193 0

Las 6 supersticiones que siguen vivas en las mesas de póker

La superstición es una creencia que no se basa en la razón humana o el conocimiento científico, sino que está conectada con viejas ideas sobre la magia o la suerte. Según una encuesta realizada por la agencia de viajes Rumbo, el 61% de los españoles asegura tener alguna superstición, siendo los europeos más supersticiosos por delante de italianos (58%), alemanes (56%), franceses (52%) y británicos (50%). Las supersticiones están presentes en prácticamente todos los ámbitos de la vida.

El mundo del póker está lleno de este tipo de creencias irracionales. Aunque se trata de un juego mental y de habilidad reconocido por la Asociación Internacional de Deportes Mentales (IMSA por sus siglas en inglés), hay un elemento de suerte en el juego de cartas, especialmente a corto plazo. Y dondequiera que haya suerte, la superstición seguirá estando presente. Muchos jugadores de póker piensan que hay cosas que pueden hacer para traer buena suerte o evitar la mala suerte en la mesa. De esta forma, las supersticiones hacen que los jugadores sientan que tienen el control sobre los eventos aleatorios a través de una lectura de la realidad que les aporta seguridad, por lo que piensan que pueden mejorar su rendimiento. En este artículo te contamos las seis supersticiones que todavía siguen vivas en las mesas de póker.

Protectores de cartas de la suerte

Los protectores son pequeños objetos que se utilizan para indicarle al dealer que el jugador sigue en la partida, y que no tiene que recoger sus cartas. Aunque siempre se ha usado una sencilla ficha de póker como protector de cartas, este tipo de objetos obtuvieron una gran popularidad después del póker en 2003. A partir de ese momento, los jugadores comenzaron a usar cualquier cosa para proteger sus cartas y espantar la mala suerte. Uno de los protectores de cartas más famoso a lo largo de los años ha sido el mechero Zippo llamado ‘Casper’, porque llevaba el logotipo de los Cazafantasmas, de Doyle Brunson. La leyenda del póker alquiló ‘Casper’ por una tarifa de 500 dólares por 30 minutos, obteniendo unas ganancias de 15.000 dólares por los alquileres.

Llevar la misma ropa

Muchos jugadores de póker, incluso algunos de los mejores del mundo, reconocen que tienen una prenda de vestir que les trae suerte en las partidas, ya sea un sombrero, una sudadera con capucha, una camisa o ropa interior. De hecho, los aficionados a los naipes pueden reconocer a muchos jugadores profesionales por sus elecciones de estilo frecuentes, especialmente en torneos importantes y en la mesa final.  Algunos jugadores llevan esta superstición al límite, y no lavan la ropa durante meses después de ganar un torneo importante. En cuanto al color de la ropa, el rojo es, quizás, el color más utilizado por los jugadores de póker, ya que, según la cultura china, simboliza la buena suerte.  

Apilar las fichas de cierta manera

Los jugadores de póker son libres de apilar sus fichas en la mesa, siempre y cuando no interfieran con el juego de otros jugadores. Para algunos, la forma de apilar las fichas es un aspecto fundamental para tener éxito en la mesa, ya que creen que puede influir en los resultados. Por ejemplo, hay jugadores que solo hacen pilas de 20 fichas, mientras que otros nunca hacen pilas de más de 10 fichas. En cualquier caso, la forma de apilar las fichas debe ajustarse a las reglas de las salas de póker. Esta superstición no es tan frecuente hoy como en el pasado, debido principalmente a la nueva generación de jugadores, que han crecido jugando al póker online, por lo que no prestan atención a este aspecto del juego.

Prohibido contar fichas en la mesa

En el año 1978, el cantautor estadounidense Kenny Rogers lanzó su canción ‘The Gambler’, que cuenta la historia de una reunión nocturna en un tren entre el narrador y un hombre conocido como “el jugador”. La letra de esta canción icónica señala que para tener buena suerte en los juegos de cartas “nunca cuentes tu dinero cuando estés sentado en la mesa”. Durante décadas, los jugadores de póker han interpretado que esta parte de la canción dice que nunca hay que contar las fichas mientras se juega al póker, ni siquiera cuando el jugador participa activamente en una mano. A pesar de ello, los aficionados a los naipes deben tener en cuenta que saber el número de fichas es una parte integral del juego de cartas.

Amuletos de la suerte

Los amuletos de la suerte están presentes en todas las partidas de póker.  Desde el nacimiento del póker, los jugadores siempre han llevado sus propios objetos de la suerte a los torneos en vivo. Uno de los más famosos es la naranja de Johnny Chan, una leyenda viva del póker mundial. El jugador chino-estadounidense conquistó el Main Event de las World Series of Poker (WSOP), el torneo de póker más importante del mundo, en el año 1988. En esa época, el tabaco estaba permitido en los casinos. Chan, a quien le molestaba el humo del tabaco, se llevó una naranja para combatir el mal olor causado por los cigarrillos de los fumadores. Desde entonces, esta fruta ha acompañado al chino-estadounidense a lo largo de su exitosa carrera en las mesas de póker.

La mano del hombre muerto

La mano del hombre muerto es un término que se usa en el mundo del póker para la doble pareja de ases negros y ochos negros, ya que, supuestamente, era la mano que sostenía Wild Bill Hickok cuando le dispararon en el año 1876. Según cuenta la leyenda, Hickok estaba jugando una partida de cartas de espaldas a las puertas de un saloon, cuando un hombre llamado Jack McCall se acercó por la espalda y le disparó en la nuca. En el momento de su muerte, Hickok sostenía un par de ases y ocho, mano que acabó siendo conocida como la mano del hombre muerto. Aunque han pasado más de 100 años de esta historia, muchos jugadores de póker siguen pensando que esta mano es una señal de mala suerte.

Alf

Propietario de www.faq-mac.com.

Deja una respuesta