Cuando tenemos niños en casa, siempre es necesario mantener un cuidado extra con nuestro iPhone o iPad, no solo para proteger nuestros dispositivos de caídas o accidentes menores, sino también, y especialmente, para asegurarnos de que los más pequeños no acceden a contenidos peligrosos en internet.

Fundas, configuración parental y el uso de un servidor VPN serán elementos clave para garantizar que tus dispositivos y tus hijos están a salvo los unos de los otros. ¡Comenzamos!

Protección física de tu iPhone o iPad

Si los niños son muy pequeños, tu principal preocupación será simplemente que no destrocen tu iPhone o iPad con una caída o un golpe accidental. El mejor remedio es anticiparse con la instalación de elementos protectores tanto de la pantalla como de los bordes del dispositivo.

Para la pantalla, el uso de un cristal templado es sin duda una de las mejores opciones por su ligereza y resistencia, aunque existen alternativas como el PET, TPU o el protector líquido. Para proteger los bordes y la parte trasera, dispones de todo un amplísimo abanico de fundas de distintos materiales, desde las ultraligeras hasta las tipo Armour. Aquí tienes un listado para ayudarte a elegir entre las diferentes posibilidades.

Bloqueo de compras y contenido adulto

Si tus niños ya son algo más mayores, probablemente comiencen a hacer uso de tu dispositivo de vez en cuando. Aquí es donde entra en juego el riesgo de los contenidos adultos y las compras integradas en las aplicaciones. Para asegurarte de que no te encuentras con gastos imprevistos en tu App Store y de que tus pequeños no terminan accediendo a alguna web indeseada, es muy importante que configures el bloqueo de compras y el control parental. Para hacerlo, simplemente sigue los siguientes pasos:

1. Ve a Ajustes > Tiempo de uso > Restricciones de contenido y Privacidad.

2. Abre la pestaña de ‘Activar restricciones’.

Activar las restricciones en iPhone o iPad
Activar las restricciones en iPhone o iPad

A continuación podrás configurar tus restricciones en las compras del iTunes y la App Store, activar o desactivar las aplicaciones autorizadas y configurar el control parental. ¡Listo! Tu teléfono ahora es un lugar mucho más seguro para los más pequeños de la casa.

Acceso guiado

Tu hija o tu hijo seguramente querrán utilizar algún juego de tu iPhone o iPad, sobre todo en los viajes en familia o en alguna espera larga en el pediatra. En este caso puedes configurar el acceso guiado de tu dispositivo para controlar las cosas que pueden y no pueden hacer mientras juegan. Simplemente sigue estos sencillos pasos:

1. Vete a Ajustes > General > Accesibilidad > Acceso guiado. 

2. Entra en la configuración de Acceso Guiado y actívalo.

Activar el acceso guiado en iPhone o iPad
Activar el acceso guiado en iPhone o iPad

3. En este menú, configura una contraseña o activa Touch ID. De esta forma te asegurarás que solo tú podrás activarlo y desactivarlo en lo sucesivo.

4. Ahora vuelve a la pantalla anterior y activa el Atajo de Accesibilidad, que te permite entrar en el Acceso Guiado al pulsar tres veces el botón principal del dispositivo.

5. Ya lo tienes todo listo para configurar el Acceso Guiado en las aplicaciones que piensas permitir usar a tus hijos. Abre la primera de ellas para continuar con los siguientes pasos.

6. Cuando la tengas abierta, haz click tres veces en el botón principal para abrir la pantalla que te permite configurar el Acceso Guiado en esa app en particular.

7. A continuación podrás señalar las áreas de la pantalla que quieras desactivar. Usa los dedos para dibujar círculos o rectángulos en torno a los botones o accesos que quieres mantener lejos de los dedos de tus hijos. Por ejemplo, si estás en un juego, puedes desactivar los iconos de las compras internas. Si estás en YouTube, puedes desactivar la barra de búsqueda o el botón de compartir, etc.

8. Pulsa el menú de Opciones que está abajo a la izquierda para poder desactivar botones físicos, por ejemplo el de volumen. También puedes configurar un tiempo límite para que el dispositivo se bloquee completamente al cabo de un rato. 

9. Para finalizar la configuración del Acceso Guiado, pulsa tres veces el botón principal de tu iPhone / iPad, introduce tu contraseña y pulsa ‘Finalizar’.

Uso de un VPN

Por último, quizá tus pequeños ya no sean tan pequeños y puedan hacer uso de tu dispositivo con un grado mayor de libertad. En este caso podrían moverse por la web, descargar nuevas apps, consultar su correo o chatear con sus compañeros. Para tu mayor tranquilidad, es siempre recomendable que la conexión de tu iPhone o iPad esté cifrada y protegida por un VPN, especialmente si estás viajando y necesitas conectar tu dispositivo a redes públicas como las de las cafeterías, bibliotecas, aeropuertos, etc.

Incluso si estas redes son vulnerables, tendrás la plena tranquilidad de que tus datos privados se mantendrán a salvo gracias a la encriptación del VPN.

In this article

Join the Conversation