Uno de los principales problemas a los que nos enfrentamos cuando queremos comprar dispositivos de última generación es saber si de verdad merecen la pena o hay otros mejores (o más baratos).

Ya hemos hablado en otras ocasiones de la importancia de investigar por internet antes de comprar. Es crucial que nos formemos una opinión leyendo lo que otros -que ya han probado el producto- están diciendo.

Especialmente si son productos de alta tecnología, y nosotros no somos expertos, es importante que leamos con atención lo que otros navegantes de internet están diciendo, tanto porque sean expertos o por que sean usuarios en un caso similar al nuestro y podamos identificarnos con su experiencia.

También es cierto que, en ocasiones, si profundizamos demasiado en un tema que no conocemos podemos acabar confusos e indecisos, porque cuanta más información intentamos asimilar más conscientes somos de nuestras carencias, y más miedo tenemos a tomar la decision equivocada.

Por esta razón es importante que antes de lanzarnos a abrir decenas de páginas sobre un producto (la bendición de internet también es su maldición: hay casi demasiada información de todo) es importante que seleccionemos aquellas que nos ofrezcan más seguridad o más garantías de una opinión imparcial.

Leer comparaciones entre productos similares o entre productos de la misma gama, por ejemplo un modelo más sencillo que el queremos o un modelo superior, nos dará una comprensión más completa de qué obtenemos y a que renunciamos al comprar un determinado producto.

En muchas ocasiones es en esa investigación previa cuando descubrimos que hay otros productos que también tienen características que nos interesan, y aún estamos a tiempo de cambiar nuestra elección.

A veces no son las características del producto de alta tecnología que queremos comprar, que tenga más o menos funciones, sino el peso, el tamaño o el volumen que ocupan lo que pueden hacernos soltar un suspiro de alivio por habernos tomado la molestia de buscar por internet.

Es muy difícil ser experto en productos innovadores de alta tecnología y última generación, y por eso es importante que busquemos toda la ayuda que podamos encontrar, y no sólo por internet. 

Si conocemos a alguien, o tenemos un familiar que es aficionado al tipo de productos que estamos buscando, no hay ningún problema en pedirle opinión, aunque sólo sea para ignorarla completamente a la hora de hacer la compra.

También a la hora de buscar por internet debemos tener en cuenta si la web donde estamos leyendo la opinión simplemente nos informa, o si incluye enlaces para que compremos en otro sitio o si nos pueden vender ellos directamente el producto.

Sin entrar a dudar de la veracidad del testimonio que ofrecen, no cabe duda que el incentivo de conseguir la venta si el producto se vende en la misma web puede influir en que se resalten claramente los beneficios y se pase de puntillas, o se silencien directamente, los puntos débiles de producto.

Una vez más recomendamos leer diversas fuentes para formar nuestra propia opinión y luego, si es posible, comprar en aquel sitio que mejor información nos ha ofrecido, y así por un lado premiamos el buen trabajo de unos, e incentivamos a los demás a esforzarse y mejorar las revisiones que hacen -si quieren conseguir ventas, claro.

Además el mundo de la alta tecnología se mueve muy rápido, tan rápido que a veces las empresas sacan nuevos productos sin anunciarlos, simplemente sustituyendo al anterior. 

De manera que puede ocurrir que el modelo que queremos, pensando que es el último, fue sustituido -o convertido en lo penúltimo- hace un par de semanas.

Todos conocemos el caso de alguien que enseña orgulloso el producto de alta tecnología que acaba de estrenar y el cuñado (siempre hay un cuñado, ¿verdad?) no puede reprimirse las ganas de preguntar “¿miraste el producto XXXX que acaba de salir? Dicen que es mucho mejor”.

Todo el orgullo, todo el disfrute por el producto recién comprado se convierten en frustración y rabia por la ignorancia de que acababa de salir uno más moderno, y se supone que mejor. Si encima el nuevo producto es más barato que el hemos comprado ¡ya sólo nos falta que un martillo desde el techo nos clave en el suelo a base de golpes!

En honor a la verdad, hay que reconocer que en estas cosas del mundo de la alta tecnología el papel del “listillo» por parte de familia está siendo progresivamente ocupado por el sobrino adolescente que parece no tener más vida que estar informado de todas las tendencias, novedades y rumores de cualquier tipo de de «gadget» tecnológico que aparezca en el mercado.

Estupefactos de que se atreva a hablar en una conversación de “mayores», no tienen ningún reparo en enumerar de memoria las notables ventajas de los nuevos productos.

Mientras los adultos le miran con incredulidad, su barba rala (si es un él) o sus pecas, tan graciosas hace sólo unos meses, (si es un ella), les confieren aún mas un aura mágica, como si algo externo hubiera poseído su cuerpo inundándoles de conocimientos que los presentes en la sala ni siquiera sospechaban que tenían, ni mucho menos que pudieran expresarlos con coherencia en frases largas. Pero así es como se incorporan a la madurez…

Conclusión

Disgresiones aparte, si estás pensando en comprar productos de alta tecnología, que supongan una inversión notable, investiga antes por internet.

A veces lo más sencillo es escribir «opiniones sobre x producto” y seleccionar algunos resultados.

Una vez tengamos claro el producto que mejor se adapta a nuestras necesidades, buscar la mejor combinación de precio y servicios (si nos lo traen a casa, la garantía, etc.) y comprar, con la satisfacción de que hemos hecho los deberes y ningún listillo nos va a sorprender con preguntas a traición.

In this article

Join the Conversation