivos de creación, manipulación y reproducción de contenidos en base a un sistema operativo común. Existen, por tanto, dos características obvias sobre cada producto: Su función como continente de información, y su diferenciación en base al sistema operativo.

La paradoja de Jevons refleja el como una mayor eficiencia tecnológica, asociada a unos menores costes productivos, lleva aparejado un mayor uso y, finalmente, unos mayores costes (de ahí la paradoja). El uso y consumo de información ha aumentado exponencialmente, no solamente por esta reducción de costes en el proceso de comunicación, si no en la propia innovación en el uso de la misma.

Hacer frente al consumo del producto base, el continente o dispositivo (coste fijo) se hace mucho más llevadero y asumible cuanto mayor uso vamos a darle y, en ese respecto, el aumento continuado del consumo de tecnología ha facilitado las cosas, tanto a nivel individual como agregado. Un ordenador hoy en día te permite realizar un consumo (y producción) mucho más diferenciado y completo que antes y, por tanto, aun manteniendo el precio en unas cotas bastante similares, el precio real de un mismo producto ha tendido a caer.

Adaptabilidad e innovación tecnológica

La innovación tecnológica necesaria para este progreso se abre en dos frentes distintos: La diferenciación y la adaptabilidad del consumo a las necesidades específicas.

En la teoría sobre diferenciación de producto siempre encontramos las mismas dos posibilidades. La vertical, que implica que un producto es diferente a otro porque es “mejor” o “peor” y la horizontal, que implica que es diferente porque tiene características intrínsecas diferenciadas (por ejemplo, la forma que presenta el sistema operativo).

Pero cuando hablamos de tecnología e innovación la cosa se pone un poco más difícil, puesto que prácticamente cualquier cosa “diferente” que hagas, si triunfa, va a ser copiada de una u otra manera, aun con el sistema de patentes. No digo que esto sea malo (ni bueno), es lo que es.

Lo que va a mantener a tus productos con una cierta diferenciación (horizontal) es la necesidad de innovar, de generar productos nuevos y mejores continuamente (verticalmente), antes de que pasen a ser características de uso común. En un sector así, la empresa que consiga llevar el liderazgo, lo va a tener mucho más fácil, porque va a poder tener un producto diferenciado continuamente, lo cual fomenta que la marca sea más visible y, por tanto, una “competencia monopolística” (así se le llama) mayor.

En muchos de los sectores que hacen uso intensivo del conocimiento y la innovación, es bastante normal una cierta “especialización” que, por un lado, potencie la continua innovación y, por otro, la colaboración entre empresas. Empezamos a ver esto con la “estrecha” relación entre Apple y Google pero, al final, cada uno ha intentado ampliar sus horizontes hacia el marco del contrario y hasta Apple ha decidido sacar sus propios mapas… Yo diría que, en un futuro no muy lejano, las colaboraciones entre empresas tenderán a volver.

La segunda pata es la adaptación al medio. No es que Darwin esté en todo, pero cada vez son más los desarrollos económicos teóricos que intentan meter sus conceptos en cuanto se habla del desarrollo y la interdependencia de diferentes sectores empresariales. La pregunta es eterna, ¿El producto crea la necesidad o la necesidad al producto?

Está claro que la gente no está continuamente pidiendo a gritos la siguiente revolución en cuanto a dispositivos se refiere. Pero adaptarse implica, sobre todo, no ir a la zaga. Son las mariposas que evolucionan justo antes de que lo haga el medio las que sobreviven. Y si bien la naturaleza sigue su curso, las decisiones empresariales son estratégicas y discretas. O se invierte en algo o no. Cierto es que los rumores siempre han estado al acecho. Le pedíamos un iPhone, y se llamó iPhone.

La estrategia optima en ese aspecto es seguir fiel a un principio determinado que te permita mantener una diferenciación al margen de la evolución de tu producto competitivo pero que, a la vez, te permita ser lo suficientemente flexible como para adaptarte a los cambios. Y así, el famoso Ipad Mini, que Steve decía que no, fue que sí. Be bambú, my friend.

Crecimiento: Innovación y globalización

Es la generación de nuevos dispositivos, adaptados a un nuevo tipo de consumo derivado de una demanda creciente de portabilidad total, accesibilidad directa y simplicidad en el consumo de ocio, lo que ha hecho avanzar tanto a Apple.

Podemos descomponer los ingresos que obtiene Apple de la venta por diferentes dispositivos para ver gráficamente su evolución. Me van a permitir que haga un pequeño truco estadístico. Puesto que el consumo es muy estacional/cíclico (por las actualizaciones de productos en fechas señaladas, navidad, etc), utilizaré la media móvil, esto es, la tendencia subyacente a la evolución (quitando el ciclo).

Toda fuente de crecimiento durante esta crisis (desde 2006) es, en un 82%, por parte del iPhone y el iPad. Lo cual nos da una idea (no muy halagüeña) de qué hubiera pasado de no haber surgido estos dos elementos durante la crisis.

Es cierto que la venta de iPod va hacia abajo, pero sobre todo porque hay una sustitución de consumo por el iPhone, con similares prestaciones (aunque menos espacio). Más peligroso y nocivo me parece la caída en ventas de los ordenadores de sobremesa (un 6% menos que el año anterior).

