Schiller frente a Jobs

Phil_slim.jpgSteve Jobs002_Slim.jpgEsta pasada Apple Expo de París se prestaba a incluir, con la conferencia de Schiller, algunas pistas sobre cómo podría ser una keynote “post-Jobs”. Así que, por una vez, he decidido hacer una columna de interés -si lo tiene- básicamente para Maqueros.

Ser el sustituto de una estrella mundialmente famosa del rock’n’chip no debe ser sencillo. Y el hecho de que todo lo que eres lo has conseguido a la sombra de la persona a la que reemplazas, tampoco facilita las cosas.

Y, para colmo, tu oportunidad de demostrarle al mundo que puedes sustituir al protagonista de la película, te llega en las peores condiciones: cuando el Único está recuperándose en el hospital de un peligroso cáncer (que la mayor parte de las veces es mortal), y por lo tanto, una mitad del mundo se siente solidario con él, y la otra siente compasión. O sea, por una razón o por otra, todos te miran, por si acaso resultara que la conferencia es el principio de la “campaña presidencial” para dirigir Apple.

Este Septiembre, por tanto, un montón de preguntas podían encontrar respuestas sobre cuál podría ser la futura cabeza visible de Apple Computer.

JobsSchiller.jpg

Lo primero que cualquiera advierte, es el diferente carácter (y probablemente actitud) que tienen Jobs y Schiller. El primero presenta cada cosa (nueva o no) como si alguien acabara de abordarle para presentarle “lo más grande”. No importa si se trata de que Mail pueda enviar mensajes de correo electrónico o si se trata de las capacidades de multivídeoconferencia simultánea de iChat. Puede repetir la misma presentación tres veces en tres eventos diferentes y siempre suena como si fuera la primera vez que alguien ve algo parecido.

Por otro lado, Schiller pone cada cosa en escena como si fuera el resultado de un duro trabajo, sudor, sangre y lágrimas, día y noche, todos los días y todas las noches. Puedes percibir que un mensajero acaba de entrar en el Pabellón segundos antes de que tuviera que enseñarlo, porque estaban terminándolo, puliéndolo y retocándolo.

Si falla algo, y es Schiller quien lo presenta, puedes perdonarle, porque sabes que lo hacen lo mejor que pueden. Por el contrario, si lo está presentando Jobs, das por sentado que todo tiene que salir perfecto, porque transmite esa sensación de que todo estaba terminado hace semanas, esperando tranquilamente sobre una estantería hasta el día de la presentación. Tiene que ser perfecto porque no hay lugar para la improvisación.

Con Jobs, las cosas surgen de una máquina mágica que tiene en su oficina, a salvo de miradas curiosas, donde surgen maravillas de todo tipo con el único propósito de impresionarnos. Schiller… bueno, Schiller es el jefe del equipo que abandona el laboratorio para mostrarnos en qué han estado trabajando últimamente.

Un problema de estilo

Steve Jobs, a lo largo de estos años, ha desarrollado un estilo de presentación reconocido mundialmente. Sus vaqueros, deportivas y suéter negro, incluso su media barba, su control del escenario (no puedo evitar recordar al malogrado Freddie Mercury y su piano, de la forma en que se sienta y toca… el teclado). Verdaderamente es único.

Una de las muchas cosas interesantes de la keynote era descubrir si le había sido permitido a Schiller, de alguna forma, imprimir su sello personal a la presentación, estando seguro como estoy de que haría las cosas de forma diferente a como las presenta el “Mayor” Jobs.

La respuesta a esta pregunta, como todos sabemos es “¡no!”. No le fue permitido moverse una pulgada fuera del guión que tenía escrito Jobs para la película que originalmente él iba a protagonizar en París. Schiller tuvo que atenerse a una reposición de la demostración que ya se había hecho en la WWDC (al menos no le obligaron a ponerse un suéter negro).

Un hombre que parece que acaban de entregarle vía urgente la primera beta pública de Tiger, seguro que sería mucho más feliz mostrando otras seis nuevas y alucinantes características del sistema operativo, antes que hacerle los coros al líder de la banda (caramba, son 150 nuevas características. Aunque estemos a un año de su venta, deberían tener margen para enseñar nuevas cosas).

Ahora todo el mundo sabe que Schiller no tiene [su propio] estilo.

Otra forma de la que Phil podría haber demostrado al mundo que tiene “personalidad propia” hubiera sido presentar la “one more thing” (aunque también eso forme parte del estilo acuñado por Jobs). Pero tampoco.

Obviamente, Jobs no quiere que la discusión sobre qué hará Apple cuando él no sea su cabeza hablante llegue más lejos. Y no está dispuesto a permitir especulación alguna sobre el inicio de la carrera de sucesión en Apple, con una desbandada de candidatos peleando por colocarse.

Así que, por ahora, tendremos que asumir que Apple sigue teniendo un único líder, y que éste no tiene planes de compartir el sillón. Y el bueno de Phil tendrá que seguir esperando la oportunidad para mostrarle al mundo que él puede ser tan “molón” como Jobs. Y todo aquel que esté pensando en ser el próximo director de Apple que se ponga a la cola.

Seguiremos opinando.

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
5 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
Anónimo
Anónimo
19 years ago

bueno el dia que jobs no este??.. lo clonamos!!! ja! larga vida a jobs es el mejor lider que puede tener apple

Anónimo
Anónimo
19 years ago

Yo estoy para lo que necesiten. No estaria mal adueñarnos del Mundo. Caos.

Lo que importa es la maquina, no el hombre.

http://www.aviadordro.com

Anónimo
Anónimo
19 years ago

Bueno, los Smart_Folders es una caracteristica del tiger no mostrada antes ¿no?

Anónimo
Anónimo
19 years ago

Mira, Jobs es el rey y señor de apple, a él le intereza la innovación y el buen estilo, más que por lo económico, caso contrario de schiller. Espero que tdo salga bien.

Anónimo
Anónimo
19 years ago

Mira, Jobs es el rey y señor de apple, a él le intereza la innovación y el buen estilo, más que por lo económico, caso contrario de schiller. Espero que tdo salga bien.

5
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x