Aunque los titulares de los medios de comunicacion se regocijan hablando de tecnologías futuras que nos permiten imaginar sociedades alternativas, la realidad es mucho más mundana y se basa en parámetros muy sencillos.

Todos nos hemos admirado imaginando coches voladores, o, por poner ejemplos recientes, la transmisión de datos a través de la luz. Un mundo donde estés donde estés tu conexión a internet es rápida, fiable, segura, y ubicua. Sólo que no es así.

Mientras soñamos con un mundo donde la evolución tecnológica ha revolucionado las formas conocidas de comunicación, son las tecnologías que son fáciles de instalar, de comprender y de utilizar, las que triunfan.

Por ejemplo, la fibra óptica, que gracias a que cada vez tiene un precio más asequible, cada vez esta al alcance de más personas. 

Por eso la fibra óptica ya domina los municipios españoles con más de 50.000 habitantes (Fuente: CNMV) paulatinamente disminuyendo la brecha tecnológica y permitiendo que todos los segmentos de población tengan un acceso igualitario a la red de redes, al entretenimiento y a la información. Y antes de 2020 tendrán que dar internet de calidad a seis millones de personas que viven en municipios de menos de cinco mil habitantes.

De esta manera llegaríamos al plan de “cobertura total” (excluyendo las zonas más aisladas), planeada para el año 2024. Sumando las cifras disponibles, a fecha de hoy, la fibra óptica está disponible en más de 20 millones de hogares.

Las ventajas de la fibra óptica

Sin duda, una de las principales razones para su adopción generalizada es la cantidad de ventajas que acumula a través de un único cable: 

Teléfono fijo

Aunque es un medio de comunicación que está próximo a la obsolescencia, desplazado por los teléfono móviles (que a su vez actúan como concentradores de la actividad real y virtual de sus usuarios), la integración de las tradicionales líneas terrestres supuso la desaparición de una importante barrera, pues es un elemento de comunicación muy integrado en la vida familiar y psicológicamente provocaba inquietud perder esa referencia: el teléfono fijo era el recurso seguro para llegar a alguien.

Sin duda, las nuevas generaciones, criadas con un teléfono móvil en la mano, no sienten esa afinidad, y las innumerables formas de contacto que permiten hoy en día estos ordenadores de bolsillo hace que mantener el contacto sea mucho más eficiente a través de un dispositivo móvil que recurrir a que alguien, al otro lado de la línea, descuelgue el teléfono.

Acceso a internet

El acceso a internet con un ancho de banda fijo ha barrido a sus precursores en el ámbito doméstico, como la ADSL o la RDSI (¿Alguien se acuerda hoy de la RDSI?). 

Además, la instalación de fibra óptica ha permitido la proliferación de dispositivos conectados a un mismo punto de salida (ordenadores, tablets, móviles, consolas… incluso electrodomésticos como neveras, básculas, televisiones ¡hasta el timbre de la puerta o la calefacción! 

Todos los dispositivos pueden funcionar a la máxima velocidad sin que el ancho de banda se resienta. Para muchos usuarios como un sueño hecho realidad.

Entretenimiento

La llegada de la fibra óptica ha permitido el florecimiento de los canales de televisión por cable, o televisión discontinua.

Estos a su vez están en camino  de dejar obsoleta otro de los productos que en su día revolucionaron la sociedad: la televisión en vivo.

Es tan abundante la oferta de contenidos de todo tipo que llegan a través del cable que quedan pocos incentivos para dedicar horas de nuestro tiempo a visionar anuncios no solicitados que entorpecen la experiencia y distraen (a veces incluso desesperan) a los usuarios.

Si a todo esto sumamos que muchas series que son éxito en los canales de televisión tradicional primero se han emitido a través de los canales que recibimos por nuestra fibra óptica, la fuga de usuarios está servida.

El futuro

Es posible que en pocos años surja una nueva forma de transmitir datos que haga que todas estas inversiones en llevar cables de fibra óptica a cada portal de cada calle de cada ciudad sean para nada, pero hoy en día no parece probable que ocurra.

La tecnología actual de fibra óptica sigue teniendo margen para satisfacer todas las necesidades de sus usuarios, e incluso surgen nuevas, como que su especial sensibilidad sea capaz de detectar con antelación la generación de un terremoto.

Por esto, mientras llega ese futuro en que los coches vuelan, los datos se transmiten por el aire y nuestra comida diaria está concentrada en una pastilla, es mejor que nos sentemos en el sofá, nos relajemos (palomitas permitidas) y disfrutemos de las ventajas que la cotidiana tecnología de la fibra óptica trae a nuestra casa, sin que seamos conscientes de ello. 

In this article


Join the Conversation