Web 2.0

En los entornos tecnológicos cada vez se habla más de las versiones 2.0 de los entornos tradicionales de comunicación. Se ha empezado por hablar de una (creo que inexistente todavía) web 2.0, pero se acerca con paso firme, pese a los obstáculos que ponen los medios de entrega de contenidos...


15 2
15 2

En los entornos tecnológicos cada vez se habla más de las versiones 2.0 de los entornos tradicionales de comunicación. Se ha empezado por hablar de una (creo que inexistente todavía) web 2.0, pero se acerca con paso firme, pese a los obstáculos que ponen los medios de entrega de contenidos tradicionales, la televisión y la radio.

Web 2.0

La tan cacareada Web 2.0, con la que se está empezando a intentar barnizar el contenido de el actual internet, está muy lejos de ser realidad.

Internet nació (o se ha ido desarrollando) en un esquema muy tradicional de tipo vertical en el que existen unos contenidos, un medio técnico de transporte, y un usuario final. La información puede fluir en muchos sentidos, pero desde la vista del consumidor de internet, son los tres pasos básicos de esta comunicación. La entrega de contenidos y conocimiento al usuario final es el resultado final de esta operación. Internet nació con esa filosofía (la de la entrega de contenidos de forma rápida) y como herramienta de comunicación. Esta forma de comunicarnos viene heredada del concepto básico de comunicación que llevamos empleando los humanos desde que fuimos capaces de encontrar un medio de transporte para enviar conocimiento a otro ser vivo u otro elemento.

El ser humano es tremendamente adaptable y es capaz de crear herramientas para transmitir sus conocimientos a otros seres humanos … e incluso seres que no lo son.

Sin embargo, la glorificación tecnológica del transporte de los contenidos jamás puede ser la característica principal de la denominación de una nueva versión de lo que es la comunicación básica. La ventaja de internet es que ofrece una serie de herramientas para que el usuario sea capaz de recibir de forma mas eficiente la información. Porque la revolución no está en como percibe el usuario la información (que intentamos que sea lo más parecido a la comunicación mas tradicional entre pesonas; audio, vídeo, etc …), sino como la recibe organizada en función de sus intereses.

Quien glorifique a las técnicas de transmisión como fin en vez de como un elemento más y lo califique como 2.0 se equivoca.

Un ejemplo es la calificación de 2.0 que recientemente he visto al tema de las bitácoras. En realidad, la mejora técnica de el método de comunicación no es un avance en si, sino solo un medio para que la comunicación fluya mucho más rápidamente, puesto que es necesario mucho menos tiempo para procesarla. En realidad no se ha inventado la imprenta con las bitácoras, solo se han hecho más modernas las máquinas, más eficientes (y más asequibles), lo cual permite una mayor diversidad y volumen. Pero no son más que la reinvención tecnológica de las viejas páginas personales. No hay nada nuevo en esto, solo se ha hecho el medio más eficiente.

Quien tampoco merece premio a la invención es la glorificación de la entrega de servicios. Si existe la posibilidad técnica implementada (o puede implementarse con sencillez) es posible añadir cada vez nuevos servicios a internet. La entrega de vídeo y audio, así como el comercio por internet son servicios muy útiles (y hoy en día imprescindibles), pero sin embargo, aunque se faciliten las herramientas y la tecnología permita la expansión de estas tecnologías, no aportan nada a como el usuario quiere recibir la información, organizarla y consumirla.

El destinatario final es lo que cuenta: el es el que quiere decidir como, además el poder elegir qué y de que forma recibe la información, y además en la posición geográfica en la que se encuentre.

Tímidos intentos de una Web 2.0 real son los sistemas operativos y aplicaciones por internet, o el desarrollo de portales que permiten al usuario organizar la información a su gusto y manera en una primera pantalla. Los sistemas de sindicación (RSS) están ofreciendo una herramienta muy eficaz (es quizás, de lo más novedoso que se ha inventado en internet como medio condensado de traspaso de múltiple información) para que el usuario pueda crear los principios de un interfaz taxonómico de primera y rudimentaria tecnología 2.0.

La taxonomía es el posible futuro Web 2.0

La taxonomía (la capacidad de categorizar la información) por parte de los usuarios es posiblemente el paso a realizar para que la información no sea solo entregada de forma mas eficiente y sobre todo, mucho más exacta que hasta ahora. Porque la búsqueda de información que se realiza a través de un buscador, ofrece una serie de contenidos basados en la información que contiene la página: es decir, si se nombra un concepto completo o se saben elegir las palabras adecuadas. Sin embargo, no hay un directorio de categorías, no en el sentido más detallado en el que podríamos buscar de forma mucho más determinada (y de forma recursiva) un tema en concreto hasta el nivel de profundidad que deseamos. Esa nueva forma de realizar búsquedas (en vez de recibir un listado de información filtrada por un algoritmo de posibles resultados relevantes) podría ayudar mucho más al usuario a llegar donde llega evitando el exceso de información no relevante.

Sería tan sencillo como solicitar cualquier término y poder llegar a una de sus características (la que nos interesa) y ver allí el número de páginas valoradas por el usuario (ya sea con visitas, como con quizás, opiniones personales) que más se ajustan a nuestra búsqueda. Esto facilitaría la búsqueda porque existen opciones disponibles ya tecleadas por usuarios y que ya han terminado en un “dead end” o camino muerto, lo cual, facilita la tarea de búsqueda notablemente.

Quizás la búsqueda taxonómica sea una de las posibilidades mas interesantes a a la hora de trabajar con búsquedas en Internet. Pero desengañémonos: el 2.0 está todavía muy lejos mientras el usuario no tenga herramientas para organizar la información de forma mucho más concreta y filtrada a sus intereses que las que actualmente disponemos. Porque ahora solo recibimos grandes cantidades de conocimientos, pero resulta trabajoso filtrarlos y consumirlos.

Categorías para este artículo
  • Sin categoría

Añade un comentario

2 comments

  1.   

    joer, ya hay quien dice que la web 2.0 apesta a out y que en los usa criminalizan a quien habla de ese concepto…

  2.   

    joer yo creia quee era el iWeb 2.0