Cuando llegas a una nueva tecnología…

Recientemente me acabo de incorporar a una tecnología que nunca pensé a la que llegaría… Airport.

Nunca me había planteado dar ese paso. La verdad es que no consideraba la idea ni de lejos hasta hace un par de meses cuando decidí cambiar el parque informático.

Cuando uno se da cuenta que sus necesidades han variado a lo largo de su “carrera informática”, no le queda otro remedio que pensar en otras tecnologías.

Antes fundamentalmente me dedicaba al diseño. Varias máquinas (en casa) pasaron por ese cometido, cada vez más potentes, más ampliables, más… monolíticas, archivos enormes por red… Pero desde hace un año, algo menos, esta situación cambió.

Con el lanzamiento de faq-mac, me vi en la tesitura de aparcar el placer del diseño gráfico para dedicarme a asuntos más “periodísticos”, y la necesidad de cambiar el parque se hizo evidente. El venerable G4/400, el iMac 266 y alguna máquina antigua más han dejado paso a nuevas incorporaciones, un iMac 700 de 15″, un PoweBook de 17″ (cuando llegue) y un iBook Grafito a 366. Todos equipos compactos y fáciles de mover.

En una columna anterior me planteaba este tema: la posibilidad de equipos desktop móvil, y por eso han ido “cayendo” estos equipos.

¿Y Airport? ¿Por qué?

Hace prácticamente dos días que me llegó la estación Airport Extreme. Llegué al convencimiento que necesitaba apuntarme a esa tecnología por varios motivos:

Tengo la suerte (o la desgracia) de disponer de un cuarto para todos los ordenadores. Ese sueño dorado de muchos usuarios (el tener el “despacho propio”) es en realidad una pesadilla. Vives encerrado en el despacho, desconectado de toda vida familiar, sentado en la misma silla, delante de la misma mesa… Llega un momento, que aunque no queda otro remedio que pasar muchas horas delante del ordenador (trabajo es trabajo), te apetece cambiar de ambiente… al menos un poco. Muchas veces no es necesario estar -totalmente- pendiente del cacharrito, sino darle una ojeada ocasional… Te levantas del sofá para mirar, vuelves al sofá… Vamos, un fastidio.

En verano, el problema se agrava… Sin aire acondicionado, ¿quién aguanta el calor de las máquinas? Con lo a gusto que me saldría a la terraza… (ahora podré, ¡bien!).

Aunque este último punto es bastante mundano (pero muy cómodo en verano) si lo consideré un aspecto más importante.

Hoy en día, en cualquier viaje, en cualquier presentación, en empresas, congresos, etc… hay disponiblidad de redes inalámbricas. La facilidad de mover información (o de recibirla) instantáneamente y lo más importante, sobre la marcha, hace que uno considere que hay que apuntarse “al gremio” para poder ofrecer información de manera más inmediata. Y ¿por qué no comprar sólo una tarjeta y listo? Ya que te apuntas, ¿por qué no hacerlo hasta la médula? No sólo la tarjeta/as, sino también la red para casa. Así uno se acostumbra a trasegar con la nueva tecnología (que al menos, es muy nueva para mi).

Después de dos días estoy bastante contento… esto, no, contento no, fascinado.

Aunque estoy acostumbrado a manejarme con los Macs desde hace muchos años, mis comienzos (esto, hace dos días, no creais que hace tanto), fueron fatídicos, precisamente por torpeza. Instalé precisamente una tarjeta Airport “classic” (hay que ver, la red “b” ya es classic) e intenté configurar la estación base.

Si bien hay que decir que nada más conectar el router ADSL (monopuesto) a la estación ya tenía internet en toda la red… la estación no se dejaba configurar.

Veinte minutos después de hacer probatinas (llegué a pensar que con la tarjeta “classic” es imposible configurar una estación “Extreme”), me di cuenta de mi error. Normalmente uso una máxima que me ha ido bien a lo largo de los años: “Si no lo tienes, no lo instales”. No había instalado las correspondientes actualizaciones de airport en el MacOSX, ya que como no tenía red… ¿para qué instalar algo que “potencialmente” podía causarme problemas? Así que la decisión se simplificó entre bajarme las actualizaciones desde Apple o usar el CD de instalación. Como la estación es un producto muy reciente, confié en el CD: no podía estar desfasado.

Instalación

Reinicio…

Ohhhhhh

La estación base ya estaba a mi alcance.

Había visto funcionar la estación de mi amigo y redactor de esta casa Alf (e incluso había trasteado con ella para montar una red) pero el cambio con respecto a la estación “classic” (más classic) es muy grande. Principalmente porque las opciones se han ampliado mucho. Los sistemas de encriptación ocupan una parte muy importante del interface de la estación, y aunque está todo muy clarito… hay que saber algo de redes para sentirse cómodo y sobre todo, saber que se trae uno entre manos.

La configuración de momento me ha resultado sencilla, aunque aún tengo que derivar un buen montón de puertos, y no se que voy a hacer con ciertos protocolos que usan puertos aleatorios para el envío y recepción de archivos.

La seguridad, parte muy importante de todo este invento (ahora estoy al alcance de cualquiera) la he tratado de reforzar todo lo que he podido… y aún con todo, hay firewalls en todas las máquinas. Nunca está de más poner una cerradura extra en la puerta de casa.

En cuanto al alcance… vivo en un 10º piso, y hasta el 4º tengo cobertura… No está nada mal. Posiblemente reduciré la potencia de la estación hasta encontrar una solución de compromiso entre alcance y potencia, ya que no soy la única red visible en mi entorno: casi me da la risa cuando descubrí que no solo tengo dos redes (supongo que serán vecinos del bloque de enfrente), sino que también aparece en mi campo de acción una tercera red que supongo que será del hospital militar que tengo muy cerca de mi casa. Hay que decir que la preocupación que me causaba que el hospital (con helipuerto) tiene un nutrido elenco de antenas de radio no interfieren en mi red. Es de agradecer.

El siguiente paso será eliminar la red Ethernet totalmente, en cuanto llegue el PowerBook (dos velas blancas, a ver si antes de final de mes…). No creo que la vuelva a necesitar, ya que ya no necesito mover archivos de gran tamaño. Menos cables colgando, menos complicaciones. ¿Alguien quiere un switch ethernet baratito? Creo que ya no lo necesitaré… 🙂

Un saludo a todos (desde el sofá, claro).

XiM

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
Anónimo
Anónimo
19 years ago

Esta cobertura desde el décimo piso hasta el cuarto es con antena o sin antena?

Anónimo
Anónimo
19 years ago

Hola Rosa .. es sin antena, aunque en el 4º piso (6 más hacia abajo) hay casi “tiro directo” sin paredes por el medio .. com muchas paredes por el medio (acabo de hacer las pruebas) tengo cobertura al mínimo en el 6º piso.

Saludos

XiM

2
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x