Sabemos que Google+ es una de esas historias de sonrojo, que sólo se mantiene viva porque Google favorece en sus resultados a aquellas empresas que utilizan su "red social".

Así que sabemos que Google+ (como Hangouts, que sólo hemos visto usarse entre aquellos que están certificados en las herramientas de Google y por lo tanto viven en su burbuja) entre los particulares sólo provoca bostezos y nadie lo usa.

No obstante, hemos pensado que deberías saber que, después de descubrir que los datos privados de alrededor de 500.000 usuarios han quedado expuestos ante fabricantes de aplicaciones que usaban ese sistema para autenticar los datos. La brecha en los datos ha durado desde 2012 hasta 2018.

Lo que es aún peor, Google lo descubrió y decidió taparlo (ocultarlo) porque temían que después del escándalo de Facebook la noticia provocara una investigación profunda de la Administración norteamericana. Y claro, no querían que nadie metiera sus narices en sus sistemas.

De verdad, como lo lees.

Google, que uno no sabe si creer en su candor o pensar que nos toman por tontos de remate, ha dicho que no hizo nada porque no observó que nadie se estuviera aprovechando de esos datos privados… incluso aunque el usuario los hubiera marcado expresamente como privados.

¿A que es genial?

Y tampoco nos engañemos. Si Google+ tuviera alguna relevancia para los usuarios, lo que hoy reconocen como medio millón seguro que en dos semanas se había convertido en un reconocimiento de varios millones de usuarios afectados. Google asegura que los datos de empresas no se han visto afectados pero…

De manera que, entre la falta de usuarios reales (no esos que se tienen que dar de alta como parte de su cuenta Gmail) y que encima había un agujero de seguridad que permitía que los datos personales se filtraran, Google ha sacado el hacha y ha decidido amputarse el miembro gangrenado.

Ya lo sabes. Aún tienes algunos meses para sacar de allí lo que quiera que pusieras…

In this article


Join the Conversation