Una explicación sencilla de lo que pasa con tus datos y cómo los utilizan grandes y pequeñas empresas.

El robo o utilización de datos de los usuarios es un tema recurrente hoy en día. Es la gran conversación sobre tecnología y en general, nuestra perspectiva sobre este tema en muchos casos es incorrecta. Para empezar tienes que entender que tus datos, los tuyos, esos que proteges, no valen nada. Toda esa información solo puede resultar importante en un caso concreto, cuando un maleante específicamente los usa para una acción ilegal contra tus propios recursos. Más allá de eso, de este punto, tus datos como tales, como persona única, te repito, no tienen ningún valor ni hay una persona, en el otro lado del mundo, que se va a dedicar a mirar por donde navegas, por ejemplo.

¿Entonces, para que se recolectan todos estos datos? Para empezar tienes que entender cómo funciona la naturaleza humana, especialmente una de las principales características de la inteligencia humana, el reconocimiento de patrones. Básicamente esta característica de nuestra inteligencia nos permite reconocer una serie de circunstancias que se repiten de una forma más o menos constante lo que nos ayuda a predecir resultados. Por ejemplo, el estudio de las estrellas desde que no éramos más que cazadores y recolectores nos permitió, reconociendo los patrones en el cielo, descubrir un patrón a lo largo del tiempo que nos ayudaba a entender cuando iban a pasar ciertas cosas, como por ejemplo cual sería la mejor época de siembra o cuando llegaría una migración de ciertos animales considerados como alimento. Esto nos permitió saltar desde una vida nómada a sedentaria, y crear los primeros asentamientos fijos y con el tiempo, las primeras civilizaciones. Todo esto no me lo estoy inventando: te lo cuenta Neil deGrasse Tyson en la primera temporada de Cosmos o en el tercer episodio de la menos conocida serie pero bastante interesante The Code, que de forma básica, explica cómo las matemáticas están detrás de nuestro mundo.

Y esa es la clave: detrás de nuestros procesos mentales siempre está la capacidad de reconocer, adaptar y utilizar patrones para predecir el futuro y ayudarnos con diferentes acciones que mejoran nuestra calidad de vida.

Llegados a este punto, es fácil entender ahora para que se recogen todos estos datos de nuestros dispositivos y se comercia con ellos: el objetivo es determinar patrones.

Cuando se tienen esos volúmenes de datos tan inmensos lo que ocurre es lo siguiente: primero se formulan las preguntas, básicamente, qué quiero saber. Una vez que sabes lo que necesitas, inmediatamente los datos se segmentan, partiéndolos en fragmentos más pequeños, por ejemplo, por género, ubicación, o patrones de uso muy específicos como “qué hace la gente cuando sale de esta página web bajo estas circunstancias”. Se analizan los datos y se obtienen respuestas, a veces varias, y se evalúan para tomar diferentes acciones basadas en los resultados de los patrones que se han encontrado. De hecho, hoy en día, tener una mente capaz de descubrir patrones complejos con facilidad te da una ventaja diferencial sobre el resto de los seres humanos.

Desde hace algunos años se usa, para facilitar y como elemento de control el uso de lo que se llama “ciudadanos sensor”, ciertos tipos de perfiles que sirven como punto de entrada y control. Estos perfiles no tienen nombre y apellidos, pero representan una muestra mucho más pequeña de un gran lago de datos que permiten obtener una respuesta rápida y una previsión de cómo un análisis más profundo contra todos los datos va a funcionar. De hecho, por ejemplo, se pueden utilizar diferentes perfiles de “ciudadanos sensor” que se consideran como cabeza de puente para analizar los patrones, por comparación, de cómo y en cuanto tiempo la gran masa de personas puede aceptar y utilizar el uso de un servicio.

Precisamente por esto, en los últimos años esta ganando tracción dos profesiones: Analista de Datos y Científico de Datos y el retorno de un viejo lenguaje de programación: Python, junto con R y otros conocimientos adicionales como el uso de bases de datos no relacionales. Hay diferencias fundamentales entre ellas y con frecuencia se confunden, pero en un mundo en el que no entendemos que nuestros datos no valen nada si no están acompañados de muchas otras muestras, es fácil confundir ciertas responsabilidades como ocurre con estos dos perfiles.

Así que esa es la clave: la detección vía análisis de los patrones de comportamiento que permiten predecir el futuro, saber qué haremos en esta u otra circunstancia, y esos patrones se usan de múltiples formas, desde una aplicación comercial para ventas a determinar cómo se comportarán, bajo ciertos parámetros, grandes grupos humanos o grupos más pequeños cuando se segmentan por su género, edad, ubicación, etc.

Evidentemente todo esto no quiere decir que debas entregarte al marasmo de los datos, pero salvo en los casos específicos de ataques realmente dirigidos cuyo destino es el robo o la destrucción de información, tus datos solo valen cuando están acompañados de los míos. Y los de la persona que está leyendo este artículo a la vez que tú.

In this article


Join the Conversation

3 comments

  1. LETRA

    Hum. Los datos personales sirven, por ejemplo, para que Cambridge Analytica publicara publicidad segmentada en Facebook, y mensajes a través de trolls prorusos, convocando a grupos opuestos el mismo día y hora a una manifestación racista, y a una contramanifestación antiracista, para que hubiera disturbios y utilizarlos en provecho electoral de Donald Trump, aduciendo que las políticas progresistas habían dividido al país. Creo que la fase de que el robo de datos personales sólo sirve para que te envíen spam personalizado ya la hemos pasado. Hoy en día esto es una gigantesca maquinaria de ingeniería social. Trendmicro vende su base de datos, esa base de datos se cruza con otras miles de bases de datos de redes sociales, apps, páginas web, y al final tienes lo que están montando los chinos https://www.lavanguardia.com/internacional/20180503/443196686690/china-puntuacion-ciudadanos-delitos-sociales.html pero en vez de por un Estado totalitario, por una red de empresas en la que los intereses privados más oscuros y podridos manejan los hilos. No hay que ir un paso por detrás pensando para que se ha utilizado comúnmente el robo de datos, sino un paso por delante, siendo conscientes de para qué lo están utilizando ahora y para qué pueden utilizarlo el año que viene.

  2. Sacrasgola

    la psico-historia ha llegado!!!!