Ser autoritario ha tenido una connotación negativa desde los albores del patio del parvulario. Una niña que da órdenes o un niño que quiere que las cosas se hagan a su manera: ambos se consideran mandones. Este comportamiento exigente recibe el desprecio de los demás, independientemente de la edad.

Puede que te consideres un buen jefe, y puede que sea verdad. Sin embargo, lo que deberías preguntarte es: «¿Soy un buen líder?»

Los buenos líderes no solo motivan e inspiran a sus equipos, sino que forman parte de los propios equipos. Encuentran un sano equilibrio entre gestionar, liderar y ayudar cuando hace falta.

Están constantemente investigando nuevos métodos y formas de mejorar como líderes. Jefe o líder: el personal busca buenos líderes para los que trabajar y a los que acudir para recibir asesoramiento y apoyo.

Descubre si eres un mandón o alguien de confianza en esta infografía.

Jefe o líder: la batalla interminable entre poder y liderazgo
Infografía ofrecida por Wrike – Gestión De Proyectos Software
In this article


Join the Conversation