12.1k 3

Hace 20 años Apple presentaba el futuro: Mac OS X

Recuperamos este artículo de hace más de diez años con motivo del aniversario del lanzamiento de macOS X.

Desde que el 24 de marzo de 2001 Apple lanzara al mercado Mac OS X, a pesar de que todas las versiones de este sistema operativo han mantenido cierta uniformidad en el concepto, sus cajas han variado bastante de una versión a otra.

La primera versión de Mac OS X, “Cheetah” (guepardo) se hizo famosa por su interfaz “Aqua”, con un diseño que parecían burbujas (o gominas, según prefieras) hasta tal punto que Steve Jobs dijo que “apetecía lamerlo”.

Un ejemplo del interfaz Aqua original

Mac OS X se presentó antes del primer iPod y fue un aviso de lo que Apple tenía en cartera bajo el liderazgo de Steve Jobs.

Mac OS X se presentó en la conferencia celebrada por Apple en Enero de 2000 como inicio de la Macworld Expo. Steve Jobs en su momento dijo que Mac OS X “haría las delicias de los consumidores por su simplicidad y sorprendería a los usuarios por su potencia”. También añadió que que se trataba del “software más importante” que Apple había hecho desde el sistema operativo Macintosh original lanzado en 1984.

El interfaz Aqua introdujo también el Dock, la barra de aplicaciones inferior que permitía acceso rápido a aplicaciones, carpetas y documentos, además del rediseño del Finder, aprovechando los fundamentos UNIX que aportaba la base sobre la que se construía el sistema operativo.

Otras características destacadas que aportó Mac OS X fue la gestión avanzada de alimentación, que permitía que los iBooks y PowerBooks salieran del reposo instantáneamente, gestión de la memoria dinámica, y el motor gráfico Quartz 2D que permitía las animaciones y gráficos que poblaban la experiencia de usuario de Mac OS X, además de mejorar el soporte para tipografías.

La primera version de Mac OS X incluía QuickTime 5, iMovie 2, iTunes y AppleWorks (el software de productividad de Apple en aquel momento).

El nuevo software se basaba en el núcleo Darwin de Apple, e incluía compatibilidad con muchas aplicaciones para Mac OS, aunque los desarrolladores tuvieron que hacer algunas modificaciones para adaptar sus aplicaciones, de manera que Apple decidió lanzar -por primera vez en su historia- una beta pública durante un año para dar tiempo a que tanto los desarrolladores como los usuarios se acostumbraran y adaptaran a los cambios.

En el momento de su lanzamiento, Mac OS X costaba 161€ (si no recordamos mal), y en aquella época Apple cobraba por cada nueva versión. Con los años los precios fueron bajando -Snow Leopard costó 29€, y Apple dejó de cobrar por las actualizaciones del sistema operativo (además de eliminar los números de serie para registrarlo) en 2013.

El lanzamiento de Mac OS X, a pesar de llevar un año en beta pública, no fue especialmente favorable. Tenía problemas de estabilidad que Apple tuvo que ir puliendo, por lo que seis meses después lanzó Mac OS X 10.1 “Puma”, y a parti de ahí siguió lanzando nuevas versiones anuales del sistema operativo (una costumbre que hasta la fecha no ha cambiado).

En 2012 Mac OS X se convirtió en OS X, con el lanzamiento de Mountain Lion, un sistema operativo que depuraba el diseño gráfico hasta niveles mínimos y que abandonaba definitivamente las representaciones realistas (que contaban con el favor del director de la división, Scott Forstall). OS X Mountain Lion se lanzó junto a iOS 7, que figura como uno de los saltos cualitativos en diseño más importantes en la historia del diseño del sistema operativo del iPhone.

En 2013 Apple abandonó los nombres de felinos que habían encabezado cada lanzamiento en favor de nombres geográficos de la zona de California, llamando a su sistema operativo Mavericks.

El último cambio significativo para OS X ocurrió en 2016 cuando Apple abandonó la X y lo presentó como macOS 10.12 Sierra, de manera que macOS tuviera mejor concordancia con iOS. Desde entonces cada año ha habido una nueva versión de macOS, hasta la del momento actual, macOS Big Sur, que ya ha iniciado la nomenclatura macOS 11.

Esta es una historia de estas cajas y cómo han ido cambiando a lo largo de los primeros 8 años.

