XIII, Un cómic de armas tomar, por Docmorti

xiii.jpgHa pasado ya algún tiempo desde la publicación en nuestra plataforma de este título de acción y disparos en primera persona, pero las originales premisas de las que parte bien merecen un análisis en profundidad.

Porque si ya es raro encontrarnos un videojuego basado en una novela gráfica europea, mucho más exótico es encontrarnos con un aspecto visual arriesgado, deudor del mismo mundo del cómic del que toma el argumento y que hace un uso intensivo de la técnica cel-shading.

Realmete no sé en que estaría pensando la gente de Ubisoft primero y los chicos de Zonic que lo han convertido al Mac después, pero la jugada les ha salido bastante bien.

XIII te mete en la piel de un agente especial envuelto en una trama política y de espionaje internacional que se sumerge entre los entresijos del poder y las teorías de la conspiración para dar cuerpo a una aventura de acción en primera persona divertida y estéticamente impactante.

Historia, Tras los pasos de Le Carré

Este es uno de los puntos fuertes del juego. Aunque los que conozcan el cómic que lo inspira seguramente ya lo supondrían.

En XIII seremos un agente especial con un serio problema: no puede recordar quién es o qué ha hecho pero todo parece indicar que se ha metido en un lío tremendo. Especialmente el hecho de que todos con los que se topa quieren matarlo, acaban muertos o ambas cosas.

Seguro que a más de uno le suena este argumento (sobre todo si ha visto El caso Bourne), pero tranquilos: éste es sólo el punto de partida y conforme avancemos en la trama las cosas se irán complicando mucho. No quiero destriparos el argumento, porque es realmente sorprendente, pero os adelanto que contiene los suficientes giros en su guión para mantenernos siempre interesados en el mismo.

3xiii.jpg

Gráficos, Del papel al monitor

Desde que SEGA aplicara la técnica del cel-shading en su Jet Set Radio de Dreamcast, cada día más desarrolladoras se han decantado por este estilo “cartoon” para sus juegos. Posiblemente la piedra angular sea el sublime The Legend of Zelda: the Wind Waker que Nintendo creó para su Gamecube, pero a día de hoy decenas de títulos, desde frenéticos juegos de lucha hasta sesudos juegos de Rol, se han decantado por el cel-shading para mostrar sus gráficos.

Sin embargo, es precisamente el título que no ocupa, el primero que lo ha adoptado para presentarnos un shooter en primera persona. Y lo ha hecho basándose en el ya clásico motor de Unreal. Realmente el título es un híbrido, ya que sólo son completamente cel-shading los personajes y objetos interactivos, “trucando” el aspecto de los fondos con texturas planas. Pero el resultdo es más que atractivo y todo parece encajar con ese mundo de papel del que ha sido extraido.

1xiii.jpg

El diseño de personajes está bastante cuidado y los artistas gráficos han sabido transportar la esencia de los mismos desde las páginas del cómic donde vieron la luz a nuestras pantallas. Los escenarios, sin embargo, no presentan tanta regularidad en la calidad y podremos descubrir desde entornos extraordinariamente diseñados y sólidos como el banco a otros bastante menos sofisticados. Y es sobre todo en los lugares cerrados donde las deficiencias son más patentes, ya que en XIII proliferan las estancias vacías —demasiado— y un estilo arquitectónico plagado de rectas y amplias superficies planas que confieren al conjunto de cierto aire desangelado. Los exteriores y algún interior soberbio, son mucho más ricos y variados.

Por otra parte, los efectos ambientales y de luz están realmente bien conseguidos y, pese a que contrastan ligeramente con el aspecto del resto de elementos del juego por su verosimilitud, en ningún caso parecen fuera de lugar.

