Si hay un mercado en expansión constante es el de las aplicaciones móviles. La revolución del teléfono inteligente ha provocado un terremoto que ha alcanzado a todos los niveles de la industria, en todas las industrias.

Por tanto, hay una demanda enorme de que todos y cada uno de los aspectos de la producción, comercialización, promoción y hasta posventa puedan realizarse desde un dispositivo móvil, maximizando así la comodidad y la eficiencia.

Desde la gestión de lineas de producción, pasando por el inventario en almacenes, hasta llegar al usuario final que quiere poder operar los dispositivos desde su teléfono móvil o tableta (sea una alarma, subir la calefacción o pedir que le lleven la comida a casa), todo el mundo quiere tener una app que le permita hacerlo esté donde esté.

La liberación que en su día supuso la aparición del teléfono móvil con respecto al lugar de trabajo,  ahora está llegando a todos los niveles con la proliferación de los teléfonos inteligentes y el desarrollo de apps específicas.

Tradicionalmente el mundo de la movilidad se repartía entre tres empresas: Apple, con su sistema exclusivo iOS, Windows, con la extensión de su sistema operativo a Windows Mobile, y Google, con su sistema gratuito Android.

Sin embargo, en 2017, Microsoft anunció que renunciaba a desarrollar su propia plataforma móvil, y que adoptaría Android. Esto supuso un shock en las mentes de muchas personas, que consideraban al sistema operativo dominante en los ordenadores de sobremesa poco menos que imbatible, pero puso de relevancia una situación que hasta entonces nadie había tenido en cuenta: la velocidad a la que se mueve las plataformas móviles hace muy difícil mantener el ritmo de innovación, y va dejando un rastro de viejas glorias que caen agotadas por la intensidad de la competencia: Nokia, Motorola, Blackberry… hasta Microsoft.

Microsoft recomienda usar iOS o Android
Microsoft recomienda usar iOS o Android, ante el fin de Windows Moble

Por eso en muchos casos es necesario contemplar el desarrollo de aplicaciones multiplataforma.

Vamos a repasar los pros y los contras del desarrollo de aplicaciones multiplataforma para ver en qué situaciones es mejor optar por una estrategia o por otra:

Desarrollo de aplicaciones multiplataforma.

  • Un único desarrollo sirve para todos nuestros clientes, simplificando la gestión de versiones y ofreciendo en todas partes el mismo conjunto de características.
  • Aumenta la rapidez de desarrollo e incorporación de nuevas funciones, ya que se programa una vez y sirve para todos.
  • Permite optimizar los recursos y organizar mejor las prioridades, ya que no hay que personalizar los desarrollos.

En contra del desarrollo de aplicaciones multiplaforma está que no se aprovechan las ventajas intrínsecas de cada plataforma, lo que puede hacer sufrir la experiencia de uso.

Se iguala a los usuarios por debajo, usando el mínimo común denominador a todas las plataformas, lo que limita la innovación o las ventajas específicas de cada una, para poder dar servicio con un único desarrollo a las plataformas Android e iOS.

Desarrollo de aplicaciones nativas

  • El desarrollo específico de aplicaciones para las plataformas Android e iOS permite sacar el máximo partido de cada una, adoptando las novedades a medida que se conocen y ofreciendo una experiencia de uso más adaptada a las buenas prácticas de cada plataforma.
  • La optimización del código para cada plataforma permite que las aplicaciones funcionen mejor y más rápido, solucionando los problemas de cada una con soluciones específicas.

En contra, las exigencias de equipo y desarrollo pueden ser mucho mayores, a medida que aumentan el número de dispositivos, los tamaños de pantalla, los sistemas operativos en uso, etc. tanto en Android como en iOS; mantener todas las variantes libres de fallos, actualizadas y cumpliendo con las constantes mejoras en seguridad, usabilidad, etc. puede suponer una carga enorme de trabajo.

Conclusión

Si queremos dar a nuestra base de usuarios libertad para utilizar el sistema operativo y el teléfono inteligente que mejor se adapte a sus necesidades, la mejor opción es el desarrollo de una aplicación multiplataforma (si es necesario contratar un equipo de desarrollo de apps multiplataforma, podemos recurrir a empresas como Yeeply).

Si queremos que nuestra aplicación se distinga por estar optimizada y aprovechar al máximo las innovaciones de Android y de iOS, deberíamos optar por desarrollar aplicaciones nativas.

Al final lo importante es que los usuarios de nuestra aplicación estén satisfechos con la experiencia y sigan usándola, porque eso dirá cosas buenas de nuestra empresa, fidelizando a los clientes y atrayendo a otros nuevos que aprecian el esfuerzo que dedicamos a facilitarles la vida.

Tanto Android como iOS son excelentes plataformas para desarrollar aplicaciones, y ambas, cada una a su manera, están cambiando muchos aspectos de la sociedad: comunicaciones, comercio, gestión de servicios, control del hogar… cuando una empresa desarrolla su app para las diferentes plataformas, le estamos diciendo a los clientes que queremos estar a su lado en esa revolución.

In this article


Join the Conversation