Camino a la WWDC: veteranos y novatos

El 3 de junio, más 5.000 personas de 86 países se reunirán en San José con motivo de la Conferencia Mundial de Desarrolladores de Apple de 2019 (WWDC), que lleva celebrándose 30 años. Entre los asistentes, algunos van por primera vez, como los estudiantes becados por Apple, y otros llevan décadas acudiendo para adaptar sus productos a las últimas tecnologías. Apple ha publicado dos perfiles que representan los extremos: el experto y el novato.

La novata y el profesional. Una acaba de lanzar una app y ha participado en un campus de Apple sobre mujeres emprendedoras y otro lleva diecisiete años en el mundo de la informática, haciendo la vida más fácil a personas con discapacidad. Estas son sus trayectorias:

Erika Hairston. Creadora de la app Zimela para fomentar la diversidad en el mundo de la tecnología.

Erika Hairston de 23 años,  es la menor de cinco hermanos, incluida su hermana adoptiva Kimmy. Cuando Kimmy solicitó entrar en un programa que conectaba a estudiantes con pocos ingresos y escuelas de primer nivel y fue aceptada, su mundo se abrió de par en par. Erika es licenciada por Yale y trabaja en San Francisco.
“Me inspiró para soñar a lo grande”, afirma Hairston. “Zimela nació de la idea de que todo el mundo debería tener una Kimmy a su lado: un mentor y alguien en quien fijarse para descubrir todo lo que es posible conseguir. Todo el mundo debería ser capaz de encontrar las oportunidades que hagan realidad sus sueños”.
Hairston diseñó Zimela para ayudar a grupos infrarrepresentados a acceder a puestos en el sector de la tecnología estableciendo un sistema de mentores y dando a conocer oportunidades de empleo como becas. Creó la app en su último año en Yale, y el nombre lo sacó de la película “Black Panther”: Zimela es una interpretación de la palabra del idioma xhosa que significa “representación”.
Después de graduarse el año pasado, Hairston se trasladó a San Francisco para trabajar a tiempo completo en Silicon Valley. En su tiempo libre programa en su habitación, en la casa de su novio en Oakland y en cualquier sitio donde disponga de unos minutos para preparar Zimela para su estreno en la App Store.
Hace poco participó en el Campamento de Emprendedoras de Apple, y está a punto de asistir a su primera WWDC. Ambas experiencias, dice, son ejemplos perfectos del tipo de oportunidades que espera que otros sean capaces de encontrar gracias a Zimela. Está impaciente por descubrir cómo influirá la WWDC en su futuro y en el de su app.
“El hecho de que vayamos a hacer el lanzamiento en la App Store al mismo tiempo es cosa del destino”, asegura. “Cada vez que se celebra una WWDC, tengo la sensación de que el mundo se hace más y más grande, y de que cada vez hay más oportunidades para que todos crezcamos”.

David Niemeijer. Diseñador de dispositivos de ayuda a la comunicación para personas con discapacidad

David Niemeijer tiene 50 años y es padre de dos hijos. Vive en Ámsterdam y es consejero delegado de AssistiveWare, empresa que fundó hace 20 años y que diseña dispositivos de ayuda a la comunicación para personas con discapacidad.
Dos días antes de Navidad, en 1995, un amigo muy cercano de David Niemeijer, Giesbert Nijhuis, tuvo un accidente de tráfico que lo inmovilizó de cuello para abajo. Nijhuis, que tenía entonces 26 años, trabajaba como ilustrador y fotógrafo, y tras el accidente perdió toda esperanza de continuar con su carrera profesional.
Niemeijer quería ayudar a su amigo a recuperar su independencia y diseñó un teclado virtual que podía controlar con un sistema alternativo al ratón, parecido al que Nijhuis había estado usando desde que sufrió el accidente, que dirigía con movimientos de la cabeza. Esos primeros años, Nijhuis le transmitió a su amigo una gran cantidad de datos importantes sobre el uso del sistema.
“David escuchaba todo lo que decía para mejorar sin cesar el sistema”, afirma Nijhuis. “Enseguida lo convirtió en algo mucho mejor que el software que había a la venta por aquel entonces”.
El teclado virtual de Niemeijer, programado en su tiempo libre en su apartamento, se convirtió en el programa KeyStrokes, y en unos pocos años pudo dejar su trabajo como profesor y dedicarse a él a tiempo completo. Cuando fundó AssistiveWare, Nijhuis usó el sistema KeyStrokes para diseñar el logotipo de la empresa.
En 2001, un usuario de KeyStrokes le escribió una carta a Steve Jobs. En ella, le preguntaba si Apple podía ayudarle a lograr que el teclado virtual de Niemeijer funcionara en el sistema operativo MacOS X, que acababa de salir. Así comenzó una relación con Apple de casi dos décadas, y en ese tiempo AssistiveWare ha pasado de ser una empresa de una sola persona a uno de los líderes en crear apps de tecnologías de asistencia para personas con dificultades comunicativas.
“A diario conocemos historias de personas a las que nuestros productos les han cambiado la vida”, asegura Niemeijer. “Son tanto adultos que usan nuestro software para chatear después de mucho tiempo con alguien como familias que están empezando a descubrir quiénes son en realidad sus hijos y cómo piensan. Para ellos significa muchísimo”.
Aunque ha llovido mucho desde que Niemeijer asistió a su primera WWDC en 2003, asegura que hay una cosa que sigue intacta: el sentimiento de estar conectados los unos con los otros.
“Existe un firme sentimiento de comunidad, aunque cada uno venga de lugares muy distintos y trabaje en campos muy diferentes.”
Nota de Alf: Conocí a David personalmente en las Apple Expo de Paris, y a lo largo de los años mantuvimos una interesante correspondencia. Incluso estuvimos estudiando la posibilidad de utilizar su software y los idiomas de NaturalSpeech para generar automáticamente un podcast con las noticias diarias que publicábamos en faq-mac (al final lo abandonamos por un problema con las licencias de uso de las voces habladas).
Es, desde mi punto de vista, uno de los negocios a los que la generalización de internet cambió la vida. Cuando nos encontrábamos en las ferias estaba casi siempre solo. Son productos de nicho que no  atraían mucha atención. Era básicamente él en un garaje intentando que el mundo se enterara de su existencia, y ¡ahora son casi cuarenta empleados!. Según la nota de Apple, en 2001 Apple le ayudó a hacer la transición a OS X, y -comprobando las búsquedas en faq-mac- nosotros empezamos a hacernos eco de AssistiveWare en 2004… ¡un brindis por los viejos del lugar!
Estas son dos de las miles de historias que conforman los 30 años que Apple lleva celebrando su Conferencia Mundial de Desarrolladores, donde se reúnen soñadores unidos por su fe compartida en el poder de la tecnología para cambiar el mundo a mejor.
In this article

Join the Conversation