Especial mención se merece el novedoso recurso de colocar a modo de viñeta determinadas acciones como el disparo a distancia de un francotirador o el acierto de un disparo directo a la cabeza de algún enemigo. Son precisamente estos detalles los que ayudan a trasladar todo el sabor del cómic al ordenador. Lástima que en ocasiones estas viñetas ralenticen la acción, no de manera significativa pero sí evidente.

Sonido, A ritmo de jazz

XIII está perfectamente doblado al castellano. Y eso es ya de por sí una muy grata sorpresa. Además, se puede decir que el equipo de doblaje ha hecho bien su trabajo y no es difícil dejarse llevar por sus interpretaciones hasta el interior de esta enrevesada trama de intriga. Esto es algo que debemos agradecer ala gente de Feral, ya que no es habitual encontrarnos doblajes tan competentes (en los pocos casos de que dicho doblaje al castellano sea una realidad).

Sin embargo, hay un “pero”. y es que, al menos en la versión en castellano y en las dos máquinas en las que he jugado a este juego, las escenas cinemáticas mostraban problemas con el audio, produciéndose un efecto de eco artificial un tanto molesto. si bien es cierto que este problema no desvirtúa la experiencia de juego ni impide seguir la trama si empaña ligeramente lo que por otra parte es un magnífico doblaje.

La música es, probablemente, lo más sobresaliente del apartado sonoro. Compuesta por un nutrido número de piezas de jazz, mantiene siempre el tono adecuado al relato y sirve para hacer la experiencia mucho más inmersiva. Se nota que el compositor se ha ganado bien su sueldo y ha creado unas cuantas melodías que sin duda podrían entrar en cualquier banda sonora de película. Además, la música es dinámica, cambiando de intensidad según se van desarrollando los acontecimientos y enfatizando proverbialmente los momentos más delicados de la aventura.

Los efectos sonoros, sin embargo, tan sólo cumplen su cometido. Sin más ni más. Son de una calidad más que aceptable, pero palidecen ante el trabajo sonoro de shooters muchos más exhaustivos con la imitación de la realidad, como Call of Duty o Medal of Honor.

De todos modos esto no deja de ser del todo lógico, si tenemos en cuenta las fuentes de las que beben cada uno de estos títulos, ya que XIII no pretende plasmar un conflicto bélico real sino la ambientación de un cómic. Y eso lo hace fantásticamente bien con la inteligente integración de elementos gráficos y sonoros. Así, en determinados momentos no sólo escucharemos una metralleta sonar, sino que también veremos un onomatopéyico “TA TA TA TA” en pantalla.

Esta innovación tiene especial interés en aquellas fases en las que la ocultación cobra peso específico, ya que las pisadas las podremos ver al tiempo que las oímos, ayudándonos así a determinar su procedencia.

4xiii.jpg

Jugabilidad, Eficacia sin sorpresas

Los más aficionados a los juegos de acción en primera persona ya sospecharán que les depara este título. Y es que XIII es capaz de romper convencionalismos en su apartado gráfico pero en lo que a desarrollo y sistema de juego se refiere sigue al pie de la letra el manual del buen “shooter”. Y lo hace muy bien, pero desgraciadamente no deja muchos espacios a la sorpresa.

XIII adolece del que creo que es, hoy por hoy, el gran mal de gran parte de las obras de este género: la linealidad. Y es que las posibilidades de exploración son mínimas y el desarrollo del juego está en todo momento prefijado, limitándonos a ir de A a B, solucinando algún puzzle de menor importancia por el camino. Quizás a la mayoría de los usuarios no les importe, pero algunos echaremos en falta la posibilidad de elegir caminos diferentes. En este sentido el excelente Deus Ex o el consolero Metroid Prime marcan el camino que XIII (al igual que otros grandes títulos como Call of Duty o Medal of Honor) ha decidido no seguir.

En cuanto al diseño de niveles, la tónica general es la de una gran calidad, alternando fases de acción pura y dura con otras un poco más reposadas en las que la ocultación y el sigilo son esenciales. Quizás algunas fases pueden resultar un tanto monótonas, especialmente en el tramo medio de la aventura, pero haciendo balance de este aspecto la nota media es más que notable.