La frenada en las ventas del iPad en este cuarto trimestre ha sido la mayor preocupación para unos inversores que se esperaban un crecimiento del beneficio del 28%, siendo este solo del 24%, nada demasiado grave si se remonta en el tiempo (como ha sucedido ya con el iPhone en anteriores ocasiones).

Si descomponemos las ventas por países también nos podemos llevar alguna sorpresa (bueno, no tanto), como el frenazo en ventas que ha supuesto Europa (aquí si que se nota el doublé dip en el que nos hemos/han metido). América ha supuesto el 40% del aumento en ventas en el último año, seguida de Asía (22%) y Europa (17%).

Los retos de Apple

Después de la cantidad de morralla que se ha escrito sobre el futuro de Apple, a un paciente servidor le gustaría poner las cosas desde su propia perspectiva.

El futuro de Apple se mantendrá siempre y cuando siga siendo capaz de mantener sus raíces (algo que parecía difícil tras la sentida partida del querido Jobs), al tiempo que evoluciona y se adapta a las necesidades de consumo de un mundo que cambia demasiado deprisa.

La puesta en venta de dispositivos de ocio portátil les ha salido de perlas, pero la competencia va surgiendo poco a poco (incoming Surface), y la innovación necesaria para seguir diferenciando su producto va a ser cada vez más difícil. Siri, los productos propios (mapas, redes sociales), aunque a mi no terminan de gustarme, y la propia Store son varios de los caminos tomados en este aspecto. Pero probablemente tendrán que ir surgiendo más.

El futuro es un camino lleno de curvas y baches, donde sacar la bola de cristal a relucir es algo que hay que dejar solo a los expertos “gurús”, y donde lo único que podemos pedirle a Apple es que siga renovando esfuerzos en innovar y mejorar la calidad y la eficiencia en la producción y el consumo de ocio tecnológico. Es lo único que al final acabará beneficiando al consumidor.

Porque, sinceramente, a mi el beneficio económico me da bastante igual. 

Miguel Puente Ajovín escribe el blog Caoticaeconomia

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
5 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
Yules
Yules
9 years ago

Pues no parece que Apple tenga mucho miedo subiendo las aplicaciones y su porcentaje al 40%. ¿Vendo menos? Pues vendo más caro y con más beneficio. Con un par.

NEXT
NEXT
9 years ago

Muy buen artículo.
Hay una frase final de la que personalmente retocaría. Apple no ha “adaptado a las necesidades de consumo” sino que se ha adelantado a ellas, como en el caso del IPhone y el IPad. Sobre este último recordemos que había empresas que vaticinaban un fracaso y ahora quiere subirse al carro, Microsoft.
El intentar crear dispositivos por delante del mercado, implica una gran inversión en Estudios de Mercado, Marketing Y SOBRE TODO de I+D+I. Desgraciadamente la única manera de proteger tu inversión es la de registrarlo como patente.
Creo que el futuro del uso y producción de los contenidos están marcados, por un LADO es DIGITAL, a pesar de que las editoriales españoles les cuesten verlo y de hay que publicaciones de otros países pasen del papel a los dispositivos digitales. Y siguiendo esta pauta los nuevos dispositivos tienen que crearse bajo dicha premisa, siendo accesibles a la información, usables y sobre todo fácil de llevar.

Miguel Puente
Miguel Puente
9 years ago

Gracias Next.
Sobre lo que dices, tienes toda la razón. Por eso he remarcado la metáfora de las mariposas, que “deben evolucionar antes que el medio”. En ese respecto Apple ha sido especialista en saber producir los dispositivos que iban a ser demandados antes de que lo fueran explícitamente.

Mandibul
Mandibul
9 years ago

Muchas gracias por el esfuerzo de publicar este interesante artículo.
Perlas como ésta te vuelven a iluminar zonas del cerebro que no sueles ejercitar.

Permitidme una reflexión y un humilde comentario al artículo.

Reflexión:
Ante todos estos asertos teóricos que tan bien se ven con Apple, uno piensa: “ok, vamos a plantearlo para mi Empresa”. ¡Ostia! Qué difícil. ¿Dónde están las claves del futuro? ¿Cómo coj#n€$ diversifico p’arriba y p’a los la’os sin tirar el dinero por el WC?
En fin, que uno se tiene en alta estima, pero hay que acabar convenciéndose de que uno no es la reencarnación de Jobs.

Comentario:
Decir que “El futuro de Apple se mantendrá siempre y cuando siga siendo capaz de mantener sus raíces” es un contra sentido con su propia historia de éxito y con lo descrito en el propio artículo (y -en última instancia- con la supervivencia a lp de toda empresa). O yo no he entendido a qué raíces te refieres. Porque claramente han pasado de perder la guerra PC-Microsoft (sobremesa & profesional) a encontrar su propio océano azul (portabilidad & gran consumo) donde nadan solos.

Saludos.

Miguel Puente
Miguel Puente
9 years ago

Por raíces me refiero a lo que el propio Steve Jobs definía como su ADN:
“It’s in Apple’s DNA that technology alone is not enough — it’s technology married with liberal arts, married with the humanities”.

5
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x