389 5

Phil Schiller, la soledad del actor secundario, por Alf

Phil-Schiller-as-Steve-Jobs.jpgNo hubo lugar a la esperanza y Steve Jobs no apareció ni en remoto -intento apartar de mi cabeza la noción de que su aspecto no hubiera tranquilizado al respetable, sino más bien al contrario, y lo que el corazón me dice que pasa realmente (1)-. Phil Schiller es una persona competente, de eso no cabe duda, dedicada a Apple durante la mayor parte de su vida profesional (diecisiete de veinticuatro, según su biografía oficial. Ha desempeñado labores críticas en el desarrollo de multitud de productos, incluyendo, por señalar uno crucial en la historia de Apple: la rueda de clic del iPod.

El problema es que siempre ha estado bajo la sombra de Jobs. Tan debajo de la sombra que es difícil reconocerle méritos propios (personalidad, carisma,…), cuando no está bajo el árbol jobsiano que le cobija.

Es el compañero de Jobs en todas las keynotes. Cuando hace falta un “demostrador” para que Jobs descanse, es Phil quien entra en escena. Es el mejor escudero que Jobs podría tener, y con los cambios físicos que Steve ha experimentado en el último año, cada vez más parecen uno Quijote y otro Sancho.

Schiller es tranquilo, gordinflón, bonachón. Steve es nervioso, dramático, radical. Schiller es el “chico para todo” de Jobs, que incluso le sustituye cuando el director general no puede (o no quiere) acudir a un evento. Phil Schiller ha dado conferencias de inauguración de eventos Apple en numerosas ocasiones, así que no es un novato a la hora de enfrentarse a la concienzuda concentración de los fans de Apple que pueblan un anfiteatro mientras se maldicen porque no es Jobs quien les va a hablar.

 

¿Cómo puedo prepararme mentalmente para salir al escenario a sustituir a la estrella que todo el mundo espera?

 

Eso explica el sincero (y tal vez demasiado extenso) agradecimiento a los asistentes a la última Keynote, porque, esos sí, habían ido a verle a él. Es fácil imaginar su última noche antes de la presentación, aterrorizado en sus pesadillas

 

No va a venir nadie al Moscone a escucharme… un teatro vacío, una keynote cancelada… mi perfil público destrozado, mis opciones de dirigir la compañía deshechas para siempre, porque no “tengo tirón”… no tengo tirón… vacía… cancelada… hundido…

 

phil-actor-secundario.jpgEl temblor de su voz al iniciar la última keynote de Apple en la Macworld de San Francisco indicaba claramente que prefería que de esas cosas se ocupara el jefe, que él con sus pequeños papeles de co-protagonista se conforma. Y que una cosa es preparar la conferencia delante del espejo y otra muy diferente salir con un lleno a reventar.

Posteriormente, una vez superado el momento “iLife” e inmerso ya en la árida explicación de iWork, el bajón anímico y de tensión que sufre es notable (no hay más que ver el vídeo). De repente es consciente de que la gente empieza a aburrirse de oirle hablar.

 

Hubiera necesitado otro “invitado”, ¿dónde está ese presidente de empresa, dónde el director de división que Steve siempre saca para que haga el intermedio? ¿Por qué nadie me avisó?¿Por qué todos me decían que estupendo, que no hacía falta nada más?

 

El remate final, al borde de la extenuación sicológica, es el mediocre anuncio del MacBook Pro de 17″ (de la familia MacBook en realidad).

 

¿Qué quieren que haga con ese “pestiño” de anuncio? ¿Por qué no me hicieron uno sobre iTunes como pedí? Algo con color, con ritmo… pues no, tenía que ser este rollo sobre la ecología y lo verde que es mi manzana… a ver si pasa pronto… (esta te la guardo, Steve)

 

JOBS_WALDROF_KEYNOTE_2009_t.jpg
Click para ampliar

Era el gran momento de Phil, con todos los focos alumbrándole, era su oportunidad, la de demostrar al mundo que Jobs tenía sucesor… y le prepararon un toro de primera (iLife) y tres “sobreros” (un iWork sin chispa, una presentación de portátiles sabida y la movida de iTunes -es de suponer que a estas alturas nada va a cambiar la costumbre de comprar por iTunes, aunque su insistencia en que ya “saben” que la mayor parte de las canciones baja de precio apuntó a un “momento pánico” ante la posibilidad de que la gente se raje y se lance de nuevo al P2P).

Su momento de gloria le llegó en una feria tocada de muerte, agonizante, y encima como sustituto de emergencia de un líder en horas bajas y con un cartel a defender nada espectacular.

Como se suele decir, fue su triunfo más amargo. Su momento de gloria más vana. La medalla que nunca hubiera querido ponerse (no en esas condiciones). Es el drama del eterno actor secundario. Brilla si está en un segundo plano, pero si la luz le apunta directamente, se desdibuja y desluce.

Phil_pensnado_keynote_2009.jpg

Phil cumplió, pero no encantó. No consiguió hacer olvidar al gran ausente. Demostró que conoce los productos, y que puede hacer presentaciones. Pero no transmite pasión, no te inocula ese convencimiento de que estás viendo lo último de lo último… supongo que para poder hacer eso hay que ser una auténtica estrella… hay que ser Jobs.

(1) Como es evidente, la nota de Apple a los medios de comunicación no han hecho sino confirmar mis más siniestros temores sobre lo que Apple quiere decir sin decirlo.

5 Comments

  1. Anónimo

    Es que Jobs tiene alma de diva, le pierde aparecer y ser famoso. Pero no se da cuenta que quien pierde con eso – a la larga- es Apple.

    Así solo pueden actuar los que viven de su imagen, porque ellos son la empresa y detrás de ellos solo están ellos. No es el caso de las empresas y menos siendo multinacionales.

    Vale para sacarla del olvido, para hay que saber cuando parar y dejar de ser la “diva” de Apple.

  2. Anónimo

    Jobs es el alma de Apple. Sin el, sin su personaje, sin su alma de “diva”, Apple no tendría el alo que posee, la gente no haría colas para ver una presentación, no estarían especulando, adivinando, espiando cualquier posible novedad, o acaso existe semejante rumorología acerca de Acer, Dell, Microsoft….. no. Esa gente da igual lo que presente, da igual lo que haga, mientras que lo que haga o diga Steve tiene un fuerte impacto en la industria.
    Personalmente también creo que su imagen está demasiado ligada, de echo, el echo de que esté enfermo, algunos lo traducen en que Apple también está enferma.
    Lo que un día ayudó a subir la imagen de Apple,hoy le está haciendo daño. Tenían que haber preparado un relevo de imagen hace tiempo, pero creo que les ha pillado por sorpresa también a ellos, de echo el propio Steve dice que “pierde peso rápido de lo que los médicos esperaban”.
    Supongo, que hasta Junio no habrá novedades, y entonces, en Junio sacarán algo gordo, y empezarán a introducir a mas gente en la imagen de Apple.

    Apple es la fuerza de Steve, guiando a todo un ejercito de profesionales increíbles. Seguro que habrá mejores programadores, mejores diseñadores, mejores personas, pero nadie los guía como Steve.

    Ánimo, Steve, quedan muchas Keynotes por presentar.

  3. Anónimo

    el cancer de pancreas por mucho que se opere una persona, una vez ataca, siempre estas en el peligro.
    un profesor mio de informatica” valga la redundancia” tubo el mismo caso EXACTO que jobs, salio aireoso de la operacion, estubo bien y todo, pero derrepente empezo a quedarse como un puto palo” ojo, un profesor no del monton del office, sino de informatica avanzada, enseñando las plataformas principales, sparc, x86, principios de x64, y la ppc, esta ultima, una maravilla para estudiar” y alfinal el pobre hombre, en la caja esta.
    no es por joder pero jobs esta siguiendo el mismo camino…

  4. Anónimo

    Todo tiene su tiempo y al Jobs nadie le quita lo bailado, confío que este hecho de la enfermedad y el aura que rodea a Apple, ayude a la larga a que la empresa siga buscando en las mismas direcciones que en los últimos años, si de paso alguien decente capitanea el barco, como mínimo será otra empresa más, fuerte pero y tal vez del montón, si juegan bien las cartas que tienen pueden sobrevivir a la leyenda.

  5. Anónimo

    Como decía Deng Xiaoping: “da igual que el gato sea blanco o negro, lo importante es que cace ratones”.

    ¿Qué más da que el tío sea más soso que Bill Gates haciendo presentaciones? Que Apple haga buenos productos, competitivos y que los venda. Lo demás son pajas mentales.

Deja una respuesta