El uso inteligente de las armas a nuestra disposición (nada que no se haya visto ya, desde cuchillos a metralletas) es vital en este juego y saber elegir con qué debemos “repartir plomo” en cada situación clave para tener éxito. Además, podremos hacer rehenes sorprendiendo a nuestros enemigos por la espalda y usándolos como escudos humanos.

2xiii.jpg

Por otra parte los momentos en el que tendremos que echar mano de nuestra habilidades de sigilo y el uso de objetos para solucionar algún puzzle ayudarán a descansar de tanto disparo de vez en cuando. Y esto se agradece mucho en un título que, aunque en ningún momento llega a ser aburrido o monótono, sí sufre a mitad de la historia un evidente descenso de la tensión. Eso sí, merece la pena continuar porque el tramo final de la aventura es absolutamente trepidante y los giros de argumento nos tendrán pegados al ratón hasta acabar el juego.

La inteligencia artificial (como la humana en muchas ocasiones) a veces brilla por sus ausencia. Los enemigos son capaces de mostrar un alto grado de eficiencia, escuchando disparos o activando alarmas pero se ve que el stress les sienta francamente mal y en ocasiones nos sorprenderan lanzándose como kamikazes directos hacia nuestras balas. Es cierto que esto nos facilitará considerablemente la vida, pero le quita cierta emoción.

Modo multijugador, Un extra de categoría

En muy pocas ocasiones ser los últimos en algo entraña alguna ventaja. Y este es uno de esos raros casos, ya que XIII salió para Mac meses después de aparecer en PC y las principales consolas. Y gracias a esa demora ahora podemos disfrutar no sólo de los modos multijugador presentes en la versión Pc, sino también de los creados especialmente para las versiones de consola. Además, poder jugar

Con todo y con eso, XIII es un título eminentemente orientado al modo individual y, por tanto, palidece frente a los grandes de la “arena”. El multijugador es un magnífico extra, pero no la razón principal por la que XIII es un juego muy recomendable.

Concluyendo

XIII es una apuesta curiosa y digna de atención. No sólo por tener una estética diferente y un uso de recursos tradicionalmente reservados al mundo del cómic. Sino también por contar con todos los elementos que hacen bueno a un juego de acción en primera persona. Nadie debería llevarse a engaño por su estética cel-shading, tanto su argumento como la violencia de algunas escenas lo hace apto sólo para jugadores adultos.

XIII es sin duda una magnífica alternativa para todos aquellos amantes de los FPS que quieran descansar un poco de tanto conflicto bélico y tanta hiperrealidad y un buen aperitivo mientras llega el esperadísimo Doom 3 y ahorramos para comprarle a la NASA algún equipo que pueda moverlo :D.

Lo mejor

– doblado al castellano

– estética novedosa

– un argumento interesante

– algunos efectos prestados del cómic

Lo peor

– la linealidad

– el diseño de algunas fases

– los altibajos de la la IA

Requisitos mínimos

– Mac OS X 10.2.3

– PowerPC G3/G4 800 MHz

– 256 MB RAM

– Tarjeta gráfica 3D con 32 MB VRAM

– Lector de DVD

– 1.6 GB de espacio en disco duro

Requisitos recomendados

– Mac OS X 10.3 o posterior

– PowerPC G4 1 GHz

– 512 MB RAM

– Tarjeta gráfica 3D con 64 MB VRAM

– 2.2 GB de espacio en disco duro.

Enlace:

http://www.feralinteractive.com/?game=xiii&language=espanol&section=

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
Anónimo
Anónimo
15 years ago

Es sin ninguna duda uno de los mejores juegos con la mejor trama y unos graficos de “cel-shading” estupendos

Anónimo
Anónimo
15 years ago

Yo diria que mejoren el juego

2
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x