3.5k 0

Cambio de rumbo de Synology hacia los servicios

El gran fabricante de NASes, Synology, nos comunicó ayer las principales novedades de la compañía y, concretamente, la fecha de lanzamiento del tan esperado sistema operativo DSM 7.

Synology ha dado mucho bombo a su servicio de almacenamiento en la nube Synology C2. Se trata de un servicio similar a iCloud o Dropbox, aunque no se limita a almacenamiento de datos.

Aquí es donde nos encontramos una aparente contradicción: el NAS es, por definición, lo opuesto a la nube.

Cuando trabajas con la nube estás mandando tus datos por Internet para que se almacenen en el disco duro de otra persona (de otra empresa). Esto es un servicio y tiene un coste que el cliente debe pagar (ya sea a través de dinero o a través de vender tu datos, como sería el caso de Google). Los datos no los tienes tú, están en manos de otro, con lo que ello puede suponer desde el punto de vista de privacidad, de seguridad y de capacidad de acceder a ellos.

La propia Synology argumentaba que el dueño de la nube puede cambiar sus condiciones sobre el alamacenamiento, incluido el precio, en cualquier momento y ponerte en una situación comprometida, como le ha pasado a muchos usuarios de Google Photos, servicio por el que no pagabas en dinero y que en junio se ha vuelto de pago directo en dinero.

En el lado opuesto tenemos el NAS, un dispositivo de tu propiedad, que está situado en tu casa (o en tu local), al que tienes acceso directamente, por el que no tienes que hacer pagos (más que la inversión inicial), no dependes de cambios de criterio de la empresa dueña de la nube, de la conexión a Internet…

Pues bien, Synology ha potenciado su nube pública para que los datos se guarden en sus servidores. Precisamente una empresa que se dedica a fabricar y que vive de lo opuesto a la nube pública, la nube privada. Es un cambio de vender productos a vender servicios.

Evidentemente no lo enfocan como dos cosas separadas, lo que han hecho es unirlo muy bien al NAS, de modo que la nube pública sirve principalmente para que tu NAS haga copias de seguridad en ella o que sirva de punto de sincronización entre varios NAS, de modo que tú sigues accediendo a tu NAS (con las ventajas que ello supone de que tienes los datos en tu local y accedes a velocidad LAN) pero con las ventajas de la nube pública en cuanto a copia de seguridad y sincronización entre diferentes nases.

Sin embargo, si voy a tener los datos en una nube pública, pagando por ello, ¿qué me aporta el NAS? ¿Sólo velocidad de conexión? Cada vez las conexiones son más rápidas…

¿Puede hacer esto que Synology pase de ser un fabricante de almacenamiento privado a un prestador de servicios en la nube? Parece que lo segundo es más jugoso desde el punto de vista de esta empresa, ¿irán en esta dirección. Y si es más jugoso es que da más dinero… ¿y de dónde sale ese dinero? De nuestros bolsillos. Así que todo apunta a que va a ser una solución más cara para el usuario (en global).

Deja una respuesta