El Dock nos ha estado acompañando desde la primera versión de Mac OS X como uno de los elementos más distintivos del sistema operativo de Apple para ordenadores. El Dock es, de hecho, parte importante del sistema porque gestiona otras cosas en segundo plano. Sin embargo, su utilidad real depende mucho del usuario y hay veces que la simplicidad de Apple no es suficiente.

Aunque muchas veces los usuarios nos quejamos de que Apple no nos ofrece cierto grado de complejidad en el sistema en forma de características avanzadas, es un hecho que la mayoría de los usuarios de los productos de Apple, al igual que ocurre con otros sistemas operativos, no nos vayamos a equivocar, no necesitan esa capa Pro y se manejan perfectamente con las características propias del sistema1.

Así, cuando necesitas elevar el nivel, te ves obligado a buscar soluciones fuera del propio entorno de Apple. En el caso del Dock, la situación es un poco más complicada porque no simplemente no puedes tomar la decisión de eliminar la aplicación porque sí mientras utilizas otro sustituto. El Dock debe mantenerse en marcha porque de el dependen ciertas características del sistema que deben estar en marcha, pero eso no quiere decir que no lo puedas mandar al olvido en una esquina de tu pantalla, oculto, y que no moleste mas.

El problema del Dock para aquellos que necesitamos esa capa Pro es que es demasiado simple y nos hace falta un sustituto que además de ser más flexible, permitir una mejor organización, añada características adicionales. A veces son cosas tan simples como la gestión de aplicaciones con atajos de teclado, pero evidentemente, pueden ser muchas más.

Otro problema es cómo integramos una aplicación de terceros en nuestro entorno, con características avanzadas que pueden solaparse con aplicaciones que pueden realizar tareas similares, asignándoselo espacio de trabajo específicos para cada tarea y no repartiendo esas mismas tareas entre dos o más aplicaciones. Por ejemplo, si utilizas varias aplicaciones que disponen de la característica de apertura de aplicaciones usando atajos de teclado  repartes estos atajos de teclado entre los dos, con el tiempo no vas a tener una estructura unificada de trabajo sino una pesadilla porque todo está repartido y con toda seguridad no recordarás qué asignaste a cada cosa para hacer la misma tarea. Así que como parte de este trabajo de sustitución del Dock la toma de requisitos es esencial: qué quiero hacer con el Dock, cómo lo voy a hacer y cómo, sobre todo, voy a evitar el solapamiento de acciones.

Sustituyendo el Dock: seleccionando software

Desde hace años en el mercado se han creado aplicaciones sustitutas del Dock. De hecho, incluso antes de que existiera el propio Dock, ya había aplicaciones avanzadas que habían cogido esta antorcha y cuando llegó el Dock, simplemente le daban varias vueltas.

Para mi lo más fácil hubiera sido volver a los principios: durante muchísimos años fui usuario de DragThing, una aplicación sustituta del Dock con muchísimas opciones y muy interesante a la que en su momento le saqué muchísimo partido. Sin embargo DragThing no se actualiza desde el 16 de noviembre de 2016 y donde algunas personas ven solidez en el código del software yo veo una aplicación parada como tal, sin posibilidades de recibir nuevas características diferenciales. Ya de hecho, incluso cuando era usuario y de esto hace mucho tiempo, se notaba en las últimas actualizaciones que la cosa se estaba quedando parada.

¿La solución? Volver la vista a otro lado y buscar opciones con una lista de la compra bien definida:

  • Compatibilidad con el sistema de forma amplia: diferentes versiones de Mac OS X/macOS soportadas.
  • Flexibilidad en el interfaz: nada de volver a estar atado a uno de los lados de pantalla, nada de una única tira de aplicaciones
  • Flexibilidad en la personalización: colores, tamaños, tipografías, comportamiento del interfaz… es decir, posibilidad de elegir el comportamiento del aspecto del interfaz
  • Características adicionales Pro: opciones que permitan llegar más allá y que añadan comportamientos no disponibles en el sistema que ayuden a una mejor productividad.
  • Precio: ya que nos ponemos, vamos a sujetar la economía también.
  • Una lista de problemas que el Dock me causa y que quiero solucionar, quizás la parte más difícil de todo esto.

El software elegido al final también ha sido también un clásico, TabLauncher. Disponible en la Mac App Store a un precio de 4,49€, sale mucho más a cuenta comprar el software en la web de su desarrollador a 3,99$/3,41€. Un dinero que te ahorras.

TabLauncher

Esta aplicación es un clásico en el sentido que lleva ya muchos años desarrollada y puesta en marcha, con versiones que van desde OS X 10.7 Lion hasta macOS 10.13 High Sierra, incluyendo una versión para Windows. y aunque no se actualiza con mucha frecuencia, sí que al menos se añaden actualizaciones de corrección de errores y soporte para nuevos sistemas operativos.

