¿Afectará el Covid-19 a la venta de móviles de gama alta?

El confinamiento global, el cierre de comercios y tiendas Apple durante meses, está poniendo a prueba todas las reglas del mercado que pensábamos inmutables.

Además, el incierto panorama económico que se abrirá una vez los gobiernos den por contenida la pandemia, en el que miles de personas se quedarán sin trabajo o verán sus ingresos mermados, plantea la pregunta de qué pasará con la venta de móviles de gama alta, como esta selección.

Otros sectores, como los relojes de lujo, los coches o la moda se preparan para una contracción que puede mandar marcas conocidas directas a la extinción o dejarlas preparadas para ser absorbidas por otras con mejor músculo financiero.

Sectores completos de la economía se van a ver sacudidos por esta crisis “caída del cielo”, y que presentará retos enormes a la cultura y a los espectáculos, al transporte, al comercio local, al turismo…

Apple por su lado está demostrando una capacidad de adaptación que no está capturando la atención de tantos analistas que con tanta rapidez se abalanzan a señalar cada peligro (real o no) que podría surgir en el camino de la empresa de Cupertino.

En esta época en que todas las empresas están trabajando contrarreloj para encontrar la forma de recuperar el ritmo cuanto antes, Apple, como si toda esta crisis hubiera sido apenas un escalofrío momentáneo en su cadena de producción, ha presentado un nuevo teléfono iPhone SE, nuevo iPad Pro, y un nuevo MacBook Air, además de diversos accesorios.

Esto parece indicar que la confianza de Apple en su futuro es total, y el cierre de las fábricas en China apenas ha supuesto el retraso de unas pocas semanas en la finalización de los productos que ya estaban planificados.

Curiosamente, la misma Apple que abanderó los móviles con precios de más de mil euros (y que rápidamente todos los fabricantes se apresuraron a igualar -e incluso superar), ahora se enfrenta a esta nueva situación con un iPhone por debajo de 500€, un iPad por debajo de 400€ y un Apple Watch (3ª generación) por menos de 230€.

Es verdad que Apple acapara la mayor cantidad de los beneficios de los teléfonos inteligente de gama alta (lo que se ha dado en llamar “lujo asequible”) pero no es menos verdad que está trabajando, calladamente por debajo de ese paraguas de marca “premium” para acercar productos a niveles económicos muy variados, ofreciendo siempre una experiencia y una calidad homogénea.

Diferente situación puede plantearse a otros fabricantes de teléfonos de gama alta, con unas reservas de dinero muy inferiores a las de Apple, con una implantación global minúscula (en comparación), con un beneficio en cada dispositivo vendido casi inexistente y con departamentos de investigación e innovación testimoniales.

Es en ese pelotón de los fabricantes “Good enough” (suficientemente bueno) donde la alteración en el ciclo de venta de teléfonos de gama alta puede plantear problemas que se manifestarán dentro de unos meses, cuando se tome consciencia de que han desaparecido presentaciones y anuncios de novedades.

Conclusión

El mundo que retomaremos cuando el Covid-19 tendrá la apariencia de ser idéntico al que dejamos antes de meternos en casa, pero muchas cosas no serán iguales.

Habrá profundos cambios culturales que durarán meses, si no años (por ejemplo, piensa en cómo te sentirás cuando alguien esté con tos persistente cerca de ti) y algunas cosas cambiarán para siempre.

Si la venta de teléfonos de alta gama empieza a decaer como consecuencia de la reordenación de las prioridades, o de la incertidumbre económica es algo que descubriremos cuando nos incorporemos a la “nueva normalidad”. Afortunadamente, somos de los que estaremos aquí para verlo. Gracias a Dios.

Foto de cabecera por Martin Sanchez

In this article

Join the Conversation