8.6k 0

La pandemia ha hecho estallar el uso de los QR

Por todo el dolor y trauma que la pandemia de la Covid 19 nos ha provocado, también hay que reconocer que ha tenido un componente transformador y acelerador de tendencias en la sociedad que ha catapultado a primer línea conceptos y productos que antes veíamos como opcionales.

No hablamos sólo del teletrabajo en las empresas, podemos hablar de YouTube para las parroquias que han transmitido sus oficios por internet (con mayores o menores medios), por supuesto, las mascarillas, que antes veíamos como una peculiaridad de los orientales y que -esperemos- ahora cada vez que alguien se resfríe no tendrá problemas en ponerse, o -por supuesto, el uso del código QR.

Cada bar o restaurante de cualquier país ha instalado en sus mesas un código QR para que cada usuario pueda consultar su oferta directamente en el móvil sin contacto.

Qué es un código QR

Según Wikipedia un código QR (iniciales de Quick Response, “respuesta rápida”) es la evolución del código de barras. Es un módulo para almacenar información en una matriz de puntos o en un código de barras bidimensional. 

Fue creado en 1994 por la compañía japonesa Denso Wave, subsidiaria de Toyota. Presenta tres cuadrados en las esquinas que permiten al lector detectar la posición del código.

La patente del código de barras (no exactamente del código QR, sino una tecnología de escaneo similar) se registró originalmente en 1952 por Joseph Woodland en forma de diana de tiro al blanco, y luego perfeccionada por George Laurer a una forma rectangular en los años 70 por solicitud de las cadenas de supermercados, y fue a partir de los años ochenta cuando tuvo un importante éxito comercial.

El código QR es abierto y sus derechos de patente (propiedad de Denso Wave) no se ejercen.

¿Es lo mismo un Código QR que un código BIDI?

Ya hemos visto lo que es un código QR, pero los códigos BiDI, que durante un tiempo se escucharon mucho, no son exactamente lo mismo, aunque en el lenguaje popular, o no profesional, se aplican de manera indistinta.

La gran diferencia es que los código BIDI son un tipo de código de barras bidimensionales de algoritmo cerrado que necesitan licencia para poder ser creados.

El nombre oficial de este tipo de código es EZcode. Un código EZcode es un tipo de código de barras de dos dimensiones diseñado para ser utilizado por teléfonos móviles con cámara, que se caracteriza por su simplicidad en comparación con otros códigos 2D, ya que los EZcode no almacenan la información al completo, sino únicamente un índice de referencia que se envía a la base de datos de Scanbuy (la propietaria de la patente), cuyos servidores devuelven posteriormente al teléfono los datos solicitados.

El término BIDi fue un término creado por la operadora Telefónica en España, que posteriormente también utilizaron otras operadoras como Orange o Vodafone.

Para qué podemos usar un código QR

El código QR dinámico se puede usar en infinidad de situaciones, tanto para ofrecer información estática como para ofrecer contenidos dinámicos.

Además de los contenidos citados en el principio del artículo, para referir a los usuarios a la carta de bares y restaurantes, también se puede usar para enviar a una página web o página de contenidos.

Además, cada vez es más habitual la inclusión de un código QR en las tarjetas de visita, de manera que con un simple escaneo con la cámara del móvil se rellenen automáticamente todos los datos corporativos, sin necesidad del tedioso dictado de teléfonos, direcciones de correo electrónico, etc., tan proclives a los errores, haciendo la creación de contactos mucho más ágil y completa.

También pueden usarse en campañas publicitarias y promociones, ya que al dirigir el tráfico hacia una página web es posible medir cuántas veces se ha escaneado el código.

Otro uso potencial es para medir la asistencia, ya que el escaneo del código puede revelar una sala, un código de acceso o incluso la contraseña de la wifi.

Conclusión

Como se puede ver, el uso del código de barras QR puede tener muchas aplicaciones en la técnicas modernas de marketing, y la pandemia ha convertido el acto de escanear un código para acceder a información en algo cotidiano que ya no genera ningún rechazo.

Aún así, hay que saber que lo que escaneamos procede de una empresa fiable, puesto que también puede ser la entrada para descargar inadvertidamente malware o spyware en nuestro dispositivo móvil.

Con todo, la familiaridad que tenemos ahora con esos curiosos cuadrados de puntos y la facilidad con que podemos acceder a sus contenidos, nos permiten prever que el código QR ya es una realidad que no va a desaparecer de nuestras vidas, aunque esperemos que la pandemia lo haga cuanto antes.

Alf

Propietario de www.faq-mac.com.

Deja una respuesta