Los puntos básicos:

  • Organizar  aplicaciones, documentos, enlaces, Applescripts ejecutables en pestañas, carpetas y más
  • Las pestañas pueden estar en cualquier parte de la pantalla, incluyendo la barra de menús
  • Previsualización de ventanas abiertas de cada aplicación
  • Extremadamente personalizable en aspecto, tarea que por cierto, lleva mucho tiempo: cuantos más ajustes, más fino queremos dejar el interfaz

La clave de esta aplicación está en sus preferencias, muy densas y con muchísimas opciones, algunas de ellas de hecho necesitan ser trabajadas a conciencia más allá de la modificación del interfaz para que se adapte a nuestras necesidades de trabajo y estéticas. Vamos con algunos pantallazos de cosas básicas, simplemente solo con ver esas preferencias te darás cuentas de las funcionalidades para luego saltar a las partes más profundas.

En la pestaña dedicada a Tabs ya empieza la fiesta, con el ajuste de pestañas especiales en la parte inferior con ajustes especiales para cada tipo de pestaña especial.

La pestaña de preferencias de iconos es donde se encuentra gran parte de la personalización Pro. Más allá de las opciones de personalización, que permiten incluso añadir colores a un icono o modificar el aspecto del mismo o asignar un atajo de teclado a la aplicación, nos interesa especialmente las dos pestañas de opciones Advanced y Scripts.

Las opciones avanzadas nos permiten acciones automáticas cuando ocurren ciertos eventos del sistema sin la necesidad de automatizar nada. Es importante tener esto en cuenta porque no solo hemos de tener que mirar hacia las aplicaciones. Puedes crear un script ejecutable con Applescript, Automator, un script de bash… y que se ejecute cuando ocurra uno de estos eventos en el Mac.

Las opciones de scripts permiten flexibilidad en la ejecución de scripts y en la adición de menús especiales al hacer clic con el botón alternativo del ratón en el icono de la aplicación para ejecutar scripts asociados.

Los ajustes generales ayudan con el comportamiento de la aplicación, las animaciones y efectos.

Minitrucos: en una aplicación colocada en una pestaña, haz clic con el botón alternativo del ratón y elige el Timer que te permite elegir cuanto tiempo tiene que pasar hasta que se abra esa aplicación de forma automática.

Haz clic con el botón alternativo del ratón en una pestaña para añadir acciones personalizadas predefinidas dentro de la aplicación. hay muchas y en general, están bien elegidas y algunas son muy útiles.

En conjunto, Tablauncher ofrece una experiencia muy sólida con un coste alto: el tiempo que vamos a pasar ajustando la personalización y el comportamiento de la aplicación, con muchos parámetros, hasta que nos sintamos cómodos con su funcionamiento. Hay que poner un límite a este tipo de enredo o te quedarás simplemente en la superficie: hay que explorar las opciones avanzadas, el uso de scripts o las acciones para eventos del sistema. Con esta característica, por ejemplo, es posible simular los Items de apagado, una característica perdida desde Mac OS Classic que permite la posibilidad de ejecutar scripts y aplicaciones antes de que se apague el Mac.

Notas

  1. Y muchas veces, seamos sinceros, estas características simples incluso les vienen grandes
In this article


Join the Conversation

5 comments

  1. Juan Miguel Escribano

    Buenas, parece genial la aplicación, una duda, si eres tan amable, ¿cómo se lleva con las aplicaciones a pantalla completa?
    Gracias y ¡buen artículo!

    1. Carlos Burges Ruiz de Gopegui

      Perfectamente. En mi caso he configurado la aplicación para que no muestre ninguna pestaña, solo una fina línea en la parte en la que estaría la pestaña y es totalmente invisible. Sin ningún tipo de problema al trabajar con aplicaciones a pantalla completa, se activa perfectamente.

      1. Juan Miguel Escribano

        Estuve probando la versión gratuita y ya le he comprado, la verdad es que 3,41 € son nada para todo el trabajo que hay detrás de un desarrollo así. Además, me encanta, muchas gracias por la recomendación.
        Por cierto, ¿Cómo la has configurado para que se muestre como comentas?

        1. Carlos Burges Ruiz de Gopegui

          Hay que activar la opción Autohide en la opción de menús en la barra de menús y en Preferencias > Settings, abajo, marcar la casilla Show Tab location indicador when hidden. Quedará una línea como de un par de píxeles en el borde de la pantalla con el color de cada pestaña

          1. Juan Miguel Escribano

            Perfecto, ¡muchas gracias!.
            Por favor, no dejes de poner trucos que vayas encontrando de esta aplicación 😉.