Enchufamos Time Machine, y retrocedemos para conocer como eran cada una de las diferentes presentaciones de Mac OS X.

macOSX_101_2009.jpg
Mac OS X 10.1

macosx_jaguar_2009.jpg
Mac OS X 10.2 Jaguar

MacOSX_Panther_2009.jpg
Mac OS X 10.3 Panther

macosx_tiger_2009.jpg
Mac OS X 10.4 Tiger

macosx_lepoard_2009.jpg
Mac OS X 10.5 Leopard

Mac OS X 10.6 Snow Leopard (una versión de “depuración” de Leopard)

La siguiente versión del sistema operativo, Mac OS X 10.7 Lion, ya no tuvo caja física, y sólo se podía descargar a través de internet.


La foto de cabecera: de izquierda a derecha: Mac OS X 10.0 Public Beta, Mac OS X 10.0, Mac OS X 10.1 Upgrade, Mac OS X 10.2, Mac OS X 10.3, Mac OS X 10.4 y Mac OS X 10.5. Foto de joewhk

Artículo publicado originalmente el 24 de Marzo de 2009

3 Comments

  1. Anónimo

    La de Jaguar es la más bonita con diferencia… después se ha ido recargando hasta llegar a Leopard, que tiene un estilo bastante ecléctico (poco minimalista, desde luego)

  2. rosuna

    Yo he usado OS X desde la Beta.

    Algunas críticas:

    – La interfaz original (Aqua) era horrible, con todos esos efectos de transparencia y 3D, y los colorines. Se venía del Mac OS clásico, gris y bastante monocromo, aunque también con muchos efectos 3D (sombras, botones, etc.) y había que cambiar. Pero fue a peor.

    – La interfaz era menos funcional que la del Mac OS clásico. El Dock siempre me ha parecido una porquería: demasiado grande, muchas funciones sin jerarquizar (lanzador de aplicaciones, centro de notificaciones, acceso rápido a carpetas y archivos), pero además todo mal resuelto (hay lanzadores de aplicaciones en el Dock, cambios de posición y tamaño, etc.). Así sigue. Las ventanas del Finder son demasiado grandes y complicadas. Alternar entre aplicaciones o ventanas es aparatoso aún hoy. Etc. El Mac OS clásico tenía aquel Finder invisible y sobre todo aquellas pestañas que se podían anclar y desanclar en los bordes de la pantalla… ¡una maravilla!

    – Durante años fue un sistema en construcción, antes de que empezara a ir medio bien. Y han estado cambiado de todo continuamente. Hoy no queda nada del original. Pero es que el original o primeros OS X eran un caos: aplicaciones Carbon, Cocoa, Java (cuando les dio por ahí), distintos motores gráficos, sistemas de impresión, lenguajes de programación (C, Objetive-C, Java, ahora Swift), etc. Todo cambiaba continuamente, los desarrolladores se cabreaban o se liaban, abandonaban o se retrasaban, problemas de compatibilidad y estabilidad… Y así seguimos, aunque ahora están acabando una larga fase de acercamiento de Mac OS y iOS, y de simplificación (un lenguaje de programación, una interfaz, componentes comunes bajo las faldas, etc.). Ha sido iOS quien ha marcado el camino al Mac OS, centrándolo. Por fin.

    – Apple ha apostado por cosas que después olvidaba: WebObjects, QuickTime Streaming, el Mac como centro para grabar CDs, después DVDs, etc. De todo eso quedaban rastros en el sistema durante años. Casi todas esas aventuras fueron soluciones o respuestas a tendencias del mercado del momento, mal ejecutadas por lo general.

    Yo creo que OS X ha sido un sistema muy complejo en origen y que ha evolucionado en muchas direcciones (algunas muertas), porque en su propio inicio era un híbrido entre el sistema de Next y el antiguo de Apple. Debía parecer distinto, moderno y compatible, y para mí nunca fue del todo nada de eso. A menudo era muy irritante. Lo salvaba la larga vida de esa patata que era Windows XP, y el fracaso de Windows 7.

    Ahora, por fin, Apple tiene una familia de sistemas operativos muy estilizada y eficiente, y moderna en general. Pero esta no tiene mucho que ver con aquel primer OS X, ni por dentro ni por fuera.

    1. Alf

      Caray Rosuna, qué radical. Puede que tengas razón, pero MacOS X tuvo el valor indudable (como el iMac) de acercar (humanizar) lo que la gente podía esperar de un sistema operativo, que no tenía por qué ser plano, aburrido, oscuro… podía tener colores, moverse para describir la acción que habías seleccionado y hacer que trabajar en el ordenador fuera, si no mejor, al menos sí diferente.

      tanto fue su éxito que hasta Microsoft poco a poco tuvo que convencerse de que había que modernizar el “look” de Windows -aunque nunca se puso a trabajar en las tripas como Apple

Deja una respuesta