Vamos a repasar cómo está la situación de los principales fabricantes de móviles en este 2019, para saber cómo interpretar las noticias que los medios nos presentan.

En los fabricantes de móviles hay tres principales marcas que ocupan los principales titulares, que son Samsung, Apple y Google. Podríamos mencionar otras que hacen mucho ruido, como Huawei o Mii, pero todavía les falta camino por recorrer antes de que se les incluya en el pelotón de cabeza.

Leyendo los blogs de los operadores de telefonía móvil, como el blog de Yoigo, uno puede encontrar artículos donde se habla de todos como si estuvieran al mismo nivel.

Esto es lo que sabemos: cada vez hay más perdedores y menos ganadores.

Samsung Galaxy

Hoy en día no se puede hablar de Samsung sin remitirse al vergonzante episodio del Samsung Fold, que ha tenido que volver a la mesa de diseño cuando todas (¡todas!) las unidades que habían enviado a los reporteros se rompieron a los pocos días de llegar.

Por si estabas de viaje en la luna, Samsung Galaxy Fold era el primer teléfono que tenía una pantalla que se doblaba, por lo que podía tener un tamaño de pantalla de teléfono normal o duplicar su tamaño al “desdoblarse”.

Cualquier persona que mirara objetivamente el diseño, sólo podría calificarlo de feo, poco práctico,  pesado, etc. Como se ha comprobado, a duras penas superaba el nivel de prototipo.

Pero aún así se pudieron leer titulares como estos:

Y por supuesto, el vídeo en el que se supone que los robots ponían a prueba los teléfonos.

Además, Samsung, fiel a su estrategia de inundar el mercado con decenas de modelos diferentes, ya ha presentado Samsung Galaxy S10 y después del verano se espera que presente la gama Galaxy Note 10.

A pesar de tantos modelos, no consigue presentar buenos resultados trimestrales. Acaba de presentar sus resultados del primer trimestre del año con las cifras más bajas desde 2016.

Google Pixel

Google se lanzó a fabricar móviles para tener un modelo que demostrara la potencia de su sistema operativo Android, ya que la pereza y desinterés de la ingente cantidad de licenciatarios por lanzar modelos avanzados que aprovecharan al máximo sus prestaciones hacía parecer débil la propuesta de Alphabet.

A pesar de haber comprado Motorola por más de doce mil millones de dólares (posteriormente la revendió por dos mil quinientos millones -ejem, sin comentarios) y de todo el dinero que ha enterrado en I+D+I, por alguna razón la gente sigue sin comprar su teléfono estrella, como ha reconocido recientemente en su conferencia de desarrolladores.

Así que Google ha decidido que la gente sigue comprando iPhones en vez de Pixels, su nueva estrategia es sacar versiones más baratas para ver si así consigue el favor de los consumidores.

La razón para esta nueva estrategia, no os lo vais a creer, es que -según Google- el mercado de los teléfonos de gama alta está muy saturado y hay demasiada competencia. 

No hace falta haber comprado un MBA en alguna universidad americana para saber que el segmento de gama media está más lleno que un vagón de metro en hora punta. Así que buena suerte con esta nueva fase.

Apple iPhone

Apple también ha tenido su dosis de realidad. Los problemas en China y los errores de marketing le costaron el primer declive en las ventas desde hacía muchos años, y los resultados del primer trimestre no han conseguido corregir eso.

Fiel a su cita anual, Apple sólo presenta modelos de teléfono una vez al año, lo que le permite mandar un mensaje claro sobre cuáles son las novedades y sobre todo sus compradores no se ven inundados con decenas de variantes que a duras penas se diferencian entre sí.

Los rumores parecen indicar que los nuevos modelos traerán una triple cámara, lo cual permite anticipar una notable revolución en las capacidades fotográficas y cinematográficas, con especial acento en la profundidad de campo, las fotografías con previsualización en movimiento, y efectos de estudio aún más elaborados.

Añade los nuevos servicios de suscripción a contenidos exclusivos, como juegos, series de televisión, noticias, etc.

Si Apple revisara ligeramente su esquema de precios, podríamos volver a ver una revolución en las ventas de iPhone. Pero también, a pesar de los esfuerzos, podríamos confirmar que la era del iPhone ha tocado techo.

¿Qué os parece? ¿Cuál ha sido (o será) la sorpresa de este 2019?

In this article

Join the Conversation