279 1

Spotify tampoco tiene modelo de negocio. Los sellos siguen sin saber cómo ganar dinero con la música en internet

the-register-icon.JPGEs lo que parece desprenderse del demoledor artículo publicado por Andrew Orlowski en The Register, en el que cuentan el desarrollo de unas conferencias realizadas por el fundador de Spotify para explicar cómo piensan ganar dinero con el servicio. Según la publicación electrónica, las discográficas se enfrentan a toda la música que los usuarios pueden encontrar y descargar gratuitamente en internet con preocupación. Porque si todo es gratis, la inversión en realizar grabaciones sonoras se evapora. Sólo los tontos invierten en negocios que no van a ganar dinero. Los sellos se quejan de que la música gratuita está destruyendo sus ingresos y suplican (exigen) con regularidad que legisladores, reguladores y operadores les ayuden en su lucha por mantener el cortijo cerrado. A cambio, ellas permiten que algunas empresas regalen la música, sólo que no gratis, sino con grandes costos. A ninguna empresa se le obliga a quebrar.

La semana pasada, Paul Brindley de Music Ally entrevistó al fundador de Spotify, Daniel Ek, en The Great Escape. Quedó establecido que los sellos discográficos poseen el 30 por ciento de Spotify a través de empresas de inversiones. Puede que sea más, pero la mayoría del dinero simplemente se recicla en royalties.

spotify-login.JPGPara competir con empresas que no ganan dinero y regalan la música, están respaldando negocios que no ganan dinero y que también dan la música gratis. Es genial.

Con respecto a los usuarios de Spotify, la mayoría están entre los 30 y los 50, y usan el sistema para redescubrir música. Este grupo de edad le preocupa poco descubrir nueva música y tener en propiedad la grabación digital. Pero eso no es una buena señal para un negocio próspero a largo plazo. Sugiere que los usuarios de Spotify ya tienen una colección musical y tienen intención de convertir los streams gratuitos en compras pagadas. El 35 por ciento de las listas de reproducción, dijo Ek, eran simplemente álbumes. Tanto hablar de la muerte del disco de larga duración y resulta que acaba reencarnándose de nuevo.

Las tres grandes propuestas de Ek para el servicio de pago eran capacidades de red social, un servicio de descarga que interopere con el teléfono o iPod, y exclusivas. El problema desde una perspectiva de negocio es que Spotify da a los usuarios un servicio tan satisfactorio de forma gratuita que no hay ninguna razón para actualizarse.

Así que los sellos discográficos más importantes están gastando millones en algo que no hará dinero y al que muy probablemente no le dejarán tener éxito. Esto no tiene sentido: convierte a Spotify en un error histórico del tamaño de la MTV o de iTunes.

One Comment

  1. Anónimo

    Esta claro que la música y los músicos tienen que buscar otro modelo de negocio porque las descargas les están ocasionando muchas pérdidas… bueno más que pérdidas, están evitando que ganen todo el dinero que ganaban antes.

Deja una respuesta