Controles parentales en macOS

Si tienes hijos con iPhone (o iPad) quizá ya les has configurado controles parentales a través de Tiempo de Uso. ¿Pero sabías que también puedes hacerlo en el Mac?

A pesar de no ser una funcionalidad reciente, muchos de mis amigos usuarios de Mac desconocen que pueden limitar de forma muy flexible el uso que hacen sus hijos del ordenador.

Si es un Mac que compartimos con otros miembros de la familia, lo habitual es que cada uno tenga su propio usuario. Si es un Mac que sólo utiliza un menor, podemos o bien crearnos una cuenta de administrador en su equipo, o bien utilizar la característica de gestión remota de controles parentales.

En primer lugar, en la pestaña Apps, podemos limitar el uso de la cámara, participar en juegos multijugador, decidir si queremos que sólo pueda enviar emails a determinados contactos (como familia o amigos que aprobemos) e incluso hacer una lista de las aplicaciones que puede o no puede usar.

En la pestaña de Internet, podemos elegir entre libertad total, filtro contra webs de contenido para adultos o bien hacer un listado específico de webs que pueda utilizar. Aquí hay que indicarlas una a una.

En la pestaña Tiendas, podemos desactivar las compras en iTunes Store o Apple Books y además podemos restringir la música con letras ofensivas, las películas, programas de TV y Apps por edad recomendada e incluso libros que tengan contenido sexual.

En la pestaña Hora podemos ajustar las horas diarias que permitiremos usar el Mac, configurando incluso los días entre semana o fin de semana, y ajustar un periodo «nocturno» en el que el Mac no podrá ser usado. Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre con Tiempo de Uso en el iPhone o iPad, estos ajustes no son combinables con aplicaciones. Es decir, no podemos ajustar qué cantidad de horas diarias pueden hacer uso de una aplicación (¿alguien ha dicho Fortnite?), cosa que sí se puede configurar fácilmente en iOS.

En la pestaña Privacidad, podemos elegir si permitiremos que las aplicaciones accedan a los contactos, calendarios, recordatorios, etc.

Por último, en Otros podemos restringir Siri, el uso de impresoras, la grabación de CD’s e incluso el lenguaje explícito en el Diccionario (quien no haya buscado de pequeño esas palabrillas en el diccionario que levante la mano).

Bonus: no es una pestaña, sino un botón que puede pasar inadvertido, abajo a la derecha: Registros. Este es el auténtico espía de nuestros hijos (que roza el límite de lo que es control y lo que es vigilancia). Si le dais al botón, podréis ver las apps que ha usado el menor y los sitios webs que ha visitado… está en vuestra mano confiar o espiar.

In this article


Join the